[Derecho a reír] San Valentín: los mejores «poemas jurídicos» enviados por nuestros seguidores

El amor está en el aire. Cada 14 de febrero en Legis.pe recopilamos las más creativas ocurrencias de nuestros seguidores. Este fue el mes de los poemas. El pasado 12 de febrero la bandeja de comentarios de una transmisión en vivo recibió numerosos poemas.

Lea también: Hasta 7 años de prisión podría recibir tu expareja si te acosa por redes sociales

Verso a verso, nuestros seguidores fueron despojando sus más profundos sentimientos. Algunos se inspiraron en el fiscal José Domingo Pérez, otros se valieron de la jurisprudencia vinculante para construir sus versos.

Quedó demostrado. San Valentín sí que puede doblegar el temple de un feroz abogado y convertirlo en el más tierno juglar o trovador de poemas de colegial. Aquí algunas de las más divertidas creaciones de nuestros seguidores.

Lea también: El matrimonio más corto de la historia: mujer pide el divorcio a los tres minutos de casarse

La abogada Monika Analuz también se animó a recitar un poema suyo:  “Sin mandato judicial he acudido a tu instancia, por voluntad propia sin apercibimientos porque eres el auto exequendo de mi litigio; ya que primero has requerido mi amor, luego has embargado mis anhelos, mis sueños y has culminado con el emplazamiento de mis besos y sentimientos por ello seré el depositario fiel de tu corazón para toda mi vida”.

¡Ay amor!”, exclama Amadeo Huanchi y continúa: “declara fundado mi petición es que no puedo negar que mis sentimientos entraron en cesación de pagos, son violentos pídeme todo, pero no me pidas la quiebra. Busquemos un acuerdo preconcursal o preventivo busquemos una salida, la que prefieras, no el archivo”.

Desde el Callao, nuestro seguidor Francisco Pantoja también nos ilustró con esta bella composición lírica: “Amada mía dame el veredicto sin correr traslado a otro… no cometas ese error inexcusable, te lo pido con una mano en el pecho y ponte a derecho… no hagas abuso de autoridad y respeta el debido proceso con un enorme beso”.

Nuestro colega Abogado Chévere se las ingenió para crear esta divertida composición: “Tal vez no tenga jurisdicción en tu mente, ni tenga competencia en tu corazón, pero solo sé que por tu amor, no existirían términos, ni plazos constitucionales, ni normas, ni días hábiles, para declarar fundada mi petición de amarte toda la vida”.

Las breves

Desde Cañete, el colega Elvis Chumpitaz esboza un breve. Él solicita la máxima pena posible: cadena perpetua. Su única condición: que lo encierren con su amada.

“No me gusta el encierro, pero si tu eres mi carcelera, dame cadena perpetua”.

Sí que estaban inspirados. Diego Graus es trujillano, abogado especialista en recursos hídricos. Desde la ciudad de la marinera y la buena sazón, esboza un breve, pero contundente poema.

“Eres la jurisprudencia que da luz a mi sentencia”.

Jandir Gamboa parece estar decepcionado. El doctor Jandir Gamboa comentó un triste, pero aleccionador poema. No todo es alegría en San Valentín.

“Conmigo pudiste ser ley, pero preferiste ser costumbre de otro”.

Desde Arequipa, nuestra seguidora Carito Colmenares le confesó su amor al reconocido fiscal anticorrupción José Domingo Pérez, a través de un divertido poema.

La colega Carito asegura que por más amor que sienta no se sometería ante las ordenes de nadie, salvo que se trate de José Domigno Pérez.

“Si crees que por amarte tanto voy a someterme a tus leyes, te equivocas, no sabes cuánto. Ni que fueras José Domingo Pérez”.

La seguidora Mii Lii contextualizó su composición lírica en el día del amor. Puso a relucir los tecnicismos jurídicos para estructurar sus versos. Aquí su comentario.

“El catorce de Febrero audiencia única en caso de inconcurrencia de las partes. Apercebimiento de archivo definitivo de mi amor por ti”.

Un comentario más abajo, apareció otro divertido poema. El autor, Criss Ticona. Él asegura que no es costumbre amar, sino el confiar. Sin embargo, el remate de estos versos fue inesperado y muy creativo.

Para Criss Ticona un amorío del pasado ya es cosa juzgada y por ende inapelable.

“No es costumbre amar, es un hecho el confiar… Pero si no apreciaste mi apersonamiento en tu corazón… No vengas ahora a apelar en algo que ya es cosa juzgada”.

Vea el vídeo completo aquí: