¿Por qué Uruguay rechazó el asilo político solicitado por Alan García?

El gobierno uruguayo tomó en cuenta que las imputaciones contra García están vinculadas mayoritariamente a hechos económicos y administrativos

En horas de la mañana se conoció, finalmente, la decisión del gobierno uruguayo respecto del pedido de asilo político del expresidente Alan García Pérez, sobre quien pesan serios indicios que lo vinculan al caso Odebrecht. El presidente de la República Oriental del Uruguay, Tabaré Vázquez, anunció que no se le otorgaría el asilo al líder del aprismo y, en consecuencia, este ya habría abandonado la embajada según Nestor Popolizio, ministro de Relaciones Exteriores.

Lea también: #LoÚltimo | Uruguay no concedió asilo político a Alan García

En conferencia de prensa, el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa citó al difunto profesor Manuel Vieira, que en su obra Derecho sobre asilo diplomático señaló que el derecho al asilo constituye uno de los factores fundamentales para la protección de las vidas humanas y advertía los graves peligros que podía causar el mal uso de este instituto para impedir el accionar de la justicia. Así, el gobierno del Uruguay consideró que las investigaciones judiciales en contra del expresidente no constituyen persecución política.

Nin Novoa recordó que los Estados no están legalmente obligados a aceptar un pedido de asiló, ni tampoco a fundamentar la negativa.

El gobierno uruguayo tomó en cuenta que las imputaciones contra García están vinculadas mayoritariamente a hechos económicos y administrativos. Anunciaron que ya habían conversado con el canciller peruano para invitar a Alan García a retirarse de la embajada. Tabaré Vázquez incidió en la autonomía de los poderes en el Perú, especialmente el judicial. «Por esas consideraciones estrictamente jurídicas y legales, el gobierno uruguayo no concede el asilo político al señor Alan García», expresó el mandatario.

Lea también: Abren investigación preliminar contra Alan García por concesión de puerto del Callao

Los representantes del gobierno uruguayo señalaron que comunicarían su decisión al gobierno peruano a través de la cancillería. El decreto con dicha información será público. Asimismo, admitieron que el estado avanzado de las investigaciones contra Alan García fue otro elemento que tuvieron en cuenta para respaldar su decisión.

Como se recuerda, el expresidente se encontraba viviendo en la embajada del Uruguay desde el último 17 de noviembre. Sobre él pesa un impedimento de salida del país de 18 meses.


Fuente: RPP