¿Sabes en qué consiste la «teoría pura del derecho»?

Así criticaba el joven Kelsen a sus profesores de derecho

Este es el nombre que dio Hans Kelsen (1881- 1973) a su enfoque hacia la teoría del derecho. Por “pura” Kelsen quiso decir que la teoría debería estar, en sus palabras, enfocada “solamente en el derecho”, y no “mezclada”, como lo habían hecho otras teorías del derecho, con “la psicología, biología, ética y teología”.

Lea también: ¿Por qué se miente sobre Kelsen en las aulas y los libros?

Kelsen quiso separar el análisis del derecho de cuestiones políticas que se relacionan más con la dirección que toma el derecho que con su naturaleza. Al crear una “ciencia humana” del derecho, Kelsen esperaba lograr los objetivos de toda empresa científica: “objetividad y exactitud” (uno debe tener presente que Kelsen escribe en una tradición alemana en la cual el término “ciencia” (Wissenschaft) es empleada de una manera amplia).

Lea también: Así criticaba el joven Kelsen a sus profesores de derecho

En esencia, la teoría pura del derecho de Kelsen es una explicación neokantiana sobre qué se sigue del hecho de que la gente trate los actos de los funcionarios del derecho de modo normativo. El argumento consiste en que ciertos hechos son deducidos, al considerar los hechos de manera normativa —en particular al asumir una premisa normativa fundacional que es el fundamento último de una conclusión normativa—.

Lea también: El día que Kelsen descubrió el Monstruo al final de la escalera, por José Calvo González

Por ejemplo, alguien que sostiene que uno no debería hacer algo porque está prohibido por un texto sagrado, está aceptando implícitamente la premisa de que uno debería actuar como lo indica dicho texto sagrado (o que uno debería hacer lo que un ser sobrenatural ha ordenado).

Lea también: Veinte consejos prácticos para ejercer la abogacía.

Parece haber algunos límites a la “pureza” de la teoría pura de Kelsen. Su teoría no estaba enteramente desligada de todas las cuestiones empíricas. Por ejemplo, para Kelsen, la existencia de un sistema jurídico (y el cambio de una norma fundante a otra en una revolución) residía en parte en la eficacia del sistema —aunque Kelsen, como otros teóricos del derecho, fueron muy insistentes en cuanto a que no estaban igualando a la validez con la eficacia o el poder—.


Fuente: Diccionario jurídico de teoría jurídica Brian H. Bix (Traducción de Enrique Rodríguez Trujano y Pedro A. Villarreal Lizárraga). México D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México, 2009. Disponible gratuitamente aquí.