Spoticus, el perro policía más pequeño del mundo

Spoticus no persigue criminales ni es un perro antiexplosivos, pero apoya moralmente a los oficiales de turno, quienes luego de una intensa jornada laboral, llegan abatidos a las instalaciones de la comisaria y disfrutan de su compañía.

Spoticus fue adoptado por Stephanie Gonzales, una especialista de prevención contra el crimen del Wood Cross Police Department en Salt Lake City en los Estados Unidos.

El día de su adopción, Stephanie trasladó a Spoticus hasta su centro de trabajo, en donde se ganó el corazón de todos. Por la tarde, uno de los agentes llegó a la comisaria de muy mal humor, pero al ingresar se encontró con el pequeño Spoticus dando brincos de alegría. Spoticus lo recibió feliz y corrió a jugar con él. A partir de ese instante, el agente dejó de renegar y tuvo un mejor día.

Spoticus les propinaba grandes dosis de cariño a todos los agentes, los ayudaba a lidiar con la extenuante rutina de lucha contra el crimen, el pequeño can . Así pues, Stephanie decidió llevarlo a diario para que preste sus servicios de terapia emocional.

Además, el pequeño Spoticus también acompaña a los oficiales a diferentes actividades comunitarias, a residencias de ancianos y jardines infantiles.