Herencias históricas. ¿Sigue Roma en Tacna?, por Jorge Liendo Melendez y Rosa Naquiche Medina

La vida cotidiana está prevista de costumbres, tradiciones, formas de vida, inclusive, formas de llevar estas costumbres y demás. Los sistemas de gobierno son hoy una evolución de lo que en otrora nació para regir el derrotero de la vida primitiva y poder lograr el desarrollo como nación, como lo fue Roma.

Esta vida cotidiana es un legado de las antiguas civilizaciones, de las extenuantes migraciones, invasiones y colonizaciones que dejaron un pedacito, una contribución para nuestra forma de vida. Y, por supuesto, Tacna no es la excepción.

Esta ciudad situada al sur del Perú, de hermosos paisajes y de toque criollo, no escapa de la herencia de los antiguos ciudadanos de la península itálica, pues esta ciudad no solo tiene esa herencia, sino que la ha adecuado a su forma de regir la vida en sociedad, como decía Marco Tulio, “Los hombres son como los vinos: la edad agria a los malos y mejora a los buenos.”

En la antigua Roma se desarrollaron y convivieron distintos pueblos que lograron organizarse: los latinos, los etruscos y los sabinos. Esto es, por el centro, norte y sur respectivamente. ¿Les parece extraño que compartan un determinado territorio? En la ciudad de Tacna actualmente hay aimaras, quechuas, descendientes de la colonia italiana, de la colonia española, inglesa, china, etc. Con ciertas diferencias culturales y tradicionales, pero bajo las mismas normas y divididas en provincias y distritos, teniendo como núcleo, la familia, que en algunos casos conserva la tan observada y menoscabada figura del paterfamilias.

Si bien es cierto, en la antigua Roma este personaje gozaba de determinados privilegios en la sociedad, en la actualidad puede ser visto como la autoridad en el hogar, claro, sin llegar a los excesos que el padre de familia romano llegaba a efectuar por ser el dotado de poder y decisión. Aunque tenemos un poder directo a la hora de elegir nuestros representantes políticos, esto es parte de la evolución de lo que podemos llamar como aristocracia, puesto que era por comicios que se elegía al rey, como lo hacemos cada cierto tiempo y tomando en cuenta para ello el domicilio, como lo hacían los comicios por curias.

La manera de administrar justicia no solo en Tacna, sino en el Perú, es similar a la antigua Roma. Además, no podemos dejar de lado que, nuestro sistema jurídico es directamente proveniente del derecho romano, del legado de las instituciones del emperador Bizantino Justiniano, quien mandó a recopilar todas estas escrituras para plasmarlas en el Corpus Iuris Civiles, por lo que nuestro código civil aun conserva de ellas lo sustancial.

Ahora bien, algo en lo que nos animamos a redactar luego de tantas discusiones fue la extensión de dominio, usucapión y prescripción adquisitiva de dominio, figuras que fueron consideradas en las instituciones justinianeas y que tal parece fue bien heredada en la ciudad de Tacna sin siquiera saber que son legados jurídicos.

¿Alguna vez has sentido el temor de irte de viaje un mes, dejar tu casa sola y que al regresar haya otras personas viviendo ahí? Bueno pues, el dominio no puede quedar en incertidumbre. Inicialmente en Roma bastaba un año de posesión para determinar este dominio; empero, al establecerse en las instituciones justinianeas se consideró la prescripción por el plazo de tres años para los muebles y diez para los inmuebles; sin embargo, nuestra legislación nos dice que se necesita diez años para la prescripción del dominio en caso de los inmuebles, claro está, siempre que se haya permanecido este tiempo de buena fe, sin conflicto, y de forma pública, quizá como una postura más sabia de no despojar a los propietarios de sus bienes por el solo hecho de no darle un uso.

Entonces, ¿qué tendría que ver ello con la ciudad de Tacna? Tacna es una ciudad con menos de medio millón de habitantes y su territorio se extiende por catorce mil cuatrocientos sesenta y siete Km2, por lo que, la plétora de territorios eriazos permanece perenne y sin habitar siendo aprovechada por gente que domina terrenos con su convivencia a través de los años, siendo así que se formaron los distritos de Ciudad Nueva, Gregorio Albarracín Lanchipa y Alto de la Alianza, en cierta forma conservando y haciendo referencia a la conservación de la complejidad del legado romano.

Como hemos visto en esta breve pero concreta redacción, algunas tradiciones, cultura y costumbres, fueron heredadas y aun conservan el meollo de la cultura romana. Cuando nos referimos a temas legales, hacemos eco en las instituciones del emperador bizantino Justiniano trayendo a colación su costumbre que llegó a hacerse ley, puesto que no es baladí que, con el transcurso de casi 1000 años, sigamos llevando la organización de la vida en sociedad como nos lo enseñaron los romanos. ¿Si sigue Roma en Tacna? Sí señores, de esta forma, Roma permanece en Tacna.