Los siete atracos más famosos de la historia

Tanto ha sido su impacto, que algunos de estos casos han servido de inspiración para películas y futuros proyectos

A propósito de la serie La casa de papel, que se ha convertido en la serie de habla no inglesa más vista en Netflix, nos animamos a elaborar una lista con los atracos históricos que saltaron a la fama por su espectacularidad o por los bienes sustraídos. Tanto ha sido su impacto, que algunos de estos casos han servido de inspiración para películas y futuros proyectos que prometen ser tan interesantes como la serie que cuenta el atraco más grande de España.

Lea también: 7 series de Netflix que debes ver si eres abogado o aspiras a serlo

Actualmente, La casa de papel, ha sido renovada para una tercera temporada, a estrenarse este 2019. En la presente selección, revisamos casos que, como el ficticio robo a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, tuvieron una gran repercusión entre la prensa, la sociedad civil y la propia comunidad jurídica.

Pero antes de ver este singular top seven, los invitamos a deleitarse con Bella ciao, que simbolizó la resistencia contra el fascismo italiano, y que fue el soundtrack de la serie.


1. El robo al Banco Central de Fortaleza, Brasil

El 7 de agosto del 2005, una banda conformada por cerca de 35 hombres llevó a cabo uno de los atracos más famosos de la historia en el Banco Central de Fortaleza. Se llevaron aproximadamente 71,7 millones de dólares, haciéndose pasar por socios de una empresa. El robo fue completamente planificado, de tal forma que los delincuentes alquilaron una casa vecina, utilizando la fachada de empresa de jardinería. Desde ahí cavaron un tunel que diera justamente debajo del banco, con luces y aire acondicionado incluidos. Tardaron cerca de 3 meses de intenso trabajo completar la excavación del túnel. Muchos fueron identificados rápidamente por la policía, principalmente por los automóviles de lujo de los que hacían gala. Hasta el momento, las autoridades solo han recuperado cerca del 10% del botín. El líder del atraco, conocido como “Alemão”, fue sentenciado a 80 años de prisión por lavado de dinero y a 35 años por robo y asociación ilícita para delinquir.

Lea también: ¿Estaremos próximos a la extensión del derecho penal a medida que avanza la neurociencia?

2. El gran golpe en el Banco Société Générale de Niza

Entre el 16 y 20 de julio de 1976, también con la ayuda de un túnel, Albert Spaggiari organizó lo que se conoce en Francia como “el robo del siglo”. Unos seis ladrones (cifra nunca confirmada), robaron el Banco Société Générale de Niza, tras tres meses de haber construido el túnel, que unía las alcantarillas de la ciudad con la pared subterránea del banco. Sin ninguna prisa y con toda frescura, los ladrones tuvieron tiempo para comer y tomar algunas botellas de vino. De hecho, antes de marcharse, escribieron en la pared: “Sin armas, sin odio, sin violencia”. Robaron aproximadamente unos 30 millones de dólares. Durante el juicio, el supuesto autor intelectual del atraco, Albert Spaggiari, fugó saltando por las ventanas del recinto judicial, huyendo en una motocicleta que habían preparado sus compinches para consumar la huida. Nunca pudieron capturarlo de nuevo y terminó falleciendo en 1989.

3. El espectacular atraco armado a una empresa de seguridad

El 21 de febrero del 2006, una organización de delincuentes ingresó al almacén de la empresa Securitas en Kent (Reino Unido), llevándose casi 78 millones de euros, convirtiéndose en el robo más grande la historia de las islas británicas. El modus operandi se caracterizó por ser bastante meticuloso. Dos de los ladrones se vistieron de oficiales de policía, acudieron a la casa del director del depósito, informando a su esposa que el sujeto había sufrido un accidente. Una vez que ganaron la confianza, entraron y tomaron como rehenes a toda la familia. El director fue detenido en una carretera y obligado por otros miembos a abrir el depósito, bajo amenaza de inflingir daño a su esposa e hijo. En lugar, redujeron a catorce empleados antes de emprender la fuga. Actualmente, la policía solo ha recuperado 28 millones de euros; y las cinco personas que participaron en el robo han sido condenadas por los delitos de secuestro y robo.

Lea también: Los 5 casos judiciales más escabrosos de la historia reciente

4. Los ladrones que usaron un helicóptero para robar en Estocolmo

En Estocolmo, capital de Suecia, un grupo de delincuentes decidió alquilar un helicóptero para posteriormente aterrizar en el techo del local de una empresa multinacional, y saquear todos sus depósitos. Al llegar al edificio, entraron por una ventana, pese a que la policía ya estaba rodeando todo el perímetro: inmediatamente después de hacerse con el botín, atinaron a subir al helicóptero y darse a la fuga por vía aérea. Según cálculos aproximados, se habrían llevado más de 5 millones de dólares en cerca de 20 minutos, dejando en la puerta del lugar un bolsa con el mensaje “bomba” (que solo contenía una imitación de algunos explosivos). Desde aquí se puede revisar el video del atraco que difundió la televisión sueca. Ninguno de los empleados del lugar sufrió algún daño. Hasta ahora, la identidad de todos los implicados no ha sido revelada. Los diez individuos capturados fueron enjuiciados por los delitos de robo calificado y prestación de asistencia.

5. El famoso asalto al tren de Glasgow, Escocia

Es considerado el atraco más importante del siglo XX. La madrugada del 8 de agosto de 1963, quince hombres, liderados por el famoso ladrón Bruce Reynolds, asaltaron el tren de Glasgow (Escocia). El monto robado ascendería a 3 millones de euros (hoy equivaldría a 46 millones aproximadamente). Sin utilizar armas de fuego, redujeron al conductor del tren, y sustrajeron 118 sacos repletos de dinero procedentes de los bancos de Glasgow y Londres; desapareciendo en una furgoneta y dos camiones. Lo increíble fue que trece de los partícipes de la fechoría fueron capturados porque dejaron sus huellas dactilares en el juego de mesa Monopolio, al que jugaban mientras se escondían de la policía. Bruce Reynolds logró escapar hacia América, pero a su regreso cumplió una condena de 10 años. Charlie Wilson y Ronnie Biggs, que habían sido encarcelados, lograron fugar y evadir a la justicia. En el 2001, Ronnie regresó voluntariamente al Reino Unido, siendo detenido de forma inmediata.

Lea también: Una aproximación al fenómeno de la criminalidad organizada en el Perú

6. El mayor robo de diamantes de la historia

En el 2003, una banda de ladrones italianos urdió unos de los crímenes mejor planificados de la historia. Los delincuentes tuvieron que desmontar hasta diez niveles de seguridad máxima para robar una colección de diamantes valorizada en más de 100 millones de dólares. No dejaron huellas de su acción criminal ni necesitaron de la violencia para lograr el atraco. Después de 10 años, los diamantes no han sido recuperados. Hasta ahora no se puede explicar cómo lograr penetrar en la bóveda subterranea, dos pisos debajo del suelo, con una seguridad que comprendía el patrullaje las 24 horas, detectores infrarrojos, cerraduras de última generación y diversas cámaras; vaciando en 123 cajas las joyas hurtadas. Se cree que el robo fue realizado por cinco ladrones de la banda La Scuola di Torino, liderados por Leonardo Notarbartolo. Este úiltimo fue identificado y condenado a 10 años de prisión. La Paramount Pictures adquirió los derechos para realizar una película sobre este caso.

7. Stéphane Breitwieser, el más grande ladrón de arte

En el 2001, un camarero francés llamado Stéphane Breitwieser hizo noticia a nivel global. Al intentar robar un antiguo y preciado clarín de 1854, fue reconocido por un periodista e inmediatamente capturado. Cuando la policía descubrió que guardaba en su casa más de 200 obras valoradas en aproximadamente 1000 millones de euros, la sorpresa fue mayúscula. Ante que intervinieran su casa, la madre del sujeto intentó desaparecer la mayor cantidad posible de estos artilugios, perdiéndose lamentablemente en la basura y el río Ródano. El acusado tuvo que enfrentar cargos ante las evidencias, e intentó suicidarse sin éxito. Lo cierto es que Stéphane era un experto en arte francés, confesando que las motivaciones de sus robos era puramente artísticas. Nunca vendió ninguno de los objetos que sustrajo. La policía calcula que su media de robo era de una obra cada 15 días, trabajando en complicidad con su novia. Fue condenado a tres años de prisión, pero salió antes por su buen comportamiento y escribió un libro intitulado: “Confesiones de un ladrón de arte“.

25 Abr de 2018 @ 20:16