Admitir su delito y acogerse a la terminación anticipada del juicio penal, libró de la cárcel a Juan Manuel Pérez Marines, un comerciante de especies hidrobiológicas, quien fue intervenido en su camión frigorífico, cuando transportaba 118 cubetas cargadas con lorna con una talla debajo de lo mínimo permitido por el Ministerio de la Producción. Fue sentenciado a 2 años y seis meses, suspendidos en su ejecución por el plazo de 1 año y 8 meses.

Efectivos de la comisaría de Coishco, intervinieron el pasado 9 de febrero una cámara frigorífica que circulaba por la carretera Panamericana Norte con rumbo a Chimbote. El vehículo había partido desde Chiclayo.

Al revisar la carga, con el apoyo de un inspector del Produce se logró determinar que la especie trasladada era en promedio de 21 centímetros, cuando la norma estipulaba como talla mínima los 24 centímetros, por lo que la carga que pesaba mil 648 kilos fue incautada y se inició un proceso penal contra el propietario identificado como Juan Pérez Marines.

Durante el juicio, Pérez Marines a través de su defensa logró arribar a un acuerdo de terminación anticipada con el Ministerio Público, que consistía en la aceptación del delito de tráfico ilegal de especies acuáticas protegidas por las que recibiría una condena de 2 años y seis meses suspendidos en su ejecución por el plazo de 1 año y 6 meses en periodo de prueba bajo reglas de conducta, así como el pago de una reparación civil de mil 600 soles.

El magistrado, Javier Carrión Basauri decidió aprobar el acuerdo y fijó además el pago de 180 días multa.

Corte Superior de Justicia del Santa