Rolando Reátegui declaró que la orden de «lavar el dinero» fue de la misma Keiko Fujimori

Diario La República tuvo acceso a la manifestaciones completas de quien fuera uno de los personajes más cercanos a Keiko Fujimori, el parlamentario Rolando Reátegui. La versión de Reátegui ha sido clave para la construcción de la teoría del caso fiscal, y que en este momento le ha permitido sostener un pedido de prisión preventiva contra la lideresa fujimorista y su cúpula más cercana.

Reátegui declaró ante el fiscal que la orden de lavar dinero de origen incierto para financiar la campaña presidencial de 2011 fue de la misma Keiko Fujimori. El congresista fujimorista precisó que en su partido no hacen nada sin que su lideresa lo sepa.

“Todo el poder lo tiene Keiko Fujimori”, declaró Reátegui el domingo 14 de octubre pasado ante el fiscal José Domingo Pérez. “Fuerza Popular tiene un Comité Ejecutivo Nacional, pero todos sus integrantes eran solo una pantalla”, agregó el parlamentario, según el mencionado medio de prensa.

Según el relato de Reátegui, entre enero y comienzos de febrero del 2011, la asesora de Keiko Fujimori Ana Herz de Vega lo llamó por teléfono por orden de Keiko Fujimori, para que se presentara en su despacho. Lo recibió Carmela Paucará Paxi, quien cumplía funciones de secretaria personal de Keiko Fujimori.

“(…) Es la que lleva su agenda personal. Ella lleva un control de sus citas y reuniones. Sabe quién entraba y salía del local (…). Se encontraban presentes Keiko Fujimori, Ana Herz, Pier Figari y Adriana Tarazona de Cortés”, cuenta.

Cabe recordar que, el congresista fujimorista Rolando Reátegui confirmó que había decidido contar “su verdad” al Ministerio Público porque “se ha confundido la lealtad partidaria con impunidad”.

“Cuando el secretario general era Joaquín Ramírez Gamarra (del 29 abril del 2014 al 18 mayo del 2016), solo se hacían reuniones cuando la ley electoral así lo exigía para guardar las formas. Todas las decisiones las tomaban Keiko Fujimori, Ana Herz, Pier Figari y Joaquín Ramírez en ese entonces”, continúa el relato del hoy testigo clave de la fiscalía.

(…) Por ejemplo, con la renuncia de Joaquín Ramírez por el escándalo del audio del piloto Jesús Vásquez, pasa a ser secretario general José Chlimper Ackerman y como subsecretario Miguel Torres. Pero ni José Chlimper ni ‘Miky’ Torres tomaban las decisiones. Las decisiones siempre las toma Keiko Fujimori, Ana Herz, Pier Figari y Vicente Silva Checa. Las otras personas lo único que hacen es firmar“.

En la mencionada reunión, los asesores Figari y Herz le dicen al congresista Rolando Reátegui que hay unos fondos de dinero donado por empresarios que no quieren aparecer oficialmente como aportantes, ya que esto podría generarle problemas más adelante, debido a que si “Fuerza 2011 ganara las elecciones, no pudieran contratar con un eventual Gobierno (fujimorista), ya que podrían ser cruzados muchas veces con la Sunat”.

El congresista fujimorista le contó al fiscal Pérez que fue Pier Figari quien le dijo que le iban dar un dinero para buscar en su natal San Martín a personas que puedan figurar como aportantes del partido. Rolando Reátegui aseguró que “durante la conversación, Keiko Fujimori ratificaba lo dicho por Pier Figari y Ana Herz”. Así, Reátegui reclutó a los falsos aportantes entre familiares, amigos y militantes; viajó a Nueva Cajamarca, en Rioja, donde también captó a numerosos pobladores.

Sin embargo, en el 2017 , Rolando Reátegui comprendió que había sido apartado del círculo de confianza de Keiko. “Por eso mandaron a Luis Mejía Lecca para que hable con los aportantes. Mejía le comentó a Ronald del Castillo (asesor de Reátegui) que le ayude a ubicar a las personas (que habían sido reclutadas por Reátegui en 2011). Le dijo que el congresista Reátegui ya no pintaba nada en Fuerza Popular y que todo lo iban a hacer ellos”, relata el congresista.

Les ofrecieron dinero a los falsos aportantes para que mintieran 

“Incluso Mejía junto con una chica van solos a Nueva Cajamarca (a comprar testigos). Sé que Luis Mejía Lecca coordina directamente con Keiko Fujimori, Ana Herz y Pier Figari”, refiere Reátegui.

“Luis Mejía es el operador directo de Ana Herz, Pier Figari y Keiko Fujimori. Siendo personero alterno hacía todas las coordinaciones a nivel nacional […], tanto repartiendo como cobrando dinero aprovechando su cargo. […] Cuando había problemas, Luis Mejía llevaba dinero, y cuando los candidatos tenían problemas, le cobraba a los candidatos para solucionarles el problema”, agrega.

También tengo conocimiento que se quiso comprar algunos testigos, por lo que (Mejía) viajó hasta (la región) San Martín. Lo sé porque Mejía llamó al asesor (de Reátegui), Ronald del Castillo, para que lo ayude a ubicar a ciertas personas que habían falsamente aportado“.

Así fue como los falsos aportantes contactados por Luis Mejía le confirmaron al fiscal José Domingo Pérez que el abogado fujimorista les ofreció dinero para que le mintieran y le dijeran que sí habían aportado a la campaña de Keiko Fujimori.