Lea la resolución que absolvió a Daniel Urresti del caso Hugo Bustíos

El Colegiado B de la Sala Penal Nacional absolvió a Daniel Urresti Elera, y desestimó el pedido de la fiscalía, que lo acusó por el delito asesinato con gran crueldad y por explosión, en agravio del periodista de la revista CaretasHugo Bustíos. A continuación el texto íntegro de la resolución.


Poder Judicial del Perú
SALA PENAL NACIONAL
Expediente N.° 16-2014

Resolución expedida, expuesta oralmente, leída y notificada el día jueves 04 de Octubre del 2018, en la sala de audiencias de la Sala Penal Nacional, en la ciudad de Lima – Perú.

VISTO en audiencia pública el proceso penal seguido contra DANIEL BELIZARIO URRESTI ELERA como coautor del delito contra la Vida, el Cuerpo y la Salud – Asesinato con gran crueldad y por explosión, en agravio de Hugo Bustios Saavedra; y, por el delito contra la Vida, el Cuerpo y la Salud – Asesinato – Tentativa, en agravio de Eduardo Yeny Rojas Arce (considerados como delito de Lesa Humanidad previsto en el inciso 1) del artículo 7o del Estatuto de Roma).

Lea también: [Caso Accomarca] Cosa juzgada e imprescriptibilidad de delitos de lesa humanidad [R.N. 3022-2016, Lima]

1. ANTECEDENTES:

RESULTA DE AUTOS: En mérito a las investigaciones preliminares y sus ampliaciones llevado a cabo por la Segunda Fiscalía Penal Supraprovincial de Ayacucho conforme es de verse de fojas mil doscientos cincuenta y ocho a mil doscientos setenta y tres, el Segundo Juzgado Penal Nacional de Ayacucho, apertura instrucción en la vía ordinaria, conforme es de verse de fojas mil doscientos setenta y cinco a mil doscientos noventa y ocho; tramitado el proceso de acuerdo a su naturaleza y vencido el pazo, los autos fueron puestos a disposición de las partes procesales; elevado los autos a la Superior Sala Penal conforme es de ver del oficio de fojas cinco mil cuatrocientos treinta y ocho en su dictamen de fojas dos mil doscientos setenta y seis a dos mil trescientos cincuenta y seis, formuló acusación y puesto a conocimiento de las partes procesales, realizado el control de la acusación, el Colegiado “B” de la Sala Penal Nacional mediante auto de fojas dos mil cuatrocientos noventa y nueve a dos mil quinientos dos, fijo día y hora para el inicio del juicio oral; y, realizado el correspondiente Juicio Oral, conforme a las actas que preceden; oída la requisitoria oral del Ministerio Público, los alegatos de la parte civil y la defensa; teniendo en cuenta sus conclusiones que obran en pliego separado y escuchado que fuera el acusado en el uso de su defensa material; la causa quedó expedita para dictar sentencia.

2. FUNDAMENTOS

2.1. Imputación del Ministerio Público

El Ministerio Público en su acusación oral:

A) Sostiene que el acusado Daniel Belizario Urrestí Elera quien formaba parte de la estructura de mando militar que operaba en la Base Contrasubversiva No 51 de Castropampa, al ser miembro del Estado Mayor desempeñándose en el cargo de S2 – Jefe de la Sección de Inteligencia y Contrainteligencia; y, por orden del Jefe Político Militar de Huanta Comandante Víctor Fernando La Vera Hernández (por la presunción de que el periodista era colaborador de Sendero Luminoso), ejecutó el aniquilamiento del periodista Hugo Bustios Saavedra.

El mencionado acusado como miembro de la estructura de poder antes mencionada, con integrantes de una patrulla militar, salió de la base de Castropampa el veinticuatro de noviembre de 1988, dirigiéndose al Pago de Erapata – Quinrapa – Huanta y entre las 11:00 a 11:30 aproximadamente, el vehículo militar en el cual se trasladaron, se estacionó como a veinte metros de la casa de Ysabel Rodríguez Chipara y bajaron cuatro hombres, entre ellos el capitán “Arturo”, “Centurión” y otros militares vestidos de civil portando armas; el capitán “Arturo” y “Centurión” se apostaron en el interior de la propiedad de la testigo Ysabel Rodríguez, mientras los otros se apostaron en una casa situada al lado opuesto (cocina sin techo); y, cuando transitaba la moto lineal conducida por el agraviado Hugo Bustios Saavedra, teniendo como compañero a Eduardo Yeny Rojas Arce; al ser alcanzados por los proyectiles de las armas de fuego, perdieron el control sobre la moto provocando la caída al suelo de los dos periodistas y como consecuencia de ellos, Hugo Bustios Saavedra quedo mal herido y le dijo a su compañero “Yeny corre, corre escápate son militares”; y, los militares al ver al periodista en el suelo, le pusieron una carga explosiva en su cuerpo que explotó acabando con su vida en el acto mientras que Eduardo Yeny Rojas Arce pudo levantarse y correr y así lograr salvarse del ataque de los militares.

Estos hechos han sito tipificados como delito de Asesinato previsto en el artículo 152° del Código Penal de 1924.

Lea también: Suprema desarrolla estructura de los delitos de lesa humanidad [R.N. 2184-2017, Nacional]

2.2. Posición del acusado en juicio:

El acusado DANIEL BELIZARIO URRESTI ELERA en la sesión de fecha 03/11/17[1], previo a su interrogatorio, rechazó totalmente los cargos imputados en su contra, se declara inocente totalmente, jamás ha tenido que ver con este triste asesinato, ni directa i indirectamente; y, señala que la testigo Ysabel Rodríguez Chipana es una terrorista arrepentida por tal motivo la ha tachado.

A) RESPECTO AL MURO DEL CUARTEL

Señaló que el muro perímétrico fue construido en el año 1986. Los de la Marina de Guerra llegaron a Huanta y se instalaron en el estadio; le asignaron un terreno en Castropampa e hicieron que los pobladores de los Pagos construyan un cerco perimétrico y cuando lo terminan, ponen una tranquera, hacen los torreones y se trasladan; al poco tiempo llega el Ejército en 1986. Cuando llego a trabajar, el cuartel ya estaba construido en su totalidad; habían dos torreones una tranquera que daba a la puerta del cuartel, hacia la derecha al fondo había una casona antigua en cuyo primer piso se instaló un pequeño comedor de oficiales, la Oficina del Comandante y en un ambiente grande para el Estado Mayor y allí tenía su escritorio; no había cuarto para los oficiales quienes se acomodaron en el segundo piso y así estuvieron hasta el mes de mayo.

Desde febrero la Gran Unidad Huamanga, había hecho la licitación y se estaba construyendo la cuadra de tropa, los cuartos de oficiales (mayo y junio) y los techos para los almacenes, porque los techos de los almacenes estaban hechos con carpas y los soldados vivían en sus carpas pequeñas. Para el mes de mayo más o menos en que se terminó la construcción, todos los soldados pasaron ya a su cuadra de tropa, los oficiales y sub oficiales pasaron a los cuartos que se habían construido para ellos, y la construcción la hizo una empresa; y, en octubre, se terminó de construir el edificio del Estado Mayor; y, posteriormente no se ha hechos ninguna construcción ni reforzamiento en 1988 y en este año estaba prohibido el uso de mano de obra civil; en 1988 no había civiles dentro del cuartel ni se construyeron ni repararon, habían 200 soldados dentro del cuartel y cualquier trabajo pudo haberse hecho con el personal de tropa, Abilio Arroyo escribió en Caretas que los muros se construyeron y terminaron en 1986.

B) RESPECTO DEL CARGO QUE OCUPABA

Indicó que su cargo era de S2; en 1988 tenía 27 años; la función principal del S2, es averiguar sobre el enemigo, composición, distribución, fuerza, dispositivos, como trabajaba y accionaba; analizaba las informaciones, las cruzaba para convertirla en inteligencia, esto es, en un dato aceptable, creíble para que el resto de la Unidad pueda ejecutarla en sus operaciones; para que el Comandante S3 pueda planificar lo que van hacer las patrullas. El S2 redacta el EEI – Elemento Esencial de información con los datos que traían las patrullas de base, los jefes de base, la información que venía del escalón superior; otro canal de información eran las conversaciones del Comandante de Unidad cuando salía.

nadie lo conocía porque su trabajo lo realizaba dentro del Estado Mayor en el cuartel, no Venía contacto ni con los campesinos, ni con la gente ni con la tropa mayormente. Tampoco el S2 tenía que conocer a Autoridad alguna, solamente daba conclusiones sobre el enemigo. Los hombres de inteligencia, el S2, el Jefe no sale a buscar información, no está en el campo de batalla; esta atrás. En su oficina había un escritorio, una mesita, su carta de situación, una máquina de escribir y sus archivos, allí estaba el furriel cuyo nombre no se acuerda porque usaban chapas (pajarito).

Lea también: La regla de la prescripción de los crímenes de lesa humanidad

C. RESPECTO DE SU UNIFORME

Señaló que en 1988 la situación en la zona de emergencia era muy difícil, había orden de inamovilidad absoluta; y, solamente tenían uniformes que se usaba dentro del cuartel, no tenían ropa de civil porque no había oportunidad de usarla; no había oportunidad de utilizar ropa civil. El uniforme de esa época era un verde claro, verde caqui; el polo había blanco y negro, chompa negra con cuello tortuga, una camisa manga larga con bolsillo parche adelante y gorra; cuando hacía sol se quedaban en polo y en el momento que hacía frío usaban la chompa negra; la camisa ancha se utilizaba más que nada en las formaciones, pasar revista etc.

Tenía un arma de dotación, una Walther PPK, calibre 9 milímetros corto (solo oficiales); cuando se salía a patrullar esta arma se quedaba y se salía con fusil o UZI; y, desde 1986, dieron la directiva para que todos los oficiales que vayan a la zona de emergencia, se les asigne un seudónimo, que uno no escogía sino llegaba. El S1 ya había armado su tabla de seudónimos, su seudónimo completo era Arturo Armendáríz Trujillo, era su identidad falsa.

En 1988, usaba permanentemente lentes para leer porque tenía astigmatismo y miopía, se compró una montura Ray Ban tipo piloto; en 1997 se operó en Oftalmosalud y desde allí dejó de utilizar lentes; en la zona de emergencia tenía el cabello largo, usaba bigote y una chiva bastante pronunciada para evitar la identificación.

D. RESPECTO DE JHONNY JOSE ZAPATA ACUÑA “Centurión”

Dijo que no conoció a Centurión, solo tomó conocimiento de su existencia en este juicio, se llama Jhonny Zapata, según su Historia Clínica, este señor estuvo internado desde julio hasta el 04 de noviembre que fue dado de alta y le dieron 30 días de descanso médico que lo cumplió en el Cuartel Rímac; constató que Centurión no estuvo en Huanta el veinticuatro de noviembre de 1988. No lo conoció y como miembro del Estado Mayor no tenía porque conocer al personal porque no tenía comando de tropa; tal vez se hayan cruzado en el patio de armas. La testigo no pudo haberlo reconocido porque ella nunca ha estado dentro del cuartel. En 1987 Centurión ha estado en el hospital; entre julio a diciembre de 1989 no ha servido en Huanta, fue cambiado al Rímac; ellos lo han conocido en 1990 pero lo ubican en 1988.

Lea también: Sobre el concepto «lesa humanidad» y su no relación con el indulto de tipo humanitario

E. RESPECTO DE AMADOR ARMANDO VIDAL SAMBENTO

Refirió que Lo conoció en ia Escuela Militar cuando fue alumno de primer año y él era de tercer año, él siempre estaba en la escolta porque medía 1.95, además de esa talla era extremadamente musculoso, era atleta, lo que llamábamos en el Ejército APB, alto, pintón y bruto. Cuando Vidal Sanbento llega a Castropampa inmediatamente lo destacan a Tambo. Lo relevan de Tambo a fines de junio, porque viene con una herida en el pie, estuvo en el cuartel máximo una semana, tal vez menos, y es evacuado a Urna. Pasa julio, agosto y setiembre y no regresaba; hizo lo indecible para quedarse, pero regresó más o menos a mediados de noviembre. Desde enero hasta noviembre él no ha estado en Castropampa, él ha llegado a Castropampa más o menos a mediados de noviembre, a la fuerza, obligado.

A Rojas Arce, le ponen la foto de Vidal Sanbento de Cadete y le preguntan ¿señor este es ojos de gato?, y dice sí; y, Caretas publica al día siguiente “ojos de gato al descubierto, este es ojos de gato”. Vidal Sanbento termina preso por tonto, lo sentenciaron por ser “ojos de gato” cuando de “ojos de gato” no tiene nada. Me ratifico igual que varios, el único “ojos de gato” que existía en el cuartel, era el Capitán Rogelio Cava, quien era el único oficial de tez blanca, cabello rubio, ojos verdes, que parecía un gringo; fue el S5 encargado de organizar los comités de autodefensa; y, solamente a él, la población le decían “Ojos de gato”. Rogelio Cava estuvo en la casa de Primitiva, tenía como 40 testigos de la misma comunidad, que habían estado con él en la casa de Primitiva al momento de la explosión; entonces “Ojos de gato” no podía ser Vidal Sambento, quien usaba bigotes bastante frondosos, de cabello oscuro negro, la nariz se la operó de cadete porque tenía la nariz apachurrada tipo boxeador; era fácil de reconocerlo si era el más grande de todos, era un gigante.

F. RESPECTO DE YSABEL RODRIGUEZ CHIPANA

Precisó que la primera vez que escuchó el nombre de Ysabel Rodríguez Chipana, fue cuando el Fiscal la presentó como testigo capaz de probar que era autor mediato de la muerte de Bustíos. Tachamos a esta testigo por su condición. No reconoce nada de lo que hay en la foto (persona de sexo femenino cargando a su espalda a un bebe) de fojas 7978, es un paisaje y unas personas que se pueden encontrar en cualquier parte de la sierra.

No conocía el Pago de Erapata donde ocurrieron los hechos del 24 de noviembre (aniquilamiento de dos periodistas) porque no salta del cuartel. Respecto al día 25, al día siguiente de los hechos, en pleno paro armado que fue del 21 al 27, de lunes a domingo, es imposible imaginar que del cuartel van a llamar a las autoridades y estas en pleno paro armado van a ir al Cuartel, es imposible. El paro armado era algo que se organizaba para paralizar totalmente la actividad económica de una zona, que nadie se atreva trabajar ni en la chacra, ninguna actividad económica se realizaba; las autoridades desaparecían se iban a otro lugar; por tanto no es posible que el cuartel vayan a llamar a las autoridades en pleno paro armado.

El 24 de noviembre, en la madrugada, matan a la señora Primitiva y a su hijito por no acatar el paro armado; las condiciones del asesinato son terribles, le reventaron la cabeza con la piedra del batán; le dieron a la criatura y a la señora en un juicio popular, donde estaba la gente. A raíz de eso, se trasladó la patrulla del capitán Rogelio Cava “ojos de gato”, porque él estaba con la población, él fue el S5 todo el año. Después viene la muerte del periodista Bustíos; por estos hechos, colocó chinches y armó una carta que a simple vista le permitía ver que sitios había tranquilidad y donde estaban los sitios rojos. No conoció Erapata y si hay una referencia es la que tiene que estar en la Carta porque ese era su trabajo.

G. RESPECTO DEL RESTAURANTE SAMOA Y HOSTAL “EL CONFORT”:

Refirió que no tiene idea de que cosa es Samoa, no salía a la calle y menos a un restaurante en Huanta en 1988; Es falso lo que dice la testigo Rodríguez Chipana en el sentido de que cómo le va a reconocer sino le conocía. No hay forma que en 1988 esta señora pueda haberle conocido y no pudo haberle reconocido en algún sitio. No conoce ese hotel “Samoa”; la Alameda es el ingreso a la ciudad, pero ¿un hotel, con dos señoritas?; cuando solamente ahí se podía movilizarse en patrulla, los policías no andaban de dos, sino mínimo de cuatro; y, Urresti caminaba solo por las calles de Huanta, eso no tiene ningún asidero.

[Continúa…]


[1] A folios 3218.

Descarga en PDF la resolución completa