Un repaso de las cinco extradiciones más mediáticas del Perú

Es un mecanismo de cooperación judicial internacional, en virtud del cual mediante un pedido formal, un Estado obtiene de otro la entrega de un procesado o condenado por un delito común para juzgarlo penalmente o ejecutar la pena que se le hubiere impuesto.

Las extradiciones están reguladas en el  artículo 37º de la Constitución Política del Perú, la cual indica que “sólo se concede por el Poder Ejecutivo previo informe de la Corte Suprema, en cumplimiento de la ley y de los tratados, y según el principio de reciprocidad”.

Lea también: #LoÚltimo | Alejandro Toledo: fijan fecha para la audiencia de fianza

Asimismo, la Carta Política indica que no se concede la extradición si se considera que esta ha sido solicitada con el fin de perseguir o castigar por motivo de religión, nacionalidad, opinión o raza. Cabe destacar que, son excluidos de la extradición los perseguidos por delitos políticos o por hechos conexos con ellos.

Lea también: [VÍDEO] XI Pleno Penal | Uso de la fuerza policial y exención de la responsabilidad penal

Clases de extradiciones que se aplican en el Perú

  • Extradición activa 

Cuando el Estado peruano solicita, de otro país, la entrega de un procesado o condenado que se encuentra en dicho territorio.

  • Extradición pasiva

Cuando el Estado peruano recibe la petición de otro país, solicitando la entrega de un procesado o condenado que se encuentra en nuestro territorio.

A propósito del arresto del expresidente Alejandro Toledo por mandato de extradición, Legis.pe ha enlistado las extradiciones más mediáticas que ha enfrentado el Estado peruano.

Alberto Fujimori

Alberto Fujimori llega a la presidencia de Perú en 1990 y durante su gobierno se cometieron numerosos delitos de lesa humanidad.

Lea también: [VÍDEO] XI Pleno Penal | La «tecnovigilancia» para investigar delitos de criminalidad organizada

El abogado José Ugaz fue el procurador ad hoc que investigó y persiguió al expresidente Alberto Fujimori. Irónicamente fue el mismo Fujimori quien lo nombró en ese cargo para que investigase al exasesor presidencial Vladimiro Montesinos.

En el año 2000, Alberto Fujimori, viaja con dirección a Japón, para participar en la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), desde donde anuncia su renuncia a la Presidencia del Perú.

Cinco años más tarde. El 6 de noviembre de 2005, Alberto Fujimori llega sorpresivamente a Chile procedente de Japón, luego de hacer una escala en Tijuana, México.

Lea también: [VÍDEO] XI Pleno Penal | Cinco supuestos para la aplicación de grilletes electrónicos

En Chile es detenido y rápidamente procesado. El 7 de noviembre de ese año, la Corte Suprema chilena ordenó la detención de Fujimori y esperó a que el Gobierno de Lima oficialice el pedido de extradición contra el exmandatario.

Fue el juez Orlando Álvarez quien fijó el plazo hasta el 5 de enero de 2006 para que Perú formalice la solicitud de extradición. Es así como Alberto Fujimori fue trasladado al Perú y procesado hasta que se dictó su condena.

Lea también: Este es el estudio jurídico que asumirá la extradición de Alejandro Toledo

Manuel Burga 

En 2016, el expresidente de la Federación Peruana de Fútbol (FPF) Manuel Burga Seoane partió desde el aeropuerto internacional Jorge Chávez (Callao) hacia Estados Unidos, país donde afrontó un proceso judicial por el presunto delito de asociación ilícita para delinquir en agravio del Estado.

Según la acusación de la fiscalía de EE.UU., Manuel Burga, como integrante de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), negoció de manera fraudulenta los derechos de transmisión de la Copa Libertadores y la Copa América.

Sobre esto, meses antes, el Tribunal Constitucional decidió rechazar un hábeas corpus presentado por la defensa de Burga para evitar que este sea extraditado a Estados Unidos.

Peter Ferrari

El 14 de junio de 2018, la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema declaró procedente la demanda de extradición pasiva de los ciudadanos Pedro David Pérez Miranda, alias “Peter Ferrari” o “Peter”, y José Estuardo Morales Díaz, “Pepe Morales” formulada por la Embajada de los Estados Unidos de América.

Así lo decidió el referido tribunal presidido por el magistrado César San Martín Castro e integrada por los jueces Víctor Prado Saldarriaga, Hugo Príncipe Trujillo, José Neyra Flores e Iván Sequeiros Vargas al cumplirse los presupuestos establecidos en el tratado de extradición del que son parte Perú y Estados Unidos de América.

Lea también: Incluyen a César Hinostroza en el programa de recompensas

José Francisco Crousillat

En 2006, la justicia argentina aprobó la entrega a las autoridades peruanas de José Francisco Crousillat, para que sean procesado en el Perú por el delito de peculado y asociación ilícita para delinquir.

José Francisco fue sentenciado el 5 de junio del 2006 por los delitos de asociación ilícita para delinquir en agravio del Estado, corrupción de funcionarios y contra la administración pública en la modalidad de peculado. En su sentencia se consignó que debía pagar el total de su reparación civil, ascendente a 60 millones de soles.

José Francisco Crousillat, salió el sábado del penal San Jorge luego de cumplir ocho años de condena por haber recibido dinero del exasesor Vladimiro Montesinos, durante la década de 1990, periodo en el que puso la línea editorial de su entonces canal al servicio del gobierno de Alberto Fujimori.

César Hinostroza

El exjuez supremo César Hinostroza, también está incurso en un proceso de extradición activa de España, por los presuntos delitos de tráfico de influencias y patrocinio ilegal.

En su resolución, el tribunal de la Audiencia Nacional accede a la petición de extradición del Perú, que fue apoyada por la Fiscalía española, donde se imputa al mencionado exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia haber liderado la organización apodada “Los Cuellos Blancos del Puerto”.

Es preciso mencionar que César Hinostroza fue magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Perú y está procesado en este país por supuestamente haber liderado la organización criminal “Los cuellos blancos del Puerto”, una amplia red de tráfico de influencias, favores y prevaricación de la que participaban políticos y empresarios.