Profesor denuncia haber sido despedido por usar lenguaje inclusivo en clases

Matías Pérez Taján, exprofesor de música de una escuela de la ciudad de La Plata, Argentina, manifestó en su cuenta de Facebook haber sido despedido por utilizar el lenguaje inclusivo en sus clases. Según denunció Peréz, lo despidieron por referirse a sus alumnos como “todes” y hablar del enfoque de género en el recinto académico.

Tengo fuertes indicios de que el motivo sea hablar de ESI (Educación Sexual Integral) y lenguaje inclusivo. Venía de dos años y medio de no tener ni un problema con la institución y de repente voy a trabajar y me llaman de la Secretaría, y me dicen que mi trabajo es hasta ahí“, afirmó el docente al ser entrevistado por la radio Estación Sur.

Sin embargo, Gabriela Morgade, representante legal de la escuela, negó tajantemente la versión dada por el maestro de música y afirmó que el despido fue parte de una “decisión institucional”.

Nosotros al docente lo despedimos por una decisión institucional, no por un tema puntual. Como escuela parroquial tenemos un compromiso con las familias y respetamos un ideario con un perfil acorde a la escuela. Queremos alguien que tenga que ver más a los ideales de nuestra institución“, puntualizó.

El maestro precisó que, mientras impartía las clases de música, reflexionó con los alumnos acerca del lenguaje inclusivo, y que, más tarde llegó a la conclusión de que ese había sido el motivo de su despido.

Supe más tarde que un grupo de madres y padres de tercer grado se habían quejado porque el 14 de septiembre, aplicando legítimamente la Ley Nacional 26.150 de Educación Sexual Integral, hablé con lxs alumnxs acerca de Igualdad de género, abordando juntxs la reflexión sobre roles y funciones atribuidos a mujeres y a varones en la infancia y la adultez, utilizando palabras como TODES, y otras correspondientes al lenguaje inclusivo, sin obligar a lxs alumnxs a usarlas, sino intentando explicarles y reflexionar juntxs acerca de qué implicaba ese cambio de vocal…”, indicó.

El caso ha desatado gran polémica en Argentina, pues según las leyes de ese país, es completamente legal utilizar estos términos en instituciones académicas.