¿Principio de jerarquía versus libertad de opinión?, por Roberto Carlos Reynaldi Román