Las parejas deciden no ir a los juzgados, por Ylliana Patricia Mimbela Cuadros

Cuando mi familia o amigos me preguntan a qué me dedico yo les contesto que soy abogada especialista en derecho de familia, específicamente en “separaciones de hecho o divorcio”.

Ellos creen que se trata de una especialidad muy compleja, otras personas me ven como una abogada pleitista que obtiene lo peor de las parejas. Cuando trato de explicar la modalidad de mi trabajo expongo que soy conciliadora, mediadora, negociadora y que resulto ser a veces herramienta muy útil para que las parejas puedan comunicarse entre ellas. En ese momento las caritas de mi familia o amigos cambian. Pero me preguntan:¿eso es real y viable?

Sabemos, que hay muchos tipos de parejas, y que no todas se respetan ni todas se tratan de manera adecuada. No porque sean personas maleducadas, sino porque en ese momento y en la interacción entre ambos no pueden gestionar el conflicto de otras manera, porque depende de las causas por las cuales se separan.

Hay que saber empatizar con las parejas. Hay parejas con las que he trabajado cuatro meses y otras hasta dos años, para llegar a tomar la decisión de separarse y llegar a un buen acuerdo.

Lo común de las parejas que me han buscado como profesional, es que deciden no ir a los juzgados, sino por el contrario desean sentarse y negociar.

Lo que lleva a una pareja a decidir negociar y no litigar es querer ser dueños de su propio destino.