Padres ganan juicio a hijo de 30 años que no quería irse de su casa

El juez que vio el caso calificó su defensa como "indignante" y decidió iniciar el proceso de desalojo

Un caso de lo más anecdótico nos llega desde Nueva York. Un pareja de esposos decidieron demandar a su hijo de 30 años para que se retire de su hogar, luego haberle advertido que llevarían a instancias judiciales su negativa a buscar un nuevo lugar donde vivir. Los padres señalaron que estaban hartos de que el sujeto no buscara trabajo ni apoyara en las labores domésticas de la casa.

Lea también: ¿Es posible desalojar a los familiares?

De ese modo, le enviaron hasta cinco misivas con la misma solicitud. Inclusive, en una de los mensajes le hacen entrega de 1100 dólares, ofreciéndole ayuda en la búsqueda de un nuevo hogar. Además, le dieron cuatro consejos. Primero, que administre las cosas que necesitaba para su futura casa. Segundo, que venda todas las cosas que pueda, ya que necesitaría una buena cantidad de dinero. Tercero, que encuentre un trabajo inmediatamente. Y cuarto, que su madre estaba dispuesta a ayudarle a buscar un lugar adecuado para vivir.

Nada de eso pareció conmover un milímetro al treintañero, que no se movió ni cuando en abril, sus padres acudieron a una corte municipal para desalojarlo. Sin embargo, tuvieron que recurrir a un juez de la Corte Suprema del condado de Onondaga, ya que se trataba de un familiar. Ya en el juicio, Michael decidió representarse a sí mismo, asumiendo su propia defensa. Argumentó que en los últimos ochos años “nunca se había esperado que contribuyera a los gastos del hogar” y que requería un plazo de seis meses.

Lea también: Establecen requisitos indispensables para ganar demanda de desalojo por ocupación precaria [Casación 3702-2016, Tacna]

El juez que vio el caso calificó esta defensa como “indignante” y decidió iniciar el proceso de desalojo. El implicado no pareció tener remordimiento alguno por la situación, y señaló que no entendía por qué no le daban un tiempo más para dejar la casa. Pese a ello, también reconoció que se había gastado los 1100 dólares que le entregaron inicialmente y que apelará la decisión del juez. Aseguró que tenía un negocio propio, pero que no quería hablar de eso. Terminada la audiencia, el sujeto volvió molesto a la casa de sus padres.