Notarios no respetan sus reglas y al «caballazo» continúan con proceso de selección

Un listado de abogados que postulan al cargo de notario apareció en las redes sociales. Muchos los felicitaron. Sin embargo, detrás de esa convocatoria hay muchas cosas que deben ser aclaradas. Todos los desencuentros que hay en el seno de la junta directiva que dirige el notario Javier Angulo Suárez han quedado registrados en avisos publicados en el diario El Peruano y han llegado hasta la Corte Superior de Justicia de Arequipa.

Cronología de avisos publicados en “El Peruano” revelan conflictos dentro del Colegio de Notarios de Arequipa.

SEÑALES DE DESACUERDO

La segunda semana de febrero último, un aviso apareció en el diario El Peruano. En ese espacio publicitario se oficializaba la convocatoria al concurso público de méritos para el ingreso a la función notarial 001-2018-CNA.

Las plazas disponibles que se ofertaban eran dos para Arequipa-Cercado, una para el distrito de Alto Selva Alegre, una para el distrito de Mariscal Cáceres (Camaná), una para Majes (Caylloma) y una más para Cocachacra (Islay).

El cronograma, los costos por inscripción y los días de evaluación también fueron consignados. En la parte inferior de ese aviso aparecen los nombres del notario Javier Angulo Suárez (decano) y del notario Hugo Caballero Laura (secretario).

Hasta ahí no habría problemas de no ser porque el 26 de ese mismo mes, apareció un nuevo aviso en el diario oficial. Era la corrección del comunicado publicado los días 7 y 9 de febrero, para oficializar el concurso público. En el texto se lee: “Se procede a rectificar el aviso de Convocatoria a Concurso Público de Méritos”. En ese aviso no debió aparecer el nombre de Hugo Caballero Laura.

En otro párrafo se señala: “Haciendo constar que la Convocatoria ha sido realizada por el Decano en concordancia con lo establecido en el art. 29, inc. “H” del Estatuto Único de los Colegios de Notarios del Perú aprobado por Decreto Supremo 009-97-JUS”. Solo aparece la firma de Javier Angulo Suárez.

Fuentes del Colegio de Notarios, que prefieren mantener el anonimato, explicaron que al notario Hugo Caballero nunca le consultaron ni aprobó la convocatoria de selección y no le causó mucha gracia ver su nombre avalando situaciones que no le fueron consultadas. Por ello pidió se retire su nombre del primer aviso.

El tercer aviso revela que los otros miembros de la junta directiva no estaban de acuerdo con las decisiones tomadas por Angulo en cuanto a la convocatoria del concurso de méritos. El 16 de abril un nuevo comunicado apareció en el diario El Peruano. En ese espacio se informó que, el 23 de marzo de ese año, hubo una Asamblea General Extraordinaria del Colegio de Notarios de Arequipa y acordaron declarar la nulidad del concurso público 001-2018-CNA, el mismo que respaldaba el decano Angulo.

La causal para anularlo fue que adolecía de nulidad insubsanable y que se avisaría oportunamente la fecha en que sería reanudado desde la etapa inicial, que es la inscripción. Ese comunicado lo suscribieron el vicedecano Miguel Villavicencio Cárdenas y el secretario Hugo Caballero Laura.

De izq. a der.: Roque Díaz y Javier Angulo pertenecen al Consejo de Notariado, que avala dicho concurso.

AVALANDO LO CUESTIONADO

El cuarto comunicado fue publicado en la ciudad de Lima en julio de este año. En la esquina superior derecha se ve el logotipo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (MINJUS); en el otro extremo se lee “Consejo del Notariado”. Este último es un órgano del MINJUS y se encarga de realizar la supervisión a nivel nacional del correcto ejercicio de la función notarial. Está integrado por cinco miembros, Angulo Suárez es parte del consejo (ver recuadro) y habría utilizado sus influencias para conseguir que apoyen el concurso que fue anulado en Arequipa por tener nulidades insubsanables.

Es así que retomaron el concurso en la etapa anterior al examen escrito.

Miembros del Consejo de Notariado.

RECLAMOS

Este apoyo provocó el reclamo de los miembros de la orden profesional de Arequipa, que enviaron una carta al representante del Minjus, José Carlos Aguado Ñavincopa. En el documento detallan la serie de irregularidades que ocurren en la tramitación del concurso público que tiene como finalidad cubrir las plazas en esta ciudad.

Para empezar, señalaron que estaba plagado de vicios que vulneraban el derecho a la igualdad de poder postular al concurso para acceder a la función notarial. Es que no pudieron rendir el examen psicológico y solo un grupo pudo pasar esta prueba.

Además, es de público que la fecha en la que se tomaría el examen de conocimientos fue modificada por motivos que se desconocen.