Ella es Nadia Murad, víctima del Estado Islámico y ganadora del premio Nobel de la Paz

Nadia Murad ganó el premio Nobel de la Paz, por “arriesgar su propia seguridad para combatir con coraje crímenes de guerra y buscar la justicia para las víctimas”. Junto con el congoleño Denis Mukwege, sobrevivió a las peores torturas infringidas por el Estado Islámico, en Iraq, su ciudad de origen.

En agosto de 2014 fue raptada y conducida a la fuerza a Mosul, bastión del terrorismo. Nadia fue torturada, dijo haber sido violada sistemáticamente por distintos colectivos antes de ser vendida como esclava sexual. Además, Nadia Murad insiste en que más de 3000 yazidíes siguen desaparecidas y que probablemente siguen aún en cautiverio.

Nadia Murad alza la mirada lentamente y la clava en el horizonte. Foto: Alkis Konstantinidis – Reuters

Nadia Murad tiene solo 25 años, sin embargo este viernes recibió el premio Nobel de la Paz junto al ginecólogo congoleño Denis Mukwege, ambos han sobrevivido a los peores castigos del Estado Islámico a su pueblo, los yazidíes de Iraq, y se han convertido en iconos de esta comunidad amenazada.

Nadia Murad tiene la mirada desorbitada y el rostro pálido. Nació en Kosho, en una zona motañosa entre Iraq y Siria. Sin embargo, en 2014 el grupo yihadista Estado Islámico, cambió su destino para siempre.

En la ONU, Murad fue nombrada embajadora de buena voluntad por su lucha en favor de la protección de las víctimas del tráfico de personas. Murad tuvo que renunciar a su fe yazidi luego de que los terroristas la obligaran a convertirse al islam. “Lo primero que hicieron fue forzarnos a convertirnos al islam. Después hicieron lo que quisieron”, relató Nadia a la agencia AFP en 2016.

Nadia Murad tras recibir el Premio Sájarov 2016 en el Parlamento Europeo en Estrasburgo de Francia. Foto: Frederick Florin AFP

Fue obligada a casarse. Durante su matrimonio, Murad era brutalmente golpeada por su esposo. No soportó las violaciones y decidió escapar. Gracias a la ayuda de una familia musulmana de Mosul, Nadia obtuvo documentos de identidad que le permitieron llegar hasta el Kurdistán iraquí. Allí se convirtió en una destacada portavoz del pueblo.

Murad logró que se reconocieran como genocidio las persecuciones cometidas en 2014. En esa misma línea, el Consejo de Seguridad de la ONU se comprometió a ayudar a Iraq, y a reunir pruebas de los crímenes.

Nadia Murad y Lamia Haji Bashar, ambas activistas de la comunidad yazidí en contra de la esclavitud sexual por el Estado Islámico. Foto: Frederick Florin AFP

El 20 de agosto, Murad anunció en Twitter que se casará con otro activista de la causa yazid. “El combate a favor de nuestro pueblo nos ha unido y seguiremos ese camino juntos”, escribió.