Mujer es condenada por la muerte de su marido tras el «testimonio» de un loro

La mascota no dejaba de repetir la última frase que habría pronunciado su dueño antes de recibir cinco balazos. La fiscalía solicitó que el ave «suba al estrado».

Una mujer fue condenada por la justicia estadounidense al hallársele responsable de la muerte de su marido. El loro de la víctima, de nombre Bud, fue el responsable de ayudar a dilucidar el crimen, que, tras el asesinato, pasó a repetir frecuentemente la frase «No dispares, mierda!» (Do not fuckin shoot), mientras imitaba la voz de su dueño.

Lea también: Teoría del delito. Manual práctico para su aplicación en la teoría del caso

Martin Duran, de 46 años, fue encontrado muerto con cinco tiros en la casa donde vivía con su esposa, Glenna Duran, de 49 años, en mayo de 2015. La mujer, sin embargo, fue declarada culpable dos años después.

Lea también: Juez citó versículo de la Biblia en sentencia de hábeas corpus

Lee también: Veinte consejos prácticos para ejercer la abogacía

En el fatídico día la mujer llegó a disparar un tiro contra su propia cabeza luego de matar a su marido, pero sobrevivió. Desde entonces, ella negó ser la responsable del asesinato. El testimonio del loro de origen africano se utilizó durante el proceso judicial. Según los padres de la víctima, el ave escuchó a la pareja discutiendo y pasó a repetir las últimas frases del dueño, sin saber que serían usadas para hacerle justicia a su amo.

Lea también: Juez utiliza una canción de Calle 13 para argumentar en sentencia laboral

Fuente: Jornal de Brasília
Traducción: Legis.pe