El matrimonio más corto de la historia: mujer pide el divorcio a los tres minutos de casarse

En Kuwait una pareja que se acababa de casar se divorció a los tres minutos luego de haber consumado su amor frente a un centenar de personas. Se convirtió probablemente en el matrimonio más corto de la historia.

Lea también: Indecopi lanza guía digital para que celebres tranquilo este Día de San Valentín

¿Porqué se divorciaron? 

Todo era felicidad, hasta que el esposo emitió un lamentable comentario que propició que la novia cambiara de opinión y le pidiera el divorcio. Según la información recogida por el diario ABC, la pareja recién había firmado su contrato matrimonial ante un juez.

Al salir de lugar, la novia tropezó de manera accidental y su esposo, lejos de ayudarla, la llamó “estúpida”. Ante la mirada atónita de los invitados la novia fue rápidamente auxiliada y de inmediato le increpó.

Lea también: Curso-taller premium de redacción jurídica (virtual o presencial). Inicio 19 de febrero

La reacción de su esposo ante la estrepitosa caída, provocó la ira de la mujer, quien a los tres minutos de haberse casado le pidió al juez que disolviera el matrimonio.

Este hecho se hizo viral en las redes sociales donde se leen varios comentarios de los usuarios respaldando la decisión de la mujer.

Lea también: Curso especializado sobre destrezas legales en el litigio arbitral. Inicio: 13 de febrero

El diario La Vanguardia, que recoge información del portal Q8 News, precisa que este es el divorcio más rápido que se ha registrado en Kuwait. Un caso parecido ocurrió en Dubai, donde una pareja se divorció a los 15 minutos.

El caso en Dubai

En el 2018, un hombre de Emiratos Árabes se divorció de su esposa a tan solo 15 minutos después de la boda. La razón: el esposo consideró como un insulto que el suegro exija el pago completo del patrimonio de su hija, cuando ya se había acordado que se pagaría en dos plazos. Así lo informó el diario Gulf News.

Lea también: Me enamoré de mi abogado

De acuerdo con los medios, el novio tenía que pagar la suma de 100 000 dirhams equivalentes a 26 mil 750 dólares, al padre de la novia. Se acordó que la mitad de esa cantidad le sería entregada al suegro en la corte de Dubái donde debían firmarse los documentos, y que el resto se le daría al salir.

Sin embargo, el padre tenía prisa por recibir la suma de dinero y empezó a exigirlo luego del enlace matrimonial. Las cosas se salieron de control y el novio se sintió insultado y degradado. Así que inmediatamente dio por cancelado su matrimonio con el asesoramiento de sus abogados.