Keiko Fujimori envía carta a la comunidad internacional para denunciar persecución y amedrentamiento

[Actualización 17/11/2019]

Keiko Fujimori emitió una nueva carta mediante sus redes sociales. Esta vez va dirigida a la comunidad internacional, en ella denuncia que es víctima de persecución y amedrentamiento.

Este pronunciamiento se produce cuando el Tribunal Constitucional está próximo a resolver el hábeas corpus que podría devolverle la libertad. Días antes de que el juez ponente expusiera ante el pleno el sentido del proyecto de resolución, salió a la luz la declaración fiscal de Jorge Yoshiyama. Entre otras cosas, el sobrino del ex secretario general de Fuerza Popular manifestó que la lideresa del fujimorismo conocía que su campaña presidencial del 2011 fue financiada con dinero de Odebrecht.

Las copias certificadas de la declaración íntegra de Yoshiyama ya se incorporaron al expediente, y será el TC el que determine si las tomará en cuenta para emitir resolución de fondo. Esto podría cambiar la propuesta de resolución de Ernesto Blume (juez ponente), de declarar fundado el hábeas corpus y disponer la libertad de Fujimori.

Esta situación genera provocó que el esposo de Fujimori, Mark Vito, inicie una huelga de hambre en los exteriores del penal en el que está recluida su cónyuge, Anexo Mujeres de Chorrillos.

A continuación transcribimos el contenido de la misiva.

A la Comunidad Internacional:

Como madre, esposa y líder de uno de los partidos políticos mis importantes del país y de oposición me dirijo, respetuosamente, a la Comunidad Internacional para denunciar lo que considero una reiterada afectación al debido proceso, que se materializa en un atentado contra mi derecho fundamental a la Libertad Personal.

Durante mucho tiempo, tuve esperanzas en que la Justicia en mi país velarla porque cese, en el menor tiempo posible, mi injusto encarcelamiento; sin embargo, luego de más de un acto privada de mi libertad sin acusación, ni mucho menos sentencia y a la luz de Innumerables hechos, ya no puedo continuar negando, lo que a todas luces se presenta como algo evidente y es que no se está buscando la verdad ni la justicia, sino imponer, por razones estrictamente políticas, una condena anticipada bajo el ropaje de “prisión preventiva”.

Se me acusa injustamente de ser cabecilla de una organización criminal, por el solo hecho de ser líder de un partido político, buscando con ello no sólo limitar mi derecho a presidirlo, sino con un claro propósito de proscribir que el partido que fundamos, Fuerza Popular, participe en la próxima contienda electoral (tal como ha sido expresamente solicitado por la Fiscalía). Situación que se repite con otros partidos políticos, para quienes también se solicita su disolución.

Hoy no tengo duda, que existe un modus operandi con motivaciones políticas, en la investigación seguida a Fuerza Popular y a mi. Sólo, a manera de ejemplo, señalo algunas de las arbitrariedades con las que se inició este largo camino de atropellos:

• Fui detenida, en lo que muchos han considerado como una emboscada, mientras acudía a rendir, como siempre, de manera voluntaria mi manifestación ante el Ministerio Público. En mis más de 19 años en política, siempre he colaborado con la justicia.

• El requerimiento de detención solicitado por la fiscalía fue declarado fundado en menos de 24 horas por el Juez a cargo, sin que se haya cumplido con una debida motivación. Esto evidencia la ligereza con la que se ha utilizado la detención, olvidando que la libertad es un derecho fundamental de toda persona.

• En la audiencia de apelación de detención preliminar, fui exhibida, de manera humillante, con un chaleco de DETENIDO; procedimiento que no se ha aplicado en otros casos similares y que evidencia una discriminación manifiesta, atentando contra mi derecho a la dignidad. Este hecho mereció inclusive un pronunciamiento de parte de la Defensoría del Pueblo.

• En apelación, la Sala Superior advirtió que la decisión adoptada en primera instancia fue objeto de un irresponsable “copia y pega”; ordenando mi libertad. Sin embargo, pasado 7 días la fiscalía solicitó mi prisión preventiva, exponiendo razones políticas y sustentándose en la sola declaración de un testigo protegido no corroborado. Declaración tomada sin conocimiento ni participación de mi defensa.

• Pese a que todos los agravios presentados por mi defensa que desvirtuaban el peligro procesal (de fuga y de obstrucción) fueron declarados fundados por la Sala, ésta concluyó confirmando la prisión preventiva en mi contra.

• En sede Suprema, luego de presiones a los magistrados a cargo de la casación, se limitó a mi defensa a que sólo pueda exponer su conformidad con 18 o 36 meses de prisión, como si pudiera ser correcto convalidar mi prisión.

Además, la práctica constante en mi proceso se ha caracterizado por:

• La filtración y manipulación de información ‘reservada’ e Incluso decretada por la propia fiscalía como ‘secreta” a determinados medios de comunicación Ocultando información a mi defensa.

• El amedrentamiento a los administradores de justicia, al filtrar Información reservada y aún pendiente de verificación. Siempre a días u horas previas a la toma de una decisión en mi proceso.

• Las dilaciones maliciosas en cada instancia del proceso.

• La declaración en medios de comunicación presentando como culpable a quien, como derecho fundamental se le presume inocente.

Un proceso como éste, no puede ser considerado como justicia. Un proceso como este no puede ser tolerado para nadie. Un proceso como éste burla la búsqueda de la verdad, para centrar» única y exclusivamente en el amedrentamiento y en el silenciamiento de una persona y un partido incómodo para el poder que actualmente rige en mi país.

Escuchemos al Papa Francisco quien, ante la Asociación Internacional de Derecho Penal en Roma, no ha dudado en señalar que “el encarcelamiento preventivo, cuando es impuesto sin que se verifiquen las circunstancias excepcionales que lo habilitan, o por un período excesivo, vulnera la presunción de inocencia*.

El último acto en mi contra y que sigue siempre el mismo patrón que los anteriores, es la indebida e irregular filtración en medios de comunicación, de declaraciones no corroboradas. Esto sucedió, nuevamente, sólo a horas de que se lleve a cabo la audiencia en la cual el Tribunal Constitucional analizaría el hábeas corpus presentado a mi favor.

La tesis fiscal es que existirían partidos políticos que recibieron financiamiento indebido por parte de la empresa Odebrecht. para que una vez en el poder adjudicaran obras y proyectos a su favor. Esta tesis no sólo ha sido categóricamente rechazada por nuestro partido, sino que no resiste el mínimo análisis, pues nunca hemos sido Gobierno y no hemos sido responsables de presupuesto público alguno.

No puedo negar lo que es evidente para todos: soy una política de oposición privada de su libertad arbitrariamente en base a declaraciones no corroboradas y contradictorias, producto de decisiones judiciales dadas en un contexto de presión con el único afán de evitar mi libertad. Decisiones dictadas en contra de la línea jurisprudencial de la Corte Suprema, del Tribunal Constitucional y de las instancias internacionales que resguardan el derecho a la libertad. Esto no es justicia, esto es persecución y amedrentamiento a los peruanos.


[Actualización 14/11/2019]

Mediante su cuenta de Twitter, Keiko Fujimori se pronunció sobre la medida radical que tomó su esposo, Mark Vito Vilanella, como forma de protesta, al dilatarse la resolución del hábeas corpus que presentó su hermana Sachi Fujimori a favor de la lideresa de Fuerza Popular.

Vito se declaró en huelga de hambre desde ayer 13 de noviembre, en horas de la noche, tras instalar una carpa en los exteriores del penal de Chorrillos, donde Fujimori cumple prisión preventiva desde octubre de 2018.

«Me angustia mucho haberme enterado por los medios que Mark decidió tomar la medida extrema de iniciar una huelga de hambre anoche en los exteriores del penal de Chorrillos», dijo Keiko Fujimori. «Mark, te lo dije en privado y ahora lo hago frente a todos. Te amo más que nunca por lo que estás haciendo, soportando y esforzándote por aliviar lo que mi injusta prisión significa para nuestras hijas», agregó en otro tuit la excandidata presidencial.


[Nota original 13/11/2019]

A través de una carta difundida por Giulliana Loza, abogada de Keiko Fujimori, Mark Vito dio a conocer su decisión de iniciar una huelga de hambre.

Esta radical medida es, en las propias palabras de Vito, un acto de protesta a las dilaciones para resolver el hábeas corpus que permitiría la libertad de la lideresa del fujimorismo.