Marido finge su muerte para evitar pasar alimentos y reaparece ocho años después

Imagen referencial

¡Increíble! En el 2004, el ciudadano Héctor Sandoval Núñez fingió su muerte para evitar pasar alimentos a sus dos hijos. Ocho años más tarde, reapareció y puso en jaque el nuevo matrimonio de su expareja que lo creía muerto.

Lea también: Defensoría del Pueblo: «Motivación es insuficiente en resolución de internamiento preventivo contra menor que disparó a su compañero»

Sandoval Núñez tiene dos hijos a quienes abandonó cuando apenas tenían entre dos y cinco años de edad. Según refiere tomó esta decisión por “sus problemas económicos y para evadir su responsabilidad de pasarle alimentos a su esposa y sus hijos”. Incluso, se acreditó en su propia acta de defunción la rótula de 26 de febrero del 2004, fecha en la que tendría que conmemorarse su muerte.

Durante ocho largos años, familiares y amigos lo recordaban con nostalgia. Susurraban oraciones en su nombre y se encomendaban a su memoria. Nadie imaginó que reaparecería tiempo después, cuando su expareja ya había contraído un nuevo matrimonio.

Lea también: ¿Es nulo el segundo matrimonio de la mujer que creía muerto a su primer cónyuge? [Cas. 362-2017, Piura]

El presunto fallecido reactivó su documento nacional de identidad (DNI) en 2011 y cinco meses después su excónyuge contrajo nupcias. Nadie advirtió que Sandoval Nuñez estaba vivo hasta dos años después, en 2014.

¿Qué sucedió en el 2014?

En 2012, la mujer contrae matrimonio con Martín Berendson Leigh, a quien le asegura que su primera pareja había fallecido. Sin embargo, durante las elecciones regionales y municipales de 2014, Berendson Leigh se percata que el supuesto fallecido, en realidad, estaba vivo.

Lea también: Magistral alegato del maestro Rodriguez Hurtado sobre el papel de la prensa: «Los jueces son el último valladar de la arbitrariedad»

De inmediato, presentó una denuncia contra su esposa por bigamia, al haber contraído un segundo matrimonio estando ya casada, así solicitó la nulidad de su matrimonio y 100 000 soles de indemnización por daños y perjuicios.

En primera instancia se declaró nulo el matrimonio, pero no se reconoció el pago de la indemnización. En segunda instancia se confirmó esta decisión.

Lea también: Magistral alegato del maestro Rodriguez Hurtado sobre el papel de la prensa: «Los jueces son el último valladar de la arbitrariedad»

La propia mujer llevó el caso a la Corte Suprema al no estar de acuerdo con la decisión tomada, que resolvió infundado el recurso de casación de la mujer, quien debió acatar el fallo final.