[VÍDEO] La legítima defensa frente al arma de juguete, por Stefano Miranda

El abogado penalista Stefano Miranda Champac explicó la legitima defensa frente al arma de juguete o réplica. ¿Qué sucede si el efectivo policial se equivoca y hace uso de la fuerza letal?, cuestiona el penalista. ¿Se estaría vulnerando el principio de proporcionalidad? 

Lea también: El concepto de arma en el Acuerdo Plenario 5-2015/CIJ-116

Miransa Champac indicó que el artículo 166 de la Constitución Política del Perú señala que el efectivo policial debe hacer prevalecer su función, además del principio de necesidad por la problemática de inseguridad pública.


“Artículo 166°. – La Policía Nacional del Perú

La Policía Nacional tiene por finalidad fundamental garantizar, mantener y restablecer el orden interno. Presta protección y ayuda a las personas y a la comunidad. Garantiza el cumplimiento de las leyes y la seguridad del patrimonio público y del privado. Previene, investiga y combate la delincuencia. Vigila y controla las fronteras”.


Lea también: No es normal que luego de un robo a mano armada los delincuentes se queden por el lugar de los hechos [R.N. 2877-2016, Lima]

Además, el especialista opina que es complicado que un efectivo policial detecte si la replica o arma de juguete que desenfunda el presunto delincuente, ya que algunas intervenciones ocurren de noche y en lugares poco iluminados. “El policía no sale de su casa con la intención de asesinar a otra persona, el policía sale a trabajar. Eso sí, hay que tener una policía muy preparada”, comentó.

En otro momento, Stefano Miranda explicó que el arma de juguete o réplica tiene que ser peritada durante el proceso penal, pero que esto constituye un problema, ya que esa pericia arrojaría que no el objeto utilizado no es un arma de fuego.

Lea también: Robo agravado: alcances y significado de la agravante «a mano armada» [Acuerdo Plenario 5-2015/CIJ-116]

Hay que recordar que el Acuerdo Plenario 05-2019 de la Corte Suprema descartó la posibilidad de interpretar la agravante de “a mano armada” del robo, solamente sobre los criterios de veracidad o funcionalidad del arma, sino también ante la existencia de un arma de juguete o réplica.

Hasta el momento, se sabe que en Argentina, tras la evaluación de un caso análogo, los jueces condenaron a un sujeto con una pena de ocho años de prisión efectiva, al considerar que una empleada de comercio asaltada no pudo darse cuenta que el arma utilizada era falsa por la calidad de la réplica