«Un Lannister siempre paga sus deudas». Breve reflexión sobre el derecho de las obligaciones desde la serie «Juego de tronos»

El autor es magíster en derecho civil y candidato a doctor por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, profesor de derecho de las obligaciones en la Universidad San Martín de Porres y derecho de contratos en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

En nuestro público y confeso apasionamiento por la serie Juego de tronos, compartimos esta nota producto de un análisis realizado con nuestros alumnos en el curso de derecho de las obligaciones que tuvo por finalidad resaltar los alcances de la noción del pago.

Luego del debate, llegamos a una serie de conclusiones e interrogantes no menos importantes y esenciales para un mayor análisis del caso “el pago en Juego de Tronos”.

El espisodio cuarto de la octava temporada. En este episodio Bronn se reencuentra con los Lannister, Tyrion y Jaime. Bronn, el asesino a sueldo, había recibido el encargo de Cersei de matar a los hermanos, sin embargo, Bronn sabía que Tyrion le había prometido pagarle el doble de dinero si alguien le pedía que se deshiciera de él.

Cabe recordar que Cersei le ha prometido a Bronn, por intermedio de Qyburn, que le dará Riverrun, la casa de los Tully, si cumplía con el encargo. Ante la amenaza, Tyrion le promete a Bronn, Highgarden, la casa de los Tyrell, doblando el pago ofrecido por Cersei.

En el derecho de las obligaciones, la institución del pago (no siempre implica la obligación de dar una suma de dinero), su esencia, radica en simbolizar el mecanismo más perfecto de extinguir la relación obligacional, con el debido cumplimiento de la prestación o la ejecución de la conducta (dar, hacer y no hacer) pactada en el contrato, esta conducta debe ser ejecutada de forma perfecta por el deudor en beneficio del acreedor.

El deudor, a fin de no mantener esta condición (deudor eterno), deberá cumplir la prestación en base a los principios generales del pago: identidad, integridad e indivisibilidad. Las condiciones de las obligaciones las impone el acreedor y, en consecuencia, el deudor deberá ejercer su conducta con diligencia, esto es, cumplir con la prestación en el plazo y el modo establecido. Toda conducta distinta del deudor se juzgará como incumplimiento parcial, tardío o defectuoso y por dolo, culpa inexcusable y culpa leve que atribuirá una sanción plasmada vía acción extrajudicial, judicial o arbitral[1].

La buena fe contractual y el pacta sunt servanda siempre mantienen conexión perfecta con el pago efectuado por el deudor en favor del acreedor, lo cual permitirá realizar un análisis favorable o desfavorable cuando el deudor defienda la ejecución de su obligación conforme al contrato (el pago).

Durante nuestra última clase debatimos en torno a la frase característica de los Lannister en la serie: “Un Lannister siempre paga sus deudas”. Entre comentarios muy acertados los alumnos destacaron que para los Lannister la frase representa el respeto al principio de seguridad jurídica, la importancia del cumplimiento de los contratos y la garantía de la palabra. Finalmente, resaltaron la jerarquía de los principios de la buena fe contractual y del pacta sunt servanda.

Dentro del desarrollo del debate se dejaron en el tintero las siguientes interrogantes académicas:

  1. ¿Cuántos deudores mantiene Bronn?
  2. ¿La conducta de Bronn implica un incumplimiento de la obligación con Cersei o mantiene cumplimiento fiel a la obligación pactada inicialmente con Tyrion?
  3. ¿La obligación de Bronn mantiene la condición de intuito personae?
  4. ¿La obligación de Bronn mantiene una condición suspensiva de la prestación?
  5. ¿Cuáles serían las implicancias de las ofertas realizadas a Bronn?
  6. ¿Podría aplicarse un incumplimiento eficiente del contrato por parte Bronn?

En una próxima oportunidad compartiremos las conclusiones a las que arriben nuestros alumnos, que unen la pasión por el curso del derecho de las obligaciones y la serie Juego de tronos.


[1] Ver los artículos del 1314 al 1322 del Código Civil peruano.