Jueza introdujo frase «Típico de machirulo» en forma de acróstico en una sentencia por violación

La noticia viene desde Argentina. La magistrada Leticia Lorenzo, conocida por usar lenguaje inclusivo en los fallos que prepara, introdujo en forma de acróstico (expresión formada por las iniciales de un grupo de palabras) la frase «Típico de machirulo» en una sentencia en la que se condenó a un hombre a siete años de pena privativa de libertad por un violación sexual.

Si bien la resolución lleva la firma los tres jueces Leticia Lorenzo, Patricia Lupica Cristo y Mario Tommasi, que integran el Tribunal de Impugnación de Zapala (Neuquén), los dos últimos no advirtieron la inclusión del acróstico, que habría sido introducido por la jueza ponente.

La sala emitió la resolución el pasado 14 de agosto. El imputado fue hallado culpable de abuso sexual con acceso carnal (violación sexual) contra una adolescente de 15 años, que se habría producido mientras ella dormía en la casa de un familiar.

La frase estaría dedicada al defensor público Pablo Méndez, ya que justamente en ese tramo la sentencia contesta sus argumentos. El letrado arguyó que no había señales de violencia en la menor, dando a entender que hubo consentimiento.

“Me resulta inadmisible el planteo realizado en sentido de ‘¿qué pasaría si el día de mañana la víctima es un hombre y la imputada es una mujer? ¿Habría violencia de género?’. El derecho a ejercer la defensa no implica el derecho a sostener cualquier afirmación como argumento válido”, indica el fallo en otro tramo.

El uso de este recurso literario en una resolución judicial ha generado algunas críticas, quienes cuestionan la presunta parcialidad de la magistrada. Marcelo Inaudi, integrante del Consejo de la Magistratura de Neuquén, calificó de ‘chiquilinada‘ la inserción de una frase ofensiva a la defensa. “Es poco serio incluir una sopa de letras o un acrónimo en un fallo donde se está mandando a una persona por siete años a prisión”, remarcó.

No obstante, la jueza se defendió señalando que “más allá de las formas, [lo importante] es discutir el fondo, donde a las víctimas de abuso se les requieren prácticamente actos de heroísmo”. “En el Poder Judicial estamos inmersos en un proceso de deconstrucción, por eso más allá del acróstico, está claro que todavía tenemos muy inmerso en nuestro ADN jurídico la lógica patriarcal”, dijo en el medio de prensa.