Irán: Abogada defensora de los derechos humanos es condenada a 38 años de prisión y 148 latigazos

Nasrin Sotudeh es abogada y defensora de derechos humanos en Irán. La conocidda letrada ha sido condenada a 38 años de prisión y a 148 latigazos por “conspirar contra la seguridad nacional” de ese país.

Lea también: La hora de lactancia como derecho de la madre que trabaja. A propósito de una reciente sentencia del TC

Nasrin Sotudeh, siempre ha representado a activistas de la oposición, incluidas mujeres procesadas por quitarse el pañuelo obligatorio, fue arrestada el pasado mes de junio y acusada de espionaje, propaganda e insultos al líder supremo de Irán.

A sus 55 años, la abogada iraní ya estuvo encarcelada entre 2010 y 2013 por actuar, según las autoridades, “contra la seguridad nacional” y difundir “propaganda contra el régimen”.

Lea también: Médicos podrían trabajar hasta los 75 años en entidades públicas

En principio, el juez Mohamad Moghiseh de la Corte Revolucionaria de Teherán informó de que la sentencia de Sotoudeh era de cinco años de prisión por “conspirar contra la seguridad nacional” y de dos años más por “insultar al líder supremo”, el ayatolá Ali Jameneí.

Sin embargo, el también abogado y esposo de la letrada aseguró a través de las redes sociales que Sotoudeh fue condenada a 38 años de cárcel y a 148 latigazos. No se han precisado los cargos por los que se condena a Sotudeh, aunque Amnistía Internacional señala que ha sido condenada por siete cargos distintos.

Lea también: ¿Se debe restituir la posición del bien si el agraviado de la usurpación era ocupante precario? [Casación 38-2010, Huaura]

¿Qué dijo Amnistía Internacional?

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado en un comunicado la condena de la abogada y señala que “no pueden explicar” las informaciones contradictorias proporcionadas por el juez y por la oficina de aplicación de penas de la prisión a la propia Nasrin Sotudeh.

La sentencia contra la abogada se conoce cuatro días después de que fuera designado oficialmente como jefe del Poder Judicial de ese país, el clérigo ultraconservador Ebrahim Raisí, quien se teme vaya a aumentar la represión en Irán.

Esta sentencia ha sido calificada como totalmente desproporcional y excesivamente lesiva contra la abogada.