¿Qué significa realmente la frase «Lex iniusta non est lex»?

La frase, en latín o español, es usualmente relacionada con la teoría tradicional del derecho natural.

0
296
Lex iniusta non est lex (“La ley injusta no es ley”). La frase, en latín o español, es usualmente relacionada con la teoría tradicional del derecho natural. Es posible encontrar declaraciones semejantes en las obras de Santo Tomás de Aquino (1224-1274), y también en las de Platón, Aristóteles, Cicerón y San Agustín.

Lex iniusta non est lex (“La ley injusta no es ley”). La frase, en latín o español, es usualmente relacionada con la teoría tradicional del derecho natural. Es posible encontrar declaraciones semejantes en las obras de Santo Tomás de Aquino (1224-1274), y también en las de Platón, Aristóteles, Cicerón y San Agustín.

El significado o importancia de la frase es controvertido. Algunos críticos de la teoría del derecho natural entienden la frase en el sentido de que las leyes injustas no tienen la categoría de “ley” en ningún sentido, y se pueden encontrar textos de escritores simpatizantes con la teoría del derecho natural que parecen apoyar esta lectura (p. ej. sir
William Blackstone (1723-1780), al principio de sus Commentaries on the Laws of England (1765-1769)).

Sin embargo, la lectura más común de Tomás de Aquino, y de la mayoría de otros teóricos relevantes del derecho natural, consiste en que una ley injusta no es ley en sentido estricto: esto es, que uno puede hablar de las disposiciones injustas como si fueran “leyes”, pero ellas carecen de algo que las leyes justas sí tienen. En la frase de Santo Tomás, las leyes injustas no “vinculan en conciencia”; los ciudadanos no tienen obligación, hablando en términos generales, de obedecerlas.


Fuente: Diccionario jurídico de teoría jurídica Brian H. Bix (Traducción de Enrique Rodríguez Trujano y Pedro A. Villarreal Lizárraga). México D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México, 2009. Disponible gratuitamente aquí.

COMPARTIR
Abogada por la Universidad Nacional de San Agustín. Egresada de la maestría de Ciencias Penales en la Universidad de San Martín de Porres y candidata a magíster por la Pontificia Universidad Católica del Perú (Derecho Constitucional).