#LoÚltimo | Fiscalía pide 26 años de prisión efectiva contra Edwin Oviedo por homicidio calificado

La Fiscalía Provincial de Chiclayo pidió 26 años de prisión efectiva contra Edwin Oviedo por el caso ‘Los Wachiturros de Tumán’. Por este mismo caso cumple 18 meses de prisión preventiva desde diciembre de 2018.

Lea también: Indecopi sanciona al CAL por presentar información falsa en investigación

El fiscal Juan Carrasco solicita esta condena contra el expresidente de la Federación Peruana de Fútbol por ser el autor mediato del homicidio de Manuel Rimarachín Cascos. Así lo asegura la fiscalía.

Según la tesis del fiscal Carrasco, Edwin Oviedo habría liderado esta banda criminal y ordenado el asesinato de por lo menos dos personas para mantener el control de la azucarera Tumán.

Lea también: Aprueban proyecto que plantea sancionar penalmente a bañistas que ensucien playas

Bajo la gestión de Oviedo, los administradores habrían manipulado los precios del azúcar para obtener ganancias millonarias.

¿Cuáles son las muertes investigadas? 

El 11 de octubre de 2012, Rimarachín Cascos fue cruelmente asesinado cuando salía de su casa en el distrito de Tumán. El trabajador azucarero recibió tres disparos de unos sicarios.

Lea también: Candidatos a la presidencia podrían postular en simultáneo al Congreso de la República

El 14 de mayo de 2015, Farro Witte fue acribillado de tres disparos por la espalda por sujetos desconocidos, quienes lo atacaron cuando se encontraba perifoneando las actividades de la huelga de los trabajadores de la empresa Tumán.

Según el Ministerio Público, la imputación contra Edwin Oviedo se basa en pruebas indirectas o indiciarias en el marco de la teoría de la autoría mediata.

Lea también: ¡Admirable! Joven invidente culmina con honores la carrera de derecho

Recién en agosto del 2015, la Policía Nacional allanó las oficinas de la empresa agroindustrial, donde halló armas de fuego y municiones. Según un informe fiscal de Lambayeque citado por Perú21, las instalaciones de la azucarera Tumán habrían sido empleadas durante la administración judicial del Grupo Oviedo para las prácticas de tiro de los miembros de la presunta organización criminal ‘Los Wachiturros’.