España: ¿Cómo se logró la censura de Mariano Rajoy?

La moción fue presentada por Pedro Sánchez, secretario general del Partido Socialista Obrero Español

En las últimas horas, una noticia ha remecido el panorama internacional. Por medio de una moción de censura presentada en el parlamento español, el ahora expresidente Mariano Rajoy fue destituido de su cargo al ser imputado de tener responsabilidad política en el escándalo de corrupción que comprometió a su organización, el Partido Popular (PP). De ese modo, se convirtió en el primer jefe de gobierno de la España democrática en ser apartado del cargo.

Lea también: ¿Qué está pasando en España?: Implicancias legales de la independencia de Cataluña

Rajoy, hasta ayer, había soportado todo el ajetreo político y el asedio de sus opositores, incluidos los independentistas catalanes. La moción fue presentada por Pedro Sánchez, secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Hace tan solo nueve días, con la aprobación de los presupuestos del Congreso, parecía una certeza la continuidad de Rajoy, al menos, hasta el 2020.

La sentencia de la trama Gürtel, en que fueron condenados diversos dirigente del Partido Popular por los delitos contra la administración pública y blanqueo de dinero; desencadenó un escándalo que no se detuvo hasta la destitución del jefe de gobierno. La Audiencia Nacional de España condenó a 33 años de prisión a Luis Bárcenas, quien había escrito el nombre de Rajoy en las cuentas manuscritas que su organización había llevado paralela a la formal. De ese modo, lo comprometieron con el sistema de corrupción institucional que formó el Partido Popular.

Lea también: ¿La intervención de Estados Unidos en Siria vulnera el derecho internacional?

Los parlamentarios del PSOE, principales partidarios de la censura, consideraron probada la responsabilidad política del presidente en el caso de corrupción de la Gürtel, era suficiente para promover la moción de censura, que fue respalda por Unidos Podemos, la Esquerra Republicana de Catalunya, Partido Nacionalista Vasco, el Partido Demócrata Europeo Catalán, Compromís y Euskal Herria Bildu. En contra el partido oficialista, Ciudadanos, Unión del Pueblo Navarro y Foro de Ciudadanos. En total 180 votaron a favor de destituir a Rajoy, siendo 176 los votos necesarios.

Horas antes de la votación, el saliente jefe de gobierno había reconocido su derrota con estas palabras: “A la vista de lo que todos sabemos, podemos presumir que la moción de censura saldrá adelante. El señor Sánchez será el nuevo presidente del Gobierno, y yo quiero ser el primero en felicitarlo”. Rajoy se despidió afirmando que dejó un mejor país del que encontró. Sin embargo, el nuevo jefe de gobierno había asegurado que la sola permanencia del líder del PP en el cargo “debilita nuestra democracia”.

Lea también: La república saharaui y el derecho a la autodeterminación

Pedro Sánchez fue ungido en la presidencia conforme a lo que establece el Reglamento del Congreso de los Diputados de 1992:

CAPÍTULO TERCERO
De la moción de censura

Artículo 175

1. El Congreso de los Diputados puede exigir la responsabilidad política del Gobierno mediante la adopción de una moción de censura.
2. La moción deberá ser propuesta, al menos, por la décima parte de los Diputados en escrito motivado dirigido a la Mesa del Congreso y habrá de incluir un candidato a la Presidencia del Gobierno que haya aceptado la candidatura.

Rajoy había perdido perdón varias veces por haber confiado en Luis Bárcenas y denunció a los que promovían su salida como aquellos que “quieren romper la unidad de España”, refiriéndose, evidentemente, a los indendentistas catalanes. Por su parte, el Partido Nacionalista Vasco decidió dar los votos necesarios para lograr la expulsión de Rajoy a cambio unas mejores condiciones económicas para la región. Pedro Sánchez tendrá que ser nombrado por el rey Felipe VI como nuevo jefe de gobierno este sábado, en medio de un complicado contexto político con diversas demandas sociales, las aspiraciones independentistas de Cataluña y los otros casos de corrupción que siguen pendientes de una resolución.