«En defensa de la Constitución». Entrevista al magistrado Eloy Espinosa-Saldaña a propósito de su nuevo libro

El magistrado del Tribunal Constitucional (TC) y profesor en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), Eloy Espinosa-Saldaña Barreraanunció hace pocos días la presentación en sociedad de su nuevo libro intitulado En defensa de la Constitución. Código Procesal Constitucional y tutela del ciudadano, que se publica bajo el reconocido sello editorial de Gaceta Jurídica.

En el novísimo texto Espinosa-Saldaña condensa su formación académica con su experiencia como magistrado del alto tribunal y nos entrega un material valioso que se inscribe en el proceso de constitucionalización del derecho que vive nuestra sociedad. 

Legis.pe aprovechó la ocasión para entrevistar al autor y preguntarle por algunas líneas generales que nos ayuden a comprender de qué va este nuevo texto. A los que deseen participar en el acto de presentación les informamos que este se llevará a cabo el miércoles 6 de marzo, a las 6:30 p. m., en la Sala de Audiencias de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica del Perú.


1. ¿Qué le motivó la elaboración de este libro?

Hoy se reclama la existencia de una constitucionalización del Derecho, así como del quehacer político, económico, social o cultural. Sin embargo, a la par de la invocación de esta constitucionalización, encontramos varios problemas. Muchas veces no se conoce qué puede contener una Constitución y, como consecuencia de ello, qué puede entenderse como constitucional o como inconstitucional.

Otras veces no se conoce qué mecanismos especiales y específicos se tiene para reclamar frente a la posibilidad de que use violen nuestros derechos, o el riesgo de que una autoridad sobrepase sus competencias constitucionalmente establecidas o deje de hacer lo que esa misma Constitución le señala como parte de sus responsabilidades. Abordar estas situaciones es la finalidad última de este libro, aunque dentro de nuevas perspectivas frente a publicaciones anteriores con similares objetivos.

2. ¿Cuáles son entonces las particularidades en este libro?

En rigor varias. En primer lugar, el libro comienza explicando en términos sencillos, pero no por ello sin rigurosidad técnica, toda la dinámica que abordan. En segundo término, se explica qué involucra una Constitución y con cuáles elementos y técnicas se cuenta para interpretarla, y poder así asegurar el cumplimiento de sus disposiciones, derechos y demás aspectos que contiene. Además, se explica cómo funcionan los diferentes procesos constitucionales, sin limitarse a contar, como muchas veces ocurre, lo previsto en las normas procesales existentes.

3. ¿A qué se refiere con esto último?

Me explico. Sin duda no está mal explicar cuál es el trámite previsto para el desarrollo de los diversos procesos constitucionales, pero aquello hoy ya resulta insuficiente. Insuficiente en mérito a que sobre esos puntos ya ha habido abundante doctrina y jurisprudencia que demuestra cómo se han planteado respuestas frente a algunos problemas que la misma realidad demuestra que ya se han venido presentando, o explicitando ciertas dinámicas y elementos que permitirían responder a problemas donde todavía no se han presentado formalmente, por ejemplo, ante un Tribunal Constitucional, o no ha recibido una respuesta uniforme.

4. Se plantea entonces un enfoque distinto para abordar temas ya trabajados, o para plantear alternativas frente a materias nuevas, o por lo menos, bastante polémicas…

Así es. No hay Estado constitucional que pueda cumplir sus finalidades si no se encuentran alternativas para materializar lo recogido o lo que se desprende de una Constitución, leída, claro está, de acuerdo con los tratados suscritos por nuestros países o con aquello que se nos presenta como costumbre internacional de obligatorio cumplimiento (ius cogens). Esto implica asumir que nadie es dueño de la verdad, y que siempre es necesario repensar lo que se suele repetir como supuestamente discutible, para que así pueda responderse a cabalidad a problemas existentes en una realidad de por si compleja y cambiante.

5. Algo más que nos quiera señalar al respecto…

Varios temas. En primer término, se hace necesario entender que en la configuración de este nuevo acercamiento a estos temas he recibido el aporte de muy destacados jóvenes constitucionalistas, con ideas y perspectivas distintas que me han proporcionado elementos para, dependiendo de cada caso, reafirmarme, matizar e incluso reformular posturas sobre estos temas. El debate con ellos ha sido muy enriquecedor, sin que ello implique, por cierto, que deje de anotar que soy yo el responsable de los sostenido a lo largo de toda esta publicación.

Además, debo señalar que esta es una de las acciones que se encuentran dentro de lo que consideramos necesario para garantizar el mayor y mejor desarrollo de lo que algunos denominan una cultura constitucional o un sentimiento constitucional. Se viene terminando ya la redacción de dos libros más, sobre las responsabilidades y límites que tienen la Administración y los jueces y juezas constitucionales en defensa de las disposiciones constitucionales interpretadas en forma sistemática por parámetros convencionalmente existentes o establecidos. Desde mi labor en el Tribunal Constitucional, estoy también comprometido en aportar al desarrollo de una perspectiva dialógica de los procesos, la mejor explicación del alcance de los votos, votos singulares y fundamentos de votos; y el cumplimiento de las sentencias, sobre todo la de aquellas con mayor incidencia social.

En todas estas labores estoy y estaré directamente involucrado y es que no se puede reclamar y conseguir lo que no se conoce. No se puede vivir en un Estado Constitucional si no se sabe con qué mecanismos específicos tutelan nuestros derechos y cómo se limita cualquier riesgo de abuso y desviación de poder. No se mantiene la legitimidad de ese Estado Constitucional si lo resuelto por jueces y juezas en la interpretación, aplicación y protección de los previsto como parámetros constitucionales o lo que se desprende de ellos.