[VÍDEO] «El sistema de justicia no es un supermercado». Entrevista a Eduardo Herrera, autor de «El cerebro corrupto»

Eduardo Herrera Velarde, abogado por la Universidad de San Martín de Porres, está dando mucho de qué hablar luego de la publicación de su libro El cerebro corrupto. La ley detrás de la ley (Mitin, 2019), y que por supuesto se está vendiendo bien, al punto que el autor ya ha anunciado una segunda edición.

La razón del éxito es evidente. Se trata de un texto que narra de manera cruda y descarnada las miserias de nuestro sistema de justicia, y que pone sobre el tapete la corrupción desde el punto de vista de sus eficaces operadores.

El libro se lee de un tirón y, a decir de muchos lectores, deja una sensación de fatalidad. El monstruo que dibuja el autor es tan grande que parece inducirnos a la resignación, al único camino de asumir un rol dentro de ese sistema de corrupción para sobrevivir.

En una entrevista concedida a Legis.pe, el autor niega que ese sea el sendero que ofrece el libro:

Sin duda alguna el libro no tiene la condición de dar una muestra de fatalidad. El libro tiene esperanza. Por eso es que yo al final termino planteando mi reconversión en algo más que un litigante. Yo fui un poco cobarde al huir del sistema. Yo pienso que el sistema aún se puede modificar. La única forma de modificarlo es con la voluntad de todos los actores. Yo estoy fuera hoy día, sin embargo, pienso forjar un cambio que, inequívocamente, debe darse desde adentro también. A mí me escribe gente dentro del mismo Poder Judicial y me dicen «sí, estoy cansado, me quiero ir y tu libro fue una gráfica de lo que pasa». Entonces digo «oye, no te vayas, no estás solo».

A los estudiantes derechos [hay que decirles] que el derecho penal es una rama hermosa del ejercicio. La pelota, como dice Maradona, no se debería manchar. Y yo creo que lo que tenemos que hacer es que esta generación nueva de abogados tome el impulso para hacer un cambio que necesitamos todos.

¿Pero cómo se logra eso? El autor lo tiene claro. La idea es empezar a entender que el sistema de justicia no es un supermercado, un lugar en el que uno puede tomar todo lo que quiera mientras pueda pagar:

Bueno, en principio dejar que [la abogacía] en la práctica sea una una forma de conseguir un objetivo. La profesión no es un ejercicio de resultados, es un ejercicio de medios. Y ese es un gran diferencial. [Debemos] acostumbrar al cliente a que a veces se tiene que perder porque el sistema de justicia no es un supermercado. El sistema de justicia implica que a veces te dan la razón y a veces no. Y eso en el Perú no nos gusta. Cuando hay un fallo generalmente se critica y se cuestiona tan ardorosamente que se pierde la noción de que la justicia funciona de esa forma: a veces se gana a veces se pierde y hay que respetar, eso es la institucionalidad.

¿Interesante? Mira la entrevista completa aquí.