[VÍDEO] La función de distinguir el daño del perjuicio, por Francisco Carreón Romero

Compartimos con ustedes esta excelente ponencia del juez superior y presidente de la Primera Sala Civil de la Corte Superior de Justicia de Arequipa, Francisco Carreón Romero, intitulada «La función de distinguir el daño del perjuicio».

La ponencia fue pronunciada en el Congreso Internacional de Derecho Civil. Análisis de la reforma del Código Civil, desarrollada del 23 al 25 de agosto de 2018, en la ciudad de Arequipa.


La función de distinguir el daño del perjuicio

Algunos colegas me preguntaban, Francisco, ¿por qué has escogido este tema?, ¿encuentras algún problema? Revisando los casos vi que los abogados me decían vamos a demandar por daños y perjuicios. En el Código Civil en la parte dedicada a la ejecución de las obligaciones, como la extracontractual, se hace mención a daños y perjuicios.

Lo que voy a tratar en esta disertación es señalar la distinción entre daños y perjuicios que es una distinción muy importante, con relación a la exclusión de la responsabilidad civil.

Así también, me voy a referir a la propuesta de los artículos 1984 y 1985. Estos conceptos deben cumplir una función. Nos tienen que servir para algo a quienes trabajamos resolviendo conflictos de responsabilidad civil (los operadores, los abogados cuya misión es resolver conflictos de justicia) en el ámbito de la responsabilidad civil, de hacer justicia a la víctimas. No trabajamos conceptos que no tengan ninguna utilidad práctica. Siempre, como hago en mis clases, parto de un caso, de un problema. Veamos.

Clic sobre la imagen para obtener más información del curso.

Resulta que se ha producido un accidente de tránsito y la víctima busca a un abogado quien plantea el problema y detalla que ha sufrido los siguientes daños que son postulados en su demanda. La víctima ha sufrido gastos de hospitalización, porque se le afectó en su integridad física, tanto así que perdió su pierna derecha. Han tenido que amputarle de la rodilla para abajo. Esta situación le causó a nuestra víctima una aflicción, un dolor tremendo, una intranquilidad subjetiva, moral, psicológica. Acudió al psicólogo y el psicólogo le hizo un tratamiento, un diagnóstico y pronóstico de cómo debería de superar este mal trance. Injusto, no tenía por qué ser atropellado. Sus derechos los venía ejerciendo de una manera conveniente.

Lamentablemente con este accidente sus derechos a la integridad física y psíquica se ven principalmente afectados. Su derecho al libre desarrollo se ve afectado. También tenía una actividad independiente profesional. Por dos meses no atendió a sus clientes. Sus clientes dejaron de abonarle. La víctima profesional percibía más o menos alrededor de diez mil a quince mil soles mensuales.

[Revisa el vídeo completo a continuación]