Declaración del coimputado y de testigos de referencia, así como «mala justificación» es insuficiente para condenar [R.N. 697-2018, Lima Sur]

Sumilla.- Declaración del coimputado, testigo de referencia, mala justificación e insuficiencia probatoria.- La prueba de cargo edificada sobre la declaración de un coimputado y tres testigos referenciales, así como la mala justificación, es insuficiente para desvirtuar el derecho fundamental de presunción de inocencia del acusado CLAUDIO VILLEGAS BUITRÓN, consagrado en el artículo dos, numeral veinticuatro, literal “e” de la Constitución Política del Estado; por lo que la sentencia condenatoria será revocada, absolviendo al citado procesado como autor de los delitos de robo agravado, en grado de tentativa, y homicidio  calificado, ambos en agravio de Leónidas Cáceres Ticona, de conformidad con lo dispuesto por el artículo doscientos ochenta y cuatro del Código de Procedimientos Penales. El recurso de nulidad defensivo es estimado plenamente.


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE
R.N. 697-2018, LIMA SUR

Lima, veinticuatro de agosto de dos mil dieciocho.-

VISTOS: el recurso de nulidad interpuesto por el encausado CLAUDIO VILLEGAS BUITRÓN contra la sentencia de fojas seiscientos ochenta y seis, de fecha dieciocho de diciembre de dos mil diecisiete, emitida por la Sala Penal Transitoria de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur, en el extremo que lo condenó como autor de los delitos contra el patrimonio-robo agravado, en grado de tentativa; y contra la vida, el cuerpo y la salud-homicidio calificado, ambos en agravio de Leónidas Cáceres Ticona; le aplicó las siguientes penas privativas de libertad: cinco años por el delito de robo agravado, en grado de tentativa, y quince años por el delito de homicidio calificado, imponiéndole en total veinte años de privación de libertad; y fijó las siguientes reparaciones civiles: quinientos soles por el delito de robo agravado, en grado de tentativa, y cincuenta mil soles por el delito de homicidio calificado; cuyas sumas serán abonadas por el sentenciado a favor de los herederos legales del agraviado. Con lo expuesto en el dictamen del señor fiscal supremo en lo penal.

Intervino como ponente la señora jueza suprema CHÁVEZ MELLA.

CONSIDERANDO

§. EXPRESIÓN DE AGRAVIOS

PRIMERO. El procesado CLAUDIO VILLEGAS BUITRÓN, en su recurso de nulidad formalizado a fojas setecientos dos, solicitó su absolución de los cargos incriminados. Precisó que las declaraciones del coimputado Juan Carlos Pérez Triveño no han sido uniformes, coherentes ni veraces, siendo palmaria la ausencia de corroboraciones periféricas. Indicó que la manifestación policial de Carlos Elvis Huamán Condori resulta descalificada, puesto que registra requisitorias por la comisión de diversos delitos contra el patrimonio y, asimismo, posee una bala alojada en el cuerpo, lo que le impidió ratificar su versión de los hechos. Puntualizó que conforme trasciende del acta de fojas veintiuno, el agraviado no fue despojado de sus pertenencias. Señaló que el acta de fojas ochenta no fue valorada por el Tribunal Superior, aun cuando se solicitó su incorporación en el juicio oral, destacando que dicha prueba documental permite exculparlo de la imputación formulada en su contra.

§. IMPUTACIÓN FISCAL

SEGUNDO. El factum delictivo ha sido definido tanto en la acusación escrita de fojas trescientos cincuenta y cinco, así como en el dictamen del señor fiscal supremo en lo penal (fojas treinta, en el cuadernillo supremo). De esta manera, se tiene que el primero de febrero de dos mil catorce, a las cinco horas aproximadamente, el agraviado Leónidas Cáceres Ticona se encontraba por las inmediaciones del paradero de transporte público PRIJUSAC, ubicado a la altura de la manzana I, lote uno, asentamiento humano Imperio, en el distrito de San Juan de Miraflores, a bordo de su vehículo de placa de rodaje número D cuatro F-seiscientos cincuenta, marca Toyota, lo cual fue observado por los procesados CLAUDIO VILLEGAS BUITRÓN y Juan Carlos Pérez Triveño. El primero se acercó a la víctima por la puerta del conductor y le apuntó con un arma de fuego; en tanto que el segundo se mantuvo a escasos metros de distancia con la aparente intención de vigilar para evitar que alguna persona se acerque. Con la finalidad de facilitar el robo, el procesado CLAUDIO VILLEGAS BUITRÓN le disparó un proyectil en la cabeza al agraviado, ocasionándole la muerte. Luego de ello, los dos asaltantes se dieron a la fuga, sin lograr sustraer las pertenencias.

CONTINÚA…

Para descargar en PDF clic aquí.