Condenan a ‘Gringasho’ a 10 años de prisión efectiva por tenencia ilegal de armas

Alexander Pérez Gutiérrez, más conocido como ‘Gringasho’, fue sentenciado a 10 años de cárcel por el Poder Judicial de La Libertad por el delito de tenencia ilegal de arma de fuego y municiones para arma de guerra. También se dispuso que pague una reparación civil de S/5 mil a favor del Estado.

Lea también: [VÍDEO] Esta es la conferencia que el maestro Zaffaroni dictó en San Marcos

El adolescente cumplía prisión preventiva en el penal de Cochamarca, en Pasco. Es importante aclarar que el fallo es en primera instancia, de manera que la defensa técnica del sicario podría apelar la decisión con el objetivo de reducir la pena.

Durante el proceso, Gingasho se acogió a la terminación anticipada, por lo que reconoció los delitos que le imputaba el titular de la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Trujillo, Luis Portocarrero. El Ministerio Público había solicitado 12 años de cárcel.

Lea también: Complicidad en el delito de colusión. Problemas dogmático-jurisprudenciales

Tal como se recuerda, ‘Gringasho’ fue detenido el 8 de setiembre de 2018 en el distrito de El Porvenir, en Trujillo, en posesión de una metralleta marca Benelli MR1 y una cacerina abastecida con 25 cartuchos. También tenía otras dos cacerinas con 35 balas y 18 cartuchos sueltos.

Luego de ser detenido, se le abrió proceso penal y el 11 de setiembre se le dictó nueve meses de prisión preventiva en el penal El Milagro de Trujillo. Sin embargo, el 26 de octubre fue trasladado a la cárcel de Cochamarca porque habría intentado reorganizar su banda: Los Malditos de Río Seco.

Lea también: [VÍDEO] «Los grilletes electrónicos como alternativa a la prisión preventiva». Entrevista a Julio Espinoza Goyena

Según la Policía, ‘Gringasho’ inició su accionar delictivo a los 12 años. Fue su tío, Roberto Gutiérrez Guzmán, alias ‘El Soli’, quien le enseñó el uso de armas de fuego. Incluso, fue acusado de perpetrar al menos 10 homicidios cuando era menor de edad.

En abril de 2012 escapó del Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Trujillo, exFloresta, a balazos. Un mes después cayó en Lima y fue recluido en el reformatorio ‘Maranguita’.

Lea también: Sancionarán a colegios que usen horas de clase para ensayar desfile de fiestas patrias

El 31 de diciembre se escapó de esta correccional, pero lo atraparon y lo internaron en un ambiente especial del penal de Ancón, en Lima. De este presidio salió en noviembre de 2017 tras cumplir seis años de internamiento por homicidio.