Cinco medidas para mejorar la atención a los abogados y litigantes

Hace algún tiempo, en este mismo portal, hicimos una crítica a los problemas que generaba el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial (CEPJ) con el horario de atención a los abogados y litigantes[1]. Dicha publicación provocó las iras de no pocos abogados y litigantes, cegados en su afán de imponer su punto de vista, sin tener en cuenta el de los operadores de justicia. En estas líneas queremos compartir una serie de medidas que, consideramos que debe adoptarse, para contribuir a mejorar la atención de los usuarios.

Lea también: Apuntes sobre el horario de atención a los abogados y litigantes: cuando se dictan normas que retrasan el despacho judicial

1. Como cuestión previa, los colegios de abogados deben vigilar la conducta ética de sus agremiados. Los abogados del siglo XXI han perdido el celo en el ejercicio de la defensa. No tienen cuidado en la redacción de los escritos, las demandas no son claras ni precisas, lo que retarda su calificación. Muchas veces las citas del expediente no son exactas. Los litigantes se quejan constantemente de que sus abogados no les informan del estado de sus procesos, lo que los obliga a acudir constantemente a los locales de los juzgados. Muchas veces los abogados envían a sus clientes a pedir orientación legal a los jueces, cuando son ellos quienes deben orientarlos en el trámite del proceso.

Muchas veces los abogados no estudian sus expedientes, y se presentan a las audiencias o informes orales a improvisar, sin la debida preparación. Otros litigantes se quejan de que su abogado les cobra por cada escrito que redacta, por más inoficioso que sea y sin el estudio del expediente, haciendo pedidos con fórmulas vagas como “solicita impulso procesal” en lugar de formular un pedido concreto, o “solicitan sentencia” cuando el expediente se encuentra en etapa de saneamiento procesal.

Los usuarios se quejan de que sus abogados les cobran por cada vez que vienen a preguntar por el expediente, aunque no haya logrado ningún avance o resultado positivo. Otros abogados llegan al extremo de cobrar los honorarios profesionales sin realizar ningún tipo de trabajo. En los procesos de otorgamiento de escritura en etapa de ejecución hay abogados que no son capaces de redactar una minuta, incurriendo en constantes errores, retardando así la ejecución de la sentencia de su cliente. En resumen, si los abogados ejercieran su profesión con arreglo al Código de Ética de los Colegios de Abogados del Perú[2], se evitaría la sobrecarga de las mesas de partes en los juzgados.

2. Otro punto muy importante consiste en la difusión del derecho de los abogados y  litigantes a ser oídos por los jueces de todas las instancias, en las audiencias y vistas de la causa que se realizan en acto público. Y que tienen derecho a solicitar el uso de la palabra para que sus abogados informen oralmente y que los propios usuarios tienen derecho a informar sobre hechos. Esto evitaría que los horarios de entrevistas con los jueces se utilicen para realizar alegatos o para exponer argumentos de defensa, en un horario que es para atender asuntos de mero trámite. Esta tarea deben asumirla de manera conjunta el Poder Judicial y los Colegios de Abogados.

3. En cuanto al Poder Judicial, debe utilizarse todos los medios de comunicación y las redes sociales, para difundir masivamente la existencia de la página web del Poder Judicial (click aquí), así como la existencia del servicio de Consulta de Expedientes Judiciales Superior y Supremo, difundiendo videos tutoriales para instruir a los usuarios, en el uso, paso a paso del servicio de consultas de los expedientes, e informarles que es posible realizarlas desde cualquier lugar del país o del mundo donde exista una computadora, o un teléfono o una tablet con servicio de internet. En resumen, iniciar una agresiva campaña de difusión empleando el canal del Poder Judicial y el Facebook.

4. Utilizando las herramientas tecnológicas existentes en el Poder Judicial, debe habilitarse en la página web de cada Corte Superior, un enlace en el cual los abogados o litigantes, sin necesidad de desplazarse a los locales judiciales, puedan formular sus pedidos de atención a los Juzgados.

Los administradores del Módulo o Sede al final de la jornada deben entregar los pedidos al servidor que debe atenderlos con copia al Juez. Esta propuesta no es novedosa, pues en la página web de la OCMA ya existe un registro de quejas vía web. Con nuestra propuesta, se facilita la labor de los abogados, teniendo en cuenta que éstos tienen casos en las distintas sedes de los juzgados, y muchas veces los he oído quejarse de que no les alcanza el tiempo para visitar todas las sedes judiciales donde tienen sus casos, y que no tienen dinero para contratar un séquito de procuradores o practicantes.

5. Debe capacitarse principalmente al personal de mesa de partes, y a todos los jueces y auxiliares jurisdiccionales en técnicas de atención al cliente. Necesitamos entrenamiento para ser respetuosos con los usuarios y para no caer en las provocaciones de algunos abogados y litigantes maleducados.

Consideramos que con la implementación de estas medidas se reduciría notablemente la presencia de los usuarios en los locales judiciales, se evitaría la congestión de las mesas de partes, las colas en los ascensores, y la pérdida de tiempo y dinero de los abogados y litigantes en desplazamientos a la sede del Juzgado. Por otro lado los jueces y auxiliares jurisdiccionales tendrían más tiempo para dedicarlo a la labor jurisdiccional. Esperamos que quienes toman las decisiones al interior de los Colegios de Abogados y del Poder Judicial, hagan suyas estas propuestas, de manera coordinada, en beneficio de los abogados y litigantes.


[1] Apuntes sobre el horario de atención a los abogados y litigantes: cuando se dictan normas que retrasan el despacho judicial. Disponible aquí.

[2] Disponible aquí.

Para leer más artículos del magistrado Jaime David Abanto Torres click aquí.

23 Abr de 2018 @ 09:41