Los cinco casos más polémicos resueltos por la Corte Suprema de los Estados Unidos

La Corte Suprema de los Estados Unidos es el tribunal de mayor rango existente en ese país. Las decisiones de la Corte Suprema de los Estados Unidos constituyen precedente. De manera que, sus resoluciones obligan a todas las demás cortes a respetarlas y sus fallos tienen la capacidad de derogar leyes.

Por tal motivo, Legis.pe ha enumerado los cinco casos más polémicos resueltos por la Corte Suprema de los Estados Unidos. Aquí la lista.


Caso Brown vs. Consejo de Educación

Fue una sentencia histórica en la que se conquistaron derechos civiles para los afroamericanos. La sentencia del Caso Brown vs. Consejo de Educación abrió el camino para la integración racial. La Corte Suprema de los Estados Unidos declaró que las leyes estatales que establecían escuelas separadas para estudiantes afroamericanos y blancos negaban la igualdad de oportunidades educativas. De manera que, el 17 de mayo de 1954, la corte estableció de forma unánime que las «instalaciones educacionales separadas son inherentemente desiguales». Así pues, desde la fecha, la segregación racial fue considerada como una violación de la Cláusula sobre protección igualitaria, que establecía que “ningún Estado de los Estados Unidos podrá negar a persona alguna dentro de su jurisdicción la protección igualitaria de derechos”.

Caso Lochner vs. New York

En 1905, una mayoría de cinco jueces sostuvo que una ley de Nueva York violaba la cláusula del debido proceso, al requerir que el horario laboral de los empleados panaderos fuese inferior a 10 horas al día y 60 horas a la semana. Los jueces arguyeron que la ley atentaba contra el derecho al “libre contrato”. Sin embargo, cuatro jueces disidentes rechazaron esta opinión. Entre ellos, asumió la disidencia Oliver Wendell Holmes, destacado jurista estadounidense, famoso por sus certeras opiniones jurídicas. Wendell se opuso tajantemente a los cinco jueces que sostuvieron la tesis inicial.

Aun así, la Corte Suprema de los Estados Unidos, dictaminó que la ley que limitaba el horario de trabajo de los panaderos no constituía un ejercicio legítimo de los poderes de la policía estatal, por lo que era inconstitucional. Argumentaba a favor de la libertad de contrato , y que el poder de negociación desigual era irrelevante. La opinión de la Corte fue emitida por el juez Rufus Peckham, famoso por su fuerte uso del debido proceso sustantivo.

Caso Roe vs. Wade

Norma McCorvey se convirtió en un símbolo en Estados Unidos, pues su caso consiguió que los abortos sean legales en los Estados Unidos. Pese a ello, Norma McCorvey confesaría, años más tarde, que la decisión de legalizar el aborto fue “el mayor error de su vida”. Incluso, solicitó, sin éxito, que la Corte Suprema revocada la decisión final del caso Roe vs Wade.

El fallo del caso Roe vs. Wade se produjo en 1973. McCorvey presentó el caso en 1970, mientras estaba embarazada de su tercer hijo. McCorvey dijo haber sido ultrajada sexualmente. Pese a su declaración, el caso fue rechazado y se vio obligada a dar a luz.

Sin embargo, en 1973 su apelación llegó a la Corte Suprema de Estados Unidos, donde por siete votos a dos, los jueces dictaminaron que el gobierno carecía del poder para prohibir los abortos. La decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos trascendió y marcó un hito en el mundo.

La polémica sentencia del tribunal se basó en la decisión de que el derecho de una mujer a poner fin a su embarazo y estaba sujeto a la libertad de elección personal en asuntos familiares, protegidos por la Constitución.

Caso Marbury vs. Madison

A raíz de las elecciones presidenciales de 1800, en la que Thomas Jefferson derrotó a John Adams, se desató la polémica. El caso Marbury contra Madison fue abordado ante la Corte Suprema de los Estados Unidos y resuelto en 1803.

En los últimos días del gobierno saliente de Adams, el Congreso, dominado por los federalistas partidarios de Adams, estableció numerosos cargos judiciales, entre ellos 42 jueces de paz para el Distrito de Columbia. Así, el Senado confirmó los nombramientos, el presidente los firmó y el secretario de Estado los selló y entregó las actas de nombramiento.

En pleno ajetreo, el secretario de Estado saliente no entregó las actas de nombramiento a cuatro jueces de paz, entre los que se contaba a William Marbury.

El nuevo secretario de Estado del gobierno del presidente Thomas Jefferson, James Madison, se negó a entregar las actas de nombramiento porque el nuevo gobierno estaba irritado por la maniobra de los federalistas partidario de Adams, al tratar de asegurarse el control de la judicatura con el nombramiento de solo miembros de su partido. Sin embargo Marbury recurrió a la Corte Suprema para que ordenara a Madison entregarle su acta de nombramiento.

Entre la espada y la pared. Por un lado, si el Tribunal fallaba a favor de Marbury, Madison todavía podría negarse a entregar el acta y el Tribunal Supremo no tendría manera de hacer cumplir la orden, pero si la Corte se pronunciaba contra Marbury, se arriesgaba a someter el poder judicial a los partidarios de Jefferson al permitirles negar a Marbury el cargo que podía reclamar legalmente.

El presidente del Tribunal John Marshall se abstuvo a resolver este dilema y decidió que el Tribunal Supremo no estaba facultado para dirimir este caso. Marshall dictaminó que la Sección 13 de la Ley Judicial, que otorgaba a la Corte estas facultades, era inconstitucional porque ampliaba la jurisdicción original del Tribunal de la jurisdicción definida por la misma Constitución. Y por eso no intervino.

Caso Dred Scott vs. Sandford

El caso Dred Scott fue completamente inhumano. La Corte Suprema de los Estados Unidos, en 1857, decidió privar a todo habitante de ascendencia africana, fueran esclavos o no, el derecho a la ciudadanía. Además, se le quitó al Congreso la autoridad de prohibir la esclavitud en territorios federales del país.

La decisión fue redactada por el Juez Presidente Roger B. Taney, quien irónicamente falleció el mismo día en que su estado natal de Maryland abolió la esclavitud. La decisión del juez desató la furia enardecida de los abolicionistas. Además, fue factor importante en la explosión de la guerra de Secesión, conflicto suscitado por la controversia histórica sobre la esclavitud