El delito imprudente en casos de «trabajo en equipo» [Casación 263-2017, Áncash]

Sumilla. 1. El examen de la motivación jurídica estriba en determinar si ésta es (i) congruente -si utiliza criterios aceptables -y (ii) suficientes- si la decisión interpretativa comprende las propuestas interpretativas de las partes y, en su defecto, incorpora otra racionalmente justificada-. 2. [...]

Fundamento destacado: Sexto. Que, en este caso, las sentencias de mérito estimaron que el alcalde encausado actuó con imprevisión culpable por el solo hecho de que la Municipalidad acordó la celebración del aniversario institucional con instrumentos pirotécnicos y que, al finalizar, los productos sobrantes no se guardaron en un lugar aislado y seguro del local municipal, que permitió que los encuentren unos niños, jueguen con ellos y uno de los mismos haga explosión ocasionando lesiones graves al menor agraviado.

Más allá que, desde luego, medió una infracción al deber de cuidado y la producción de un resultado típico objetivamente imputable a la infracción del deber de cuidado, ésta no puede ser atribuida al acusado Vega Vega, sino a funcionarios y/o servidores municipales no identificados. El citado procesado no puede ser responsable penal por el resultado lesivo producido —otro criterio de atribución, desde luego, corresponde desde la perspectiva del acto ilícito civil-. Por el principio de la división del trabajo en personas jurídicas, según lo detallado en el fundamento jurídico anterior, no es posible estimar que su conducta fue imprudente y se le debe atribuir criminalmente la lesión sufrida por el menor agraviado.


Sumilla. Delito imprudente.- 1. El examen de la motivación jurídica estriba en determinar si ésta es (i) congruente -si utiliza criterios aceptables- y (ii) suficientes -si la decisión interpretativa comprende las propuestas interpretativas de las partes y, en su defecto, incorpora otra racionalmente justificada-. 2. El tipo de injusto del delito imprudente está constituido, primero, por la infracción del deber objetivo cuidado; y. segundo, por la causación de un resultado típico objetivamente imputable a la infracción del deber de cuidado. 3. En el caso del denominado “trabajo en equipo” se ha de tener en cuenta la correcta relación entre los principios de confianza y desconfianza en mérito a la función del superior y su relación con el comportamiento de los funcionarios o servidores subordinados.


CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA REPÚBLICA
SALA PENAL PERMANENTE
RECURSO DE CASACIÓN N.° 263-2017, ÁNCASH

PONENTE: CÉSAR SAN MARTÍN CASTRO

-SENTENCIA DE CASACIÓN-

Lima. diecinueve de diciembre de dos mil diecisiete.

VISTOS: en audiencia pública: el recurso de casación por vulneración de precepto material e infracción de la garantía de motivación interpuesto por el encausado CLEMENTE VEGA VEGA contra la sentencia de vista de fojas ciento tres, de veinte de abril de dos mil dieciséis, que confirmando la sentencia de primera instancia de fojas cuarenta y seis, de quince de enero de dos mi dieciséis, lo condenó como autor del delito de lesiones culposas graves en agravio de Emerson Josdy Gargate Valladares a un año de pena privativa de libertad, suspendida condicionalmente por el plazo de un ano. y al pago solidario de diez mil soles por concepto de reparación civil a favor del agraviado, conjuntamente con el tercero civil Municipalidad Distrital de Acochaca – provincia de Asunción, departamento de Ancash; con lo demás que al respecto contiene.

Intervino como ponente el señor San Martín Castro.

FUNDAMENTOS DE HECHO

Primero. Que la Fiscal Provincial Penal de Asunción – Áncash mediante requerimiento fiscal mixto de fojas uno del cuaderno respectivo formuló acusación contra Clemente Vega Vega por la presunta comisión del delito de lesiones culposas graves en agravio de Emerson Josdy Gargate Valladares.

El Juzgado Supraprovincial de Paz Letrado y de Investigación Preparatoria de Asunción – Áncash por auto de fojas sesenta y dos. de veinte de octubre de dos mil quince, declaró el sobreseimiento respecto de la encausada Teresa Aniabilia López Merino. Asimismo, por auto de fojas sesenta y cinco, de la misma fecha, declaró la procedencia del juicio oral contra el encausado Vega Vega.

El Juzgado Penal Unipersonal Liquidador de Asunción – Áncash, tras el juicio oral, público y contradictorio, pronunció la sentencia de fojas cuarenta y cinco del cuaderno respectivo, de quince de enero de dos mil dieciséis, que condenó a Clemente Vega Vega por delito de lesiones culposas graves en agravio de Emerson Josdy Gargate Valladares a un año de pena privativa de libertad, suspendida condicionalmente por el plazo de un año. y al pago solidario de diez mil soles por concepto de reparación civil a favor del agraviado, conjuntamente con el tercero civil Municipalidad Distrital de Acochaca – provincia de Asunción, departamento de Áncash; con lo demás que contiene.

Segundo. Que contra la sentencia condenatoria de primera instancia el acusado Vega Vega interpuso recurso de apelación mediante escrito de fojas sesenta y seis: alzada que fue concedida por auto de fojas setenta y seis, de veintiséis de enero de dos mil dieciséis.

La Sala Mixta Transitoria Descentralizada de la Provincia de lluarí de la Corte Superior de Justicia de Ancash. absolviendo el grado de apelación, dictó la sentencia de vista de fojas ciento tres, de veinte de abril de dos mil dieciséis. Esta confirmó la referida sentencia condenatoria de primera instancia.

Tercero. Que contra esta sentencia de vista la defensa del encausado Vega Vega promovió recurso de casación, que fue declarado inadmisible por auto de fojas ciento veintisiete, de veinticinco de mayo de dos mil dieciséis. Contra esta desestimación liminar se planteó recurso de queja, el mismo que fue declarado fundado por este Supremo Colegiado por Ejecutoria de fojas ciento treinta y ocho, de uno de agosto de dos mil dieciséis. Es así que mediante auto superior de fojas ciento cuarenta y cuatro, de catorce de febrero Je dos mil diecisiete, se concedió el recurso de casación.

Cuarto. Que los hechos declarados probados en las sentencias de mérito son los siguientes:

A. El día treinta de diciembre de dos mil trece, como a las ocho de la mañana aproximadamente, el agraviado Emerson Josdy Gargate Valladares, de quince años de edad, sufrió una lesión grave en la mano izquierda con afectación de todos sus dedos, que le causó invalidez o incapacidad permanente del treinta por ciento de la aptitud física y requirió de diez días de atención facultativa por sesenta días de incapacidad medico legal. La referida lesión fue ocasionada por la detonación de un explosivo que el agraviado tomó de un ambiente de la Municipalidad de Acochaca. El accidente ocurrió en la loza deportiva del distrito de Acochaca, provincia de Asunción, departamento Ancash.

B. La gravedad de la lesión y la causa de la misma se verificó con la pericia medico legal practicada por el médico legista, quien se sometió a examen en el acto oral. El hecho de que el menor agraviado cogió el explosivo de los ambientes de la Municipalidad de Acochaca se estableció con las declaraciones no cuestionadas del mismo agraviado y testigo Yauri Antony Gargate López.

C. El imputado Vega Vega el día treinta de diciembre de dos mil trece debió observar que a la entrada de la Municipalidad de Acochaca. junto al nacimiento, había una ruma de explosivos pirotécnicos a la vista de todos y, asimismo, debió escuchar las detonaciones de fuegos artificiales en la verbena de ese día. no obstante haberse encontrado en ese lugar hasta las once de la noche, tal como indicaron los testigos, quienes afirmaron haber escuchado los fuegos artificiales.

D. El citado imputado, entonces, infringió el deber de cuidado respecto del uso y almacenamiento del material pirotécnico que la Municipalidad adquirió para conmemorar el aniversario del distrito. La negligencia se concretó en la falta de control de los bienes y personal de la citada municipalidad, al no haber dispuesto que tanto el uso como el almacenamiento del material pirotécnico sea el adecuado en acatamiento de elementales medidas de seguridad. El encausado Vega Vega, como alcalde. tenía bajo su responsabilidad el control de esas actividades. Su desvalor de acción constituye, según dichas sentencias, el obrar sin la diligencia debida.

Quinto. Que el acusado Vega Vega en su recurso de casación de fojas ciento diecisiete de diecinueve de mayo de dos mil dieciséis, invocó como motivos de casación los de inobservancia de precepto constitucional, quebrantamiento del precepto procesal, vulneración de precepto material, infracción de la garantía de motivación, y apartamiento de doctrina jurisprudencial: artículo 129, incisos 1. 2. 3. 4 y 5. del Código Procesal Penal.

Sexto. Que, en este caso, las sentencias de mérito estimaron que el alcalde encausado actuó con imprevisión culpable por el solo hecho de que la Municipalidad acordó la celebración del aniversario institucional con instrumentos pirotécnicos y que, al finalizar, los productos sobrantes no se guardaron en un lugar aislado y seguro del local municipal, que permitió que los encuentren unos niños, jueguen con ellos y uno de los mismos haga explosión ocasionando lesiones graves al menor agraviado.

Más allá que, desde luego, medió una infracción al deber de cuidado y la producción de un resultado típico objetivamente imputable a la infracción del deber de cuidado, ésta no puede ser atribuida al acusado Vega Vega, sino a funcionarios y/o servidores municipales no identificados. El citado procesado no puede ser responsable penal por el resultado lesivo producido —otro criterio de atribución, desde luego, corresponde desde la perspectiva del acto ilícito civil-. Por el principio de la división del trabajo en personas jurídicas, según lo detallado en el fundamento jurídico anterior, no es posible estimar que su conducta fue imprudente y se le debe atribuir criminalmente la lesión sufrida por el menor agraviado.

Séptimo. Que, en estas condiciones, es patente que se interpretó indebidamente los alcances del tipo imprudente de comisión y que se aplicó incorrectamente la figura penal de lesiones culposas graves: artículos 11, 12 y 124, segundo párrafo, del Código Penal.

De otro lado, desde la motivación de la sentencia de vista, se tiene que fue incompleta o insuficiente. No incorporó en su argumentación, con la amplitud e era menester hacerlo, las propuestas interpretativas del imputado, en el remo puntualmente pertinente de la responsabilidad por imprudencia cuando se trata de trabajo en equipo y división del trabajo.

Lea también: Modificarían Código Penal para precisar sujetos pasivos en delito de lesiones leves y por violencia familiar

Octavo. Que, en conclusión, debe estimarse el recurso de casación respecto de los dos motivos aceptados: vulneración de precepto material e infracción de la garantía de motivación. Es de aplicación, además, el artículo 433, apartado 1), del Código Procesal Penal y, en tanto no es necesaria un nuevo debate para la resolución de la causa, decidiendo por sí el caso, corresponde dictar un fallo absolutorio.

Asimismo, corresponde el archivo provisional del proceso en tanto en cuanto se estimó que existe responsabilidad criminal de un cargo de la Municipalidad Distrital de Acochaca, aún no identificado.

Noveno. Que, en cuanto a la reparación civil, es de precisar que la Municipalidad Distrital de Acochaca fue incorporada a la causa como tercero civil responsable y ésta no recurrió del pago de la reparación civil a la que fue condenada, y como se trata de un hecho delictivo imprudente en el que un cargo municipal -pero no el Alcalde- incurrió en imprevisión culpable, corresponde dejar subsistente la reparación civil respecto de la aludida Municipalidad -en tanto autor indirecto-, al amparo del artículo 1981 del Código Civil: “Aquel que tenga a otro bajo sus órdenes responde por el daño causado por éste último, si ese daño se realizó en el ejercicio del cargo o en cumplimiento del servicio respectivo. El autor directo y el autor indirecto están sujetos a responsabilidad solidaria A estos efectos se tiene presente lo dispuesto en el artículo 12, apartado 3), del Código Procesal Penal, en cuya virtud: “La sentencia condenatoria […] no impedirá al órgano jurisdiccional pronunciarse sobre la reparación civil derivada del hecho punible válidamente ejercida, cuando proceda”.

Lea también: ¿Se puede aplicar el acuerdo reparatorio en el delito de lesiones leves, si la víctima es mujer y ha sido lesionada por su condición de tal, bajo la modificatoria realizada al artículo 122 del Código Penal por la Ley 30364?

DECISIÓN

Por estas razones:

I. Declararon FUNDADO el recurso de casación por vulneración de precepto material e infracción de la garantía de motivación interpuesto por el encausado Clemente Vega Vega contra la sentencia de vista de fojas ciento tres, de veinte de abril de dos mil dieciséis, que confirmando la sentencia de primera instancia de fojas cuarenta y seis, de quince de enero de dos mi dieciséis, lo condenó como autor del delito de lesiones culposas graves en agravio de Emerson Josdy Gargate Valladares a un año de pena privativa de libertad, suspendida condicionalmente por el plazo de un año, y al pago solidario de diez mil soles por concepto de reparación civil a favor del agraviado, conjuntamente con el tercero civil Municipalidad Distrital de Acochaca – provincia de Asunción, departamento de Ancash; con lo demás que al respecto contiene. En consecuencia, CASARON la referida sentencia de vista; y, en tal virtud, reformando la primera y revocando la segunda: ABSOLVIERON a Clemente Vega Vega de la acusación fiscal formulada en su contra por delito de lesiones culoosas graves en agravio de Emerson Josdy Gargate Valladares.

II. ORDENARON se archive el proceso definitivamente respecto de dicho encausado y se anulen sus antecedentes policiales y judiciales.

III. MANDARON se archive el proceso provisionalmente respecto del hecho delictivo imprudente, con conocimiento de la Fiscalía Suprema para los fines de ley.

IV. PRECISARON que el monto de la reparación civil fijada para su pago por la Municipalidad Distrital de Acochaca – provincia de Asunción, departamento de Ancash, ascendiente a diez mil soles, permanece SUBSISTENTE y debe ser cumplida por aquélla.

V. DISPUSIERON se remita causa al Tribunal Superior para los fines de ley.

VI. HÁGASE saber a las partes personadas en esta sede suprema. Interviene el señor juez supremo Carlos Ventura Cueva por vacaciones del señor juez supremo Iván Sequeiros Vargas.

Descargar el PDF de la resolución completa