Bicimensajeros logran primer convenio colectivo por beneficios laborales

El pasado martes 5 de febrero, los sindicatos y empleadores de Suiza concretaron un acuerdo a fin de proteger los derechos laborales de los mensajeros en bicicletas o bicimensajeros, un sector en ascenso en todo el mundo, pero en el que aún rigen condiciones precarias con la llegada de multinacionales y su abrumadora implementación de aplicaciones en línea.

Lea también: Notario es condenado a 4 años prisión suspendida por falsedad ideológica [lea la resolución]

Este acuerdo colectivo es pionero para el sector en toda Europa y se aplicará a partir del 1 de mayo. Se estima que el acuerdo beneficiará inicialmente a 600 bicimensajeros en Suiza, aunque los promotores del pacto esperan elevar este número a 2.000 trabajadores a medio plazo.

Lea también: Confirman sanción a Gloria y Nestlé por publicitar productos como si fueran leche [lea la resolución]

Uno de las aspectos más destacables del convenio es la fijación de un salario mínimo para estos mensajeros, diferente según el cantón suizo, pero que en líneas generales permitirá que al menos un 60% de los repartidores en bicicleta del país tengan unos ingresos anuales equivalentes a entre 39 mil y 43 mil euros.

Lea también: Dictan prisión preventiva contra joven procesada por «pepear» a tres chicos

El convenio tiene periodo indefinido

Válido por un periodo indefinido, el convenio también otorga a los trabajadores suplementos salariales en caso de trabajar los domingos, así como protecciones en caso de baja por enfermedad, paternidad o maternidad. Así lo informó la televisión pública suiza RTS.

Lea también: Joven demandará a sus padres por concebirlo sin su consentimiento

Incremento de compras por internet

Un amplio desarrollo ha registrado la industria de la mensajería en el mundo durante las últimas tres décadas. Las aplicaciones de compra y venta por internet han incrementado masivamente la adquisición de bienes por otros medios.

Desde hace unos años esto ha venido acompañado de servicios en los que cualquier persona puede ofrecerse a llevar a cabo envíos a cambio de remuneraciones individuales, un sistema que ha abaratado costes para las empresas, pero que a la vez ha aumentado la precariedad del sector.