Autoría y participación en los delitos funcionariales, por Ramiro Salinas Siccha

En esta última conferencia, el Dr. Ramiro Salinas Siccha diserta sobre la “Autoría y participación en los delitos funcionariales“. Su ponencia tuvo como punto de partida, una sugerente pregunta realizada por el moderador.

Doctor, ¿por qué los delitos de corrupción de funcionarios?, ¿por qué se ha interesado tanto? La respuesta del juez y maestro a continuación.


Los actos de corrupción ustedes lo saben mejor que yo, pues un acto de corrupción es el uso doloso de las funciones o del patrimonio del Estado para beneficio personal del funcionario o servidor público, de su familia y de sus allegados.

Por los actos de corrupción el sujeto público, es decir el funcionario o servidor público deja de lado los altos intereses del Estado, que es buscar el bien común y por supuesto, antepone sus apetitos personales, sus preferencias personales y cuando eso sucede se pone en cuestionamiento la existencia misma del Estado.

Por eso empecé por ahí, poniendo como un ejemplo, el Consejo Nacional de la Magistratura, que ya no existe más ni existirá y ahora están creando otra institución, fíjense cuáles son las consecuencias de los actos de corrupción que también socava en forma gradual el Estado constitucional de derecho. Acuérdense del año 1990, donde había muchos actos de corrupción, pero como decía Roy Freyre no se procesaban muchos actos de corrupción y por ahí aparece el caudillo, por ahí apareció el expresidente que he dicho, no va a decir su nombre y por supuesto con el nombre de que va a luchar contra los actos de corrupción cerró el Congreso, cerró el poder judicial y, por supuesto, el pueblo quiere que se luche contra la corrupción, quiere que no haya corrupción y no solamente en el año 90. […]

Lea también:Autoría y participación. Bases para una aproximación realista

La empresa trasnacional Odebrecht ha puesto en jaque al modelo económico del Estado porque como hay mucho dinero sucio como luego vamos a ver, se materializa el delito de lavado de activos, y por supuesto el delito de lavado de activos lesiona en forma flagrante al sistema económico del país y por supuesto luego también vamos a volver a lo mismo que la corrupción genera pobreza económica por supuesto si se llevan 35 millones de dólares el funcionario público o servidor público, ya no hay dinero para atender las necesidades básicas de la población más necesitada del Perú pero lo más terrible es que genera pobreza ética; ya nadie cree en las instituciones, todo se compra, todo se vende, por supuesto contra eso tenemos que estar en contra los hombres y mujeres de derecho.

Los actos de corrupción y esto está de moda, todo el mundo lo viene diciendo, los más entendidos en actos de corrupción desde los especialistas de las Naciones Unidas, vienen hablando que los actos de corrupción afectan, lesionan los derechos humanos de las poblaciones más vulnerables de los países, los delitos de corrupción afectan directamente los derechos humanos de las personas. El Estado no puede atender las necesidades básicas de la población, no puede poner postas médica y por supuesto la gente se muere por una mínima enfermedad, no puede hacer carreteras para acercar a los pueblos, no puede hacer servicio de alcantarillado o agua y desagüe, y como no puede hacer, la población más necesitada reclama y sale en marchas reclamando al estado que le pongan agua y desagüe y por supuesto el estado responde que no hay dinero por supuesto que dinero va a ver si por ahí alguno ya se lo llevó 35 millones, 20 millones de dólares.

Los actos de corrupción en el Perú son realizados por medio del crimen organizado y ya hemos dado una charla el año pasado, el crimen como empresa se organiza para robarle al Estado. […]

Lea también: Veinte preguntas sobre autoría y participación tomadas por el CNM. ¿Puedes resolverlas?

Naciones Unidas etiqueta los problemas de corrupción como un flagelo mundial y lo dice en su preámbulo y para que ustedes también entiendan que hay oenegés en el Perú que están denunciando actos de corrupción y nosotros nos preguntamos y ¿con respaldo de quién? esta convención les da el respaldo, les da el amparo jurídico y fíjense que nos dice en su preámbulo, que la prevención y control de la corrupción es responsabilidad de todos los estados y en consecuencia éstos deben cooperar entre sí con el apoyo y la participación de personas y grupos que no pertenecen al sector público: la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales y las organizaciones de base comunitaria para que los esfuerzos sean eficaces contra este flagelo mundial. […]