¿Cuándo se aplica el principio de irrenunciabilidad de derechos laborales?

0
1589
Otro interesante vídeo del microprograma «Referente jurídico del día» que, con acierto, edita la Academia de la Magistratura. Sin más preámbulo, les dejamos a continuación las reflexiones del Dr. Jorge Toyama Miyagusuku, sobre la aplicación del principio de irrenunciabilidad de derechos laborales.

Otro interesante vídeo del microprograma «Referente jurídico del día» que, con acierto, edita la Academia de la Magistratura. Sin más preámbulo, les dejamos a continuación las reflexiones del Dr. Jorge Toyama Miyagusuku, sobre la aplicación del principio de irrenunciabilidad de derechos laborales. 

Para quienes no puedan reproducir el vídeo, también hemos transcrito sus primeras apreciaciones. 


La irrenunciabilidad de derechos ¿cuándo aplica? La irrenunciabilidad es uno de los principios más usados, más reclamados, pero ¿cuándo realmente corresponde que un juez aplique este principio?

Lea también: El principio «in dubio pro operario», por Jorge Toyama Miyagusuku

Primero, tiene que haber un derecho que nazca de una ley. La ley o el convenio colectivo tienen que reconocer un derecho; y en segundo lugar, tiene que haber un acto expreso del trabajador renunciando a ese derecho.

Lea también: Las 10 sentencias laborales más importantes en lo que va del 2017

Por eso, los ejemplos más comunes donde cabe aplicar el principio de irrenunciabilidad de derechos y, en consecuencia, [declarar] nulo el acuerdo o la aceptación del trabajador que disponde de ese derecho, son por ejemplo, cuando en una liquidación de benficios sociales el trabajador siempre firma y dice «acepto que he cobrado todos los beneficios laborales y no me deben nada». Si hubiera algo que reclamar corresponde aplicar este principio de irrenunciabilidad de derechos y es nula esa renuncia. O segundo, cuando en un contrato de locación de servicios, de honorarios profesionales, se dice ahí «yo locador de servicios declaro que no tengo ningún derecho laboral», pero en realidad, por primacia de la realidad, [si] es un trabajador dependiente, esa persona puede reclamar luego derechos y beneficios laborales, pese a que firme a un acuerdo.

¿Cuando no se aplica el principio de la irrenunciabilidad de derechos?

Por ejemplo, cuando el trabajador disponde de un derecho nacido de un contrato de trabajo. Por ejemplo, en su contrato de trabajo se acordó pactar un sueldo de 1000 soles y por acuerdo individual luego la trabajadora acepta 900 soles.

Lea también: Casación 8983-2015, Del Santa: Desnaturalización de la tercerización

O por ejemplo, cuando un trabajador no reclama ningún derecho. Por ejemplo, cuando un trabajador tiene un hijo menor de edad, pero nunca reclamó este derecho llamado asignanción familiar reconocido en la ley. Nunca reclamó ni tampoco dijo que tenía hijo. Es más, le preguntaron «¿tienes un hijo?» y él dijo «no tengo hijos». Acaba el contrato de trabajo y luego reclama la asignación familiar. «Usted no me ha pagado la asignación familiar». Efectivamente, no le han pagado, pero es porque él no ejerció un derecho, que es haber señalado al empleador que tenía hijo. Es más, le preguntaron si tenía un hijo y él dijo que no tenía. En este caso no cabe la irrenunciabilidad de derechos. Tampoco cabe cuando hay un despido del trabajador…

[CONTINÚA]

¿Cabe la aceptación tácita de la reducción de sueldos?

Aquí les dejamos los comentarios del doctor Toyama frente a un sonado caso en el que un trabajador habría renunciado «tácitamente» a la reducción de su sueldo. El doctor sostuvo que solo debería proceder en caso de que la renuncia sea expresa.