Juez supremo Ángel Romero: «IDL pretende enturbiar la elección del señor José Luis Lecaros como nuevo presidente de la Corte Suprema»

Compartimos con ustedes el comunicado a la opinión pública que emitió el magistrado supremo Ángel Romero Díaz, a quien el Instituto de Defensa Legal señala como un juez vinculado a una organización criminal.

A LA OPINIÓN PÚBLICA

El Instituto de Defensa Legal (IDL), con absoluta maledicencia y sesgo informativo, pretende enturbiar la elección del señor José Luis Lecaros como nuevo presidente de la Corte Suprema, sosteniendo la temeraria premisa de haber sido apoyado por “Jueces Supremos vinculados a organizaciones criminales”, señalándome como uno de ellos. En principio, si voté o no a favor del señor Lecaros, queda en la reserva a la cual tengo derecho.

Lo que no puedo permitir es que IDL me involucre en algo inexistente como es integrar una organización criminal. Alude a un informe fiscal donde consta la declaración de un colaborador eficaz que señala: “El señor Mendoza se reunió con otras dos personas para que NO se elija a Ángel Romero Díaz Juez Supremo”. Curiosa pertenencia a una organización criminal: sus integrantes no querían que se me nombre y a pesar de lo declarado “pertenezco a ella”. Tremenda inconsistencia verificable fácilmente acudiendo a Google (Informe Fiscal Sandra Castro 15 de agosto 2018, página 13).

Además de la inconsistencia de la declaración eficaz señalada -la cual obviamente no ha podido ser corroborada- el juez de la causa deberá aprobar la misma en extremos que no se me involucre. Lamentablemente, la conocida acuciosidad de IDL no llega a ser tan prolija y por ello fácilmente pueden agraviar la honra de las personas, hecho que no permitiré y tendrá como respuesta las acciones que me franquea la ley.

Por otro lado, IDL califica como “arbitraria” la decisión tomada por el pleno de la Corte Suprema de no aceptar la reconsideración de un acuerdo que limitaba la elección del actual Presidente, hasta completar el periodo de quien en su momento renunció. Falso: lo decidido en una votación es democracia pura, como lo es la tomada por mis apreciados colegas de votar en blanco.

Todos los funcionarios públicos, incluidos los magistrados del Poder Judicial, estamos sometidos al escrutinio de la prensa. La libre expresión es pilar de la democracia. Sin embargo, algunos padecemos un apabullamiento mediático permanente, inconsistente y malévolo que no solo afecta nuestro honor sino también a nuestros entornos familiares. Es hora de levantar la voz contra esta práctica perversa disfrazada de opinión seria y objetiva.

Lima, 7 de diciembre de 2018
Angel Romero Diaz