Aldo Figueroa reconoce conversaciones con Walter Ríos, pero niega haberse reunido con él

Compartimos el comunicado emitido por el juez supremo Aldo Figueroa, en el que explica sus vínculos con la organización criminal denominada «Los cuellos blancos del Puerto». Así pues, reconoce las conversaciones telefónicas con el destituido juez Walter Ríos, aunque niega haberse reunido con él o con el empresario Mario Mendoza.

Por estos vínculos, Figueroa Navarro decidió inhibirse de integrar la sala suprema que resolverá la casación interpuesta por Keiko Fujimori, para revertir la prisión preventiva que pesa sobre ella.

Cabe añadir que en otro de los audios propalados, se oye a Figueroa intercediendo ante Walter Ríos para la contratación como jueza supernumeraria de Mónica Hoyos. La abogada, en efecto, fue designada por Ríos, entonces presidente de la Corte Superior del Callao, como magistrada de esa sede judicial.


COMUNICADO DEL JUEZ SUPREMO ALDO MARTÍN FIGUEROA NAVARRO

Frente a la propalación de unos audios, en el Programa Cuarto Poder, el Domingo 9 de los corrientes, me veo en la obligación de precisar lo siguiente:

1. Nunca desconocí mis conversaciones con el señor Walter Ríos. Haberlo hecho, en el marco de un dialogo privado e informal, no evidencia un vínculo de amistad que, si incluso fuese cierto, se está ante una conducta inocua, intrascendente y que no afecta mi juicio y criterio a la hora de ejercer la magistratura en el Poder Judicial.

Tampoco me he reunido con el señor Ríos ni con el señor Mario Mendoza. Como expresé anteriormente, conocí a este último en una ceremonia institucional por el Día del Juez.

2. Ante ello, cursaré una comunicación a la Comisión de Ética del Poder Judicial para que evalúe lo expuesto y sus eventuales connotaciones. Sin embargo, me preocupa, desde un punto de vista institucional, que ante lo difundido, se vincule a mi permanencia como Presidente del Colegiado donde se ventila el proceso de casación en giro N° 358-
2019.

3. Esto pone en duda mi imparcialidad como Magistrado, sin que exista un motivo real para hacerlo, ya que el contenido de los audios en cuestión no solo es inocuo desde un punto de vista funcional sino que no tiene ningún vínculo con el proceso de casación citado.

4. Por el fragor de la discusión asociada a este caso, se está perjudicando la institucionalidad del Poder Judicial, al establecer una serie de especulaciones e intromisiones que perturban el desarrollo de este proceso que, como cualquier otro, debe llevarse a cabo dentro del marco de un Estado Democrático y de Derecho y resolverse con decisiones que, por lo demás, son colegiadas, esto es, con el voto de los otros cuatro señores Magistrados, que conocerán este proceso.

5. Al respecto, las declaraciones formuladas por señores Congresistas de diversas bancadas, en uno u otro sentido, sobre las condiciones para el desarrollo del presente proceso de casación, mellan precisamente la tranquilidad e intangibilidad de un proceso en marcha.

6. Finalmente, considero que las instituciones trascienden a las personas. Frente a estas circunstancias, en defensa de mi honor y una trayectoria profesional y académica de más de treinta años –para cuyo sustento adjunto mi hoja de vida a fin que sea publicada– e igualmente del Poder Judicial, como institución autónoma e independiente, ME INHIBO por decoro del conocimiento de la Casación N° 358-2019, para que no se ponga en tela de juicio mi imparcialidad en la resolución del caso.

Lima, 11 de junio de 2019