Absuelven del delito de tentativa de feminicidio a Adriano Pozo, expareja de Arlette Contreras

Tal como se había anunciado, hoy a las 5:00 p.m. se dio lectura, en una sesión reservada, a la sentencia del caso de la joven Arlette Contreras, quien fue agredida salvajemente por su expareja Adriano Pozo Arias en un hotel de Ayacucho.

Lea también: El delito de feminicidio. Entrevista a Luis Pacheco Mandujano [Caso Arlette Contreras]

Mediante la cuenta oficial de Twitter, se anunció que la Corte Superior de Justicia de Ayacucho absolvió a Adriano Pozo, quien fue acusado por intento de feminicidio y tentativa de violación sexual en agravio de Arlette Contreras. Asimismo, se le impuso una reparación civil de 100 mil soles.

Lea también: Lea la sentencia que absolvió a Adriano Pozo, expareja de Arlette Contreras

Antecedentes

Como se recuerda, Adriano Pozo Arias golpeó de manera brutal a Cindy Arlette Contreras en un hotel de Huamanga, el 13 de julio del 2015. Esta noticia indignó a la opinión pública después que se conociera que pese a las grabaciones del hotel, en el que se registra el feroz ataque de Adraino Pozo Arias, el Juzgado Colegiado de Huamanga —integrado por los jueces Nazario Turpo Coapaza, María Pacheco Neyra y Edgar Sauñe de la Cruz—, decidiera absolverlo de los delitos de feminicidio y violación sexual, y condenarlo solo por lesiones leves, imponiéndole apenas un año de prisión no efectiva. Para los magistrados, el estado de ebriedad del agresor y los celos que motivaron su reacción, constituían una atenuante.

Lea también: Alcances típicos del delito de feminicidio [Acuerdo Plenario 1-2016/CJ-116]

La defensa de Cindy Arlette Contreras apeló dicha sentencia al considerar que no se tomó en cuenta la versión completa de un testigo del hotel Las Terrazas, ubicado en el distrito ayacuchano de San Juan Bautista, y los vídeos de las cámaras de seguridad que registraron la agresión del sujeto contra su expareja. Su defensa estuvo a cargo del abogado Benji Gregory Espinoza Ramos, quien además alegó defectos de motivación de la sentencia absolutoria.

Lea también: Caso Cindy Contreras: Los perversos argumentos jurídicos de la Sala Penal