“El discurso de la mano dura es el discurso que baja de los Estados Unidos, es un simple discurso de un demagogo neoyorquino (político), que ahora se lo está vendiendo a México y cobrándole millones de dólares por las conferencias que va a dar, con las consecuencias terribles que todos estamos viendo, una masacre de treinta mil muertos, quince mil muertos el año pasado, etc. Pero esa es una cosa publicitaria.

Miente por otra parte; miente porque no es cierto que en Nueva York (el delito) haya bajado; bajó el número de delitos, pero bajó en todo Estados Unidos porque en la época que él hizo una gestión había una política de pleno empleo. De modo que si a mí me dan los mismos elementos; política de pleno empleo, suben los salarios, me dan algunos fondos para mejorar la policía y me permiten depurar la policía de algunas corrupciones, claro que el delito va a bajar. Eso fue lo que realmente hizo. Tolerancia cero, mano dura, etc. son slogans, slongas demagógicos para obtener votos (…)”.