En un mundo competitivo, la especialización y la selección darwiniana justifican estudiar y estar al día.

Como ya nos tiene acostumbrados, el juez español José Ramón Chaves, con el humor que le caracteriza y sin ningún ánimo dogmático, ha lanzado veinte consejos para los jóvenes abogados que salen hoy al campo de batalla de los juzgados y tribunales. Disfruten y tomen nota


 

1. Nada de esperar mirando las musarañas a que llegue el cliente

En un mundo competitivo, la especialización y la selección darwiniana justifican estudiar y estar al día. Hay que especializarse y disciplinarse para conocer el derecho vigente y la última jurisprudencia. Preparar el caso concreto está muy bien pero mejor está forjarse un poso de conocimiento general que proporcione esa valiosa herramienta que es la intuición jurídica.

Hay crisis pero no es buena idea flotar en el naufragio en medio del océano contando las horas. Me viene a la mente la conocida fábula de las moscas: «Erase una vez dos moscas que se posaron en la leche de un caldero. Una de ellas, la más fuerte, comprendió que sus patas se hundían en el líquido y no podría salir y se abandonó a su mala suerte. La otra, más tenaz, decidió mover sus alas y patas rápidamente hasta que se formo una capa de nata que le permitió un punto de apoyo sólido desde el que moviendo las alas pudo pudo salir volando».

Vídeo: Cómo ser abogado penalista, por Alberto Giordano.

2. Lealtad con el cliente

El abogado no es un buitre carroñero ante el cliente sino un águila imperial que luchará por los polluelos. Hay que decir la verdad al cliente y saber decirla: más vale una vez rojo que ciento colorado. Además, si se hacen escritos bien está mandarle copia al cliente. No importa que no entienda la jerga forense, porque lo que entenderá es que su abogado está trabajando en su caso.

Lea también: La feminización del derecho penal.

También  hay que frenar la voracidad del cliente y pedir lo razonable. Aquello de pedir mucho para que te den menos, o de construir la demanda con «ruido y furia» hay que dejarlo para las demostraciones cinematográficas de poder de King-kong, golpeándose el pecho.

La razón puede perderse si se reclama un disparate.

3. Saber escuchar al cliente antes de hablar

Cuando se recibe al cliente a quemarropa, hay que tener presente el consejo dado por John Wayne para los jóvenes actores: «Habla bajo, habla despacio y no digas demasiado».

4. Jamás digas al cliente que el pleito está ganado

O que la sentencia se dictará en unas fechas aproximadas. Son variables difíciles de  controlar y todo pronóstico fallido resta credibilidad al profeta. Las buenas noticias se dan cuando llegan.

Lea también: Si en las salas de la Corte Suprema hay jurisprudencia contradictoria, ¿qué se les puede pedir a los jueces de inferior jerarquía?

5. Valentía al encarar un pleito

Todo está en los libros. Todo puede estudiarse y defenderse, pero eso sí, con esfuerzo e incluso en expresión de Churchill, con «sangre, sudor y lágrimas». Cortar y pegar está bien, pero mejor es leer y estudiar el caso. Siempre se descubren ángulos y perspectivas nuevos.

Por supuesto, no asustarse por el adversario: David vence a Goliat más de lo que creemos.

Y si es una apelación nada de repetir la demanda: hay que tomarse el tiempo para justificar la apelación en términos sucintos, claros y realmente críticos.

Lea también: Carta a un joven abogado

6. Mantener la coherencia entre los escritos procesales

En lo contencioso-administrativo se impone una atenta labor de cotejo entre solicitud administrativa, reclamación o recurso, demanda y escrito de conclusiones, para evitar la condena de «desviación procesal».

7. No todo es «pescar» jurisprudencia en la vida

Muchos abogados se dedican a bucear hasta encontrar el caso lo más parecido posible al planteado y entonces a utilizarlo de pilar argumental. A veces no hay jurisprudencia aplicable o si la hay, la misma está superada o en trance de ser cuestionada. Más importante que la sentencia citada es la argumentación que la explica y extrae su fruto. Además, si se busca jurisprudencia hay que pescar en todas las aguas: en la jurisprudencia menor, en la constitucional, en los dictámenes o incluso en jurisprudencia de otros órdenes jurisdiccionales pues a veces hay soluciones comunes para disciplinas diferentes.

Lea también: Miguel Carbonell: La negociación jurídica y el «método Harvard»

8. Formarse en las disciplinas transversales

El Derecho es un universo y bastante es conocer algunas esquinas y vericuetos. Una gran disciplina muy olvidada es el Derecho Procesal y es tremendamente útil. El mejor cirujano de corazón del mundo fracasará si no sabe como leer un historial clínico, cómo esterilizar, quién debe acompañarle en su operación, los tiempos de ejecución, si no conoce los efectos de la anestesia o el protocolo de atención al paciente. Un incidente, trámite o argucia procesal puede hacer ganar un pleito «perdido» o perder un pleito «ganado».

9. Las demandas, contestaciones o recursos deben ser breves

Aquí el tamaño no importa. No son tesis doctorales ni tampoco deben emular a Proust: los jueces no están para magdalenas.

Típico escenario.
Típico escenario.

10. Hay que estructurar, ordenar y rotular los alegatos (escritos o verbales)

Cuando se escriben unas alegaciones o cuando se expone un alegato verbal hay que estructurarlo, ordenarlo y con rótulos. Los puzzles, rayuelas y desorden están bien para el cine independiente pero no para la vida real. Si algo (un argumento y la tesis consiguiente) no puede resumirse en un rótulo de tres líneas, mejor no decirlo.

Lea también: Casación N° 841-2015, Ayacucho: Defectos administrativos subsanables carecen por sí solos de relevancia penal

11. Nada de mandar escritos «en caliente»

Un escrito de alegatos no es una pizza sino un delicatessen y para eso hay que tomarse tiempo y si es posible, consultarlo con la almohada. Es increíble como varía la perspectiva e impresión de un mismo escrito cuando es releído por su autor veinticuatro horas después. Solo puede mejorar.

12. Humildad

Hay que barajar la posibilidad de que estemos equivocados y que el enfoque sea incorrecto o manifiestamente mejorable. Nada mejor que contrastar el asunto con un colega. El distanciamiento enriquece.

13.  Cuidar la sintaxis y el léxico

Precisión y frases cortas. Resulta contraproducente un mensaje mal escrito, con erratas, errores o indigerible. Es cierto que las sentencias suelen ser un ejemplo de literatura plúmbea con ecos del Ulises de Joyce pero no por ello el abogado debe incurrir en el vicio que critica.

Lea también: PJ crea juzgado tributario y aduanero en Puno para combatir contrabando, piratería y defraudación

14. Nada de aluvión de sentencias, citas jurisprudenciales enormes y reiteradas

Pocas sentencias y citadas en extracto: solo el fruto interesa. Un pleito se gana como se amarra un novillo en un rodeo: rapidez y precisión. Y por supuesto, procurar no fundamentar toda una demanda en artículos de la Constitución. Se necesitan algo más que los diez mandamientos para demostrar que se tienen méritos para ir al cielo o para no ser condenado.

15. No despreciar nunca los hechos

Contrariamente a lo que se piensa la inmensa mayoría de los pleitos son controversias sobre premisas de hecho, hay que tener presentes las cargas de prueba y principios de utilidad y pertinencia.

16. Poca calderilla

Latinajos pocos pero bien administrados. Citas de doctrina y autoridades menos todavía.

17. No abandones el pleito a su suerte tras las alegaciones o conclusiones

Entre el vencimiento del pleito y la sentencia suele haber un dilatadísimo lapso temporal en el cual puede haberse dictado una sentencia o aprobado una norma favorable a la tesis sostenida en el pleito, y siempre puede y debe aportarse antes de dictarse sentencia.

Lea también: La siesta en el trabajo, ¿debe ser un derecho fundamental?

18. Recursos, protestas y pataletas, las justas

Hay que librar las batallas procesales que puedan ganarse y no enzarzarse en cuestiones menores o colaterales.

19. Elegancia y respeto hacia el juez y los abogados contrarios

Trata al abogado contrario como te gustaría que te tratasen. Nada añade la algarada ni el ataque personal, y puede ser factor decisivo de la imposición de unas costas o de una sentencia dura.

Lea también: ¿Sabes cuáles son los catorce métodos de interpretación jurídica?

20. Exigir al cliente la provisión de fondos o anticipo

Y por supuesto, si estamos dispuestos a llevar el litigio como si fuera cosa propia, cumpliendo esas reglas, estaremos en condiciones morales de exigir al cliente la provisión de fondos o anticipo. Sin complejos. Si no lo entiende, no será un buen cliente.

Uno de nuestros memes jurídicos en nuestro fan page: Legis.pe - Pasión por el derecho.
Uno de nuestros memes jurídicos en nuestro fan page: Legis.pe – Pasión por el derecho.