Una de las ideas básicas (quizás el núcleo central de mi libro, ¿Cómo hacer una tesis y no envejecer en el intento?) de la metodología de la investigación consiste en su naturaleza progresiva, paulativa y ascendente. Nadie aprende de golpe a elaborar una tesis si antes no ha emprendido (y, de preferencia, acabado) informes o reportes, artículos, ensayos y monografías. En general, una buena tesis va precedida de más de un esfuerzo preliminar.

Lea también: ¿Dónde van las cuestiones metodológicas de la tesis?

Una de las mejores vías de acceso al mundo de la pesquisa descansa en la confección de reseñas o, como se conocen en otros países, rescensiones. La reseña se trata de una noticia o de un comentario, por lo general de corta extensión en torno a una obra, que se publica en un revista (de aparición periódica) o en un libro y, desde el boom informático o digital, en blogs, notas de Facebook, etc.

Lea también: La confusión entre «plan», «proyecto» y «tesis» propicia graves problemas de contenido.

La reseña puede ser crítica o constructiva. No es conveniente, sin embargo, que sea tan demoledora que nos conduzca al subjetivismo negativo y de paso a la enemistad perpetua, como tampoco exultante que nos lleve a la apología descarada y, de allí a la servidumbre intelectual: la equidistancia y la objetividad son, como siempre, aconsejables, pero, como en todo puede haber excepciones. Si el libro o el artículo es tan malo mejor no reseñarlo porque no vale la pena, pero en los trabajos valiosos pueden encontrarse yerros, perspectivas disímiles a las nuestras, hipótesis o conclusiones discutibles, uso de herramientas inadecuadas, etc. El mundo intelectual es el mundo del respeto, pero no de la reverencia. Más aún en el universo académico que es más exigente y profesional. La ironía bien vale, sobre todo si es elegante, más no el sarcarsmo que es mejor desterrarlo.

Lean también: Cosas que debes saber antes de meterte en un juicio.

Una reseña básicamente encierra dos partes. Una informativa que relata el contenido del libro o del artículo (se reclama una lectura integral o, eventualmente, una reiterada y, mejor todavía, estudiada). Una reseña sobre un libro o artículo no leido no es sino una exhibición de frivolidad intelectual. Dicho sea de paso muy común. La segunda parte es crítica o valorativa y reclama conocer el artefacto textual en detalle.

«Cómo hacer una tesis de derecho y no envejecer en el intento» (Carlos Ramos Núñez, Grijley).
«Cómo hacer una tesis de derecho y no envejecer en el intento» (Carlos Ramos Núñez, Grijley).

Lea también: ¿Cuál es el mejor modelo para aprender derecho?

Formulo este comentario porque observo que muchos amigos, muchos de ellos profesores, en sus post de Facebook, anuncian henchidos de emoción (cuando no de vanidad) que adquirieron un libro. No faltan los likes u observaciones telegráficas: “¡Buen libro!” Sería mejor que en su lugar se introdujeran reseñas. Se sabría más del libro y de los autores. Los propios lectores obtendrían un mayor provecho no solo para una investigación, sino en beneficio de su propia cultura y, ¿por qué no?, sería un sugerente entrenamiento para perfeccionar un estilo.

Lea también: Trinidad Enríquez: la primera “abogada” del Perú y América Latina.