El tipo subjetivo en la teoría del delito, por Romy Chang

0
2627
La profesora Chang es licenciada en Derecho por la PUCP. Doctoranda en Derecho Penal por la Universidad de Salamanca y la Universidad de Sao Paulo. Tiene un Máster en Derecho Penal por la Universidad de Salamanca. Ha realizado, además, estudios en Taiwán. Es socia fundadora del Estudio Padilla & Chang Abogados.

En el marco del programa Cátedra de los jueves, que transmite el canal Justicia TV, del Poder Judicial del Perú, la penalista Romy Chang Kcomt disertó acerca de un tema que se encuentra en boga por estos días: el tipo subjetivo en la teoría del delito.

La profesora Chang es licenciada en Derecho por la PUCP. Doctoranda en Derecho Penal por la Universidad de Salamanca y la Universidad de Sao Paulo. Tiene un Máster en Derecho Penal por la Universidad de Salamanca. Ha realizado, además, estudios en Taiwán. Es socia fundadora del Estudio Padilla & Chang Abogados.

Lea también: Teoría del delito. Manual práctico para su aplicación en la teoría del caso

Debemos destacar la labor realizada por el programa “Cátedra de los jueves”, que se ha convertido en una valiosa herramienta de información jurídica, presentando a diversos especialistas que nos ilustran, semana a semana, con sus importantes disertaciones académicas. Hemos transcrito la primera parte de la ponencia, y al final, les dejamos el vídeo que contiene la conferencia completa.

Lea también: Descarga en PDF «Función de la pena y teoría del delito en el Estado Social y Democrático de Derecho» de Mir Puig


He escogido este tema porque, dentro del apartado de la teoría del delito, es uno de los menos trabajados a nivel de la jurisprudencia, de la doctrina incluso. Respecto del tipo subjetivo, al momento de formular las denuncias penales o de emitir los pronunciamientos jurisdiccionales, simplemente se limitan a señalar si existe dolo o si se configura imprudencia. Realmente esto no es suficiente para establecer una adecuada teoría del caso.

No hay un único tipo de dolo, hay tres tipos de dolo distintos. Y tampoco hay un tipo único de imprudencia, encontramos dos tipos. Hay que tener claro cómo diferenciamos. No es lo mismo responder por un tipo doloso que por un tipo imprudente. Prueba de ello, si lo vemos en el homicidio, que es uno de los delitos más clásicos, hablamos de una pena básica de 6 a 20 años. En cambio, en un homicidio imprudente hablamos de una pena que nunca va a llegar ni siquiera a la pena mínima. El límite entre homicidio por dolo eventual y homicidio por culpa consciente es bastante estrecho. Entonces, de pasar de una pena de 6 a 20 años versus una pena que difícilmente llega a los 6, hay un solo paso.

Lea también: La importancia de la teoría del delito en el proceso penal

Para llegar a ese punto vamos a recordar algunos temas que ya hemos estudiado antes, y que ahora con el nuevo Código se hacen necesario enfatizar. Veamos, ¿qué es el delito? Decíamos que el delito es una acción típica, antijurídica, culpable y punible. Antes de eso, ¿esa acción cómo tiene que ser? ¿Tiene alguna característica especial? Imaginemos, por ejemplo, que las ventanas y las puertas de vidrios se rompen, y que empieza a descender una nave extraña y que deja todo a oscuras. De esa nave aparecen unos seres raros y todos nos asustamos. Y de pronto, estos seres extraños violan a todos los hombres de la sala. Pregunto en ese caso, ¿podemos decir que allí existe una acción que sea relevante, a efectos penal?, ¿puede hablarse de un delito de violación? No, porque la acción tiene que ser humana. Nuestra teoría del delito siempre ha pensado en seres humanos. Este es un dato importante, porque hoy en día ya se cuestiona esto un poco más.

Se hablaba de las personas además, NATURALES. Actualmente esto se flexibiliza respecto de las PERSONAS JURÍDICAS. Y empieza a gestarse una discusión, debido a que a las personas jurídicas tampoco las tenemos contempladas en la teoría del delito. Y cuando hablamos del tipo objetivo, del tipo subjetivo, estamos pensando en las personas naturales, mas no de las jurídicas. Eso se ha puesto en discusión en nuestro país, pero aún no existe una responsabilidad penal de las personas jurídicas. Se ha querido regular en el delito de cohecho (corrupción internacional). Pese a ello, no es de los más frecuentes, si pensamos en los delitos contra el medio ambiente, lavado de activos, etc; hay una variedad de temas vinculados a personas jurídicas.

Lo cierto es que se pensó por una razón práctica (el Perú necesitaba firmar un convenio), colocar ese tipo penal en nuestro Código. Y se armó un problema: ¿cómo hacer para superar la teoría del delito, que está pensada para personas naturales?, ¿qué hacemos para el tipo subjetivo que habla de personas naturales (dolo)? Lo que dijeron es: vamos a crear una normativa aparte y así surgió una normatividad que habla de la responsabilidad administrativa de las personas jurídicas frente a la comisión de un delito. Uno se pregunta: ¿qué?, ¿no era penal?, ¿cuál es la diferencia con las consecuencias accesorias del artículo 105? Ahí todavía estamos empezando la discusión. Hay una tendencia universal a considerar que las personas jurídicas también pueden cometer delitos directamente.

Lea también: Responsabilidad penal de las personas jurídicas y delitos medioambientales, por Laura Zúñiga Rodríguez

Retomando el asunto, la acción es la acción humana. ¿Y solamente humana o qué más? La acción debe ser humana, pero además, muy importante, debe ser voluntaria. Y esta acción humana y voluntaria, a su vez, debe cumplir con las categorías del delito que son: la tipicidad, la antijuridicidad, culpabilidad y, señalan algunos, la punibilidad. ¿Cómo sabemos cuándo una acción humana es voluntaria y cuándo no? Esto es muy importante al hablar del tipo subjetivo. Hay un tip para poder recordarlo. Dicen que las bonitas tienen todos los beneficios, ¿y las feas qué? Bueno las feas también tienen un beneficio. Las feas no cometen delitos, ¿por qué? Porque tenemos a los supuestos de ausencia de accción. ¿Cuáles son? Fuerza física irresistible, Estados de inconsciencia y Actos Reflejos. F-E-A, así no nos olvidamos nunca.

Por tanto, cuando exista cualquiera de estos supuestos, no existirá delito. ¿Y qué es fuerza física irresistible? Ojo, fuerza externa, no psicológica. La vis absoluta, no la vis compulsiva. La vis compulsiva se analiza a nivel de la culpabilidad. Tenemos también los estados de inconsciencia, cuando una persona se encuentre en este estado no habrá acción humana voluntaria. Un ejemplo podrían ser lo sonámbulos. Quien alega un estado de inconsciencia lo tiene que probar, aquí la carga de la prueba no está en el Ministerio Público, está en quien alega esta supuesta ausencia de acción.

Ahora, un ejemplo de acto reflejo. En los casos en que se visita al doctor, cuando este golpea la rodilla ¿qué sucede? La pierna se levanta. Es un acto reflejo que todos los seres humanos poseemos. Si producto de este acto involuntario yo lesionara a alguien, ¿se podría decir que yo he cometido un delito? No, porque no hay una acción humana voluntaria.

Y, para no dejarla de lado, podemos mencionar un ejemplo de fuerza física irresisitble. Imaginemos que Roxana tiene un novio de toda la vida llamado Pedro. Y en eso, Roxana observa que Pedro está con otra chica, los ve saliendo de un hotel. En venganza, ve a Pedro esperando el Metropolitano, ve que detrás hay otro señor y empuja a esta persona para que, a su vez, empuje a Pedro y este caiga a la vías del Metropolitano, muriendo atropellado. En este caso, el señor que fue empujado, ¿cometería delito? No, porque simplemente no pudo resistirlo. Fue una fuerza externa a él que generó que empujara, a su vez, a la persona de adelante. Sobre esta conducta, no tiene sentido analizarla como típica, antijurídica y culpable.

(Continúa…)