Test de eficacia en los juicios. ¿Te animas a pasar este test?

0
2954
Una paseo por los diversos juzgados del país nos ofrece una variopinta clase de abogados: buenos, «normales» y malos; viejos y jóvenes, especialistas en casos mediáticos y litigantes de perfil bajo; elegantes y desaliñados; y claro, eficaces e ineficaces.

Un paseo por los diversos juzgados del país nos ofrece una variopinta clase de abogados: buenos, «normales» y malos; viejos y jóvenes, especialistas en casos mediáticos y litigantes de perfil bajo; elegantes y desaliñados; y claro, eficaces e ineficaces.

Lea también: ¿Qué hacer si el juez nos interrumpe?

¿Por qué unos rozan la excelencia y otros se mueven entre la mediocridad y el fracaso? ¿Qué es lo que hace que los menos ganen siempre o casi siempre sus casos y otros los pierdan a menudo? ¿Qué es lo que marca la diferencia entre un abogado efectivo y otro que solo conoce la derrota? Estas son las cuestiones que se planteaba el abogado español Jordi Estalella del Pino. Enhorabuena. La respuesta le tomó hacer un libro, El abogado eficaz.

Lea también: Pautas para elaborar un buen «alegato de apertura» en juicios sobre delitos de corrupción de funcionarios

Como resultado de años de investigación Estalella «descubrió, mejoró y sintetizó» las tres competencias que marcan la diferencia entre buenos y malos abogados, entre eficaces e ineficaces. La eficacia, consistente en la «capacidad de conseguir el efecto que se desea o espera en un juicio», solo se consigue si se dominan, a decir de Estalella, estas tres competencias:

1. Actitud

Que no es otra que la capacidad de motivarse a sí mismo, independientemente de las circunstancias, sean adversas o no. Es la habilidad de crear circunstancias favorables para nuestro caso, de modificar las creencias negativas que limitan las capacidades intelectuales y de siempre tener una actitud positiva frente a los retos, por más infranqueables que parezcan.

Lea también: Cómo plantear la duda razonable en el juicio oral

2. Herramientas de comunicación

Los abogados eficaces tienen tres cualidades en lo tocante a este punto:

Excelente memoria, que les permite retener argumentos sin necesidad de tener notas de ayuda, recordar todas las preguntas del interrogatorio con suma facilidad. Estos abogados conocen a la perfección cómo funciona la memoria.

Comunicación verbal, que les permite hablar con claridad, precisión, y coherencia. Hablan lo estrictamente necesario, nunca dicen una palabra de más y tienen una habilidad divina para detectar falacias e identificar los mejores argumentos.

Comunicación no verbal, que les permite usar la entonación y las pausas de manera magistral a la hora de hablar. Estos abogados saben cuándo ponerle énfasis a sus palabras, y cuándo bajar el tono, y lo más importante, saben adaptar el volumen de su voz y la intensidad de sus ademanes y gestos frente a cada tipo de juez que se les presente.

Lea también: Técnicas para memorizar las ideas básicas del alegato

3. Técnicas procesales

Los abogados ganadores manejan con destreza la técnica del interrogatorio y del alegato final. Saben seleccionar a sus testigos, saben cuándo preguntar y cuándo quedarse callados, y pueden controlar las respuestas de sus interrogados. Son capaces de preparar sus alegatos con una estructura ordenada, clara y sencilla, entre otras habilidades.

Pues bien, según el abogado de Barcelona, el dominio de estas tres competencias marcan la diferencia. No basta con manejar una o dos, tienen que dominarse las tres para ser abogados eficaces.

Lea también: Un ejemplo de diseño del contrainterrogatorio

¿Quiere saber cuán eficaz es usted como abogado? Pues venga, el cuestionario que propone Jordi Estalella le ayudará a saber su eficacia en los juicios. Consta de 30 preguntas que usted deberá responder sin dejar ni una sola en blanco. Trate de responder con la mayor sinceridad posible, marcando la alternativa que más se acerque a la forma como usted piensa o actúa. Luego de absolverlas, al final hay una tabla que le permitirá evaluar sus resultados. ¿Está listo? Manos a la obra.

Lea también: Lo que olvidamos cuando exponemos el alegato

Test de eficacia en los juicios (TEJ)

1) Por mucho que me esfuerce, el resultado del juicio no depende de mí:

□ A. Totalmente cierto.
□ B. Parcialmente cierto.
□ C. Sólo algo cierto.
□ D. No es cierto.

2) No es necesario memorizar el informe final ni las preguntas del interrogatorio ya que puedo llevarlas por escrito al juicio:

□ A. Totalmente cierto.
□ B. Parcialmente cieno.
□ C. Más o menos falso.
□ D. Absolutamente falso.

3) En el momento de entrar en la sala de vistas estoy pensando en lo que tengo que decir:

□ A. Siempre.
□ B. A menudo.
□ C. Sólo a veces.
□ D. Nunca.

4) Me pongo nervioso en los momentos previos al juicio y me gustaría que eso no ocurriera:

□ A. Es lo que más desearía.
□ B. Me gustaría mucho.
□ C. Me es indiferente, los nervios no me afectan.
□ D. No quiero eliminar los nervios.

5) En el caso de que el juez me interrumpa durante la exposición del informe no le contesto e intento terminar lo que tengo preparado:

□ A. Siempre.
□ B. A menudo.
□ C. A veces.
□ D. Nunca.

6) Lo primero que hago cuando contesto o redacto una demanda (denuncia o querella) es escribir el Suplico:

□ A. Nunca.
□ B. Pocas veces.
□ C. Muchas veces.
□ D. Siempre.

7) Preparar mucho los juicios me asegura un mejor resultado:

□ A. Siempre.
□ B. A menudo.
□ C. A veces.
□ D. Casi nunca.

8) Lo importante en un juicio es lo que yo siento y no cómo me perciben los demás:

□ A Totalmente cierto.
□ B. Más o menos cierto.
□ C. No es del todo cierto.
□ D. Falso.

9) La prueba testifical, pienso que es importante y que los jueces la tienen muy en cuenta:

□ A. Totalmente cierto.
□ B. Más o menos cierto.
□ C. No del todo cierto.
□ D. Falso.

10) Antes de exponer una idea o argumento primero decido qué objetivo persigue mi mensaje y el efecto que quiero causar en el interlocutor y luego hablo:

□ A. Nunca.
□ B. Pocas veces.
□ C. La mayoría de veces.
□ D. Siempre.

11) Antes de un juicio me imagino cómo sucederá viéndome a mí mismo como en una película:

□ A. Nunca.
□ B. Muchas veces.
□ C. Pocas veces.
□ D. Casi siempre.

12) En la sala de vistas no es necesario sentarse en una postura determinada, siendo suficiente con sentarse guardando las formas delante del juez:

□ A. Totalmente cierto.
□ B. Parcialmente cierto.
□ C. No es cierto.
□ D. Es absolutamente falso.

13) Si me he preparado un juicio y justo antes de empezar me comunican que se suspende:

□ A. Siento alivio y pienso que podré prepararlo mejor.
□ B. Me es indiferente.
□ C. Me molesta pero lo acepto.
□ D. Hablo con quien sea e intento buscar la manera de que se celebre.

14) Preparo los juicios en torno a un máximo de cinco ideas o argumentos principales:

□ A. Nunca.
□ B. Pocas veces.
□ C. Muchas veces.
□ D. Siempre.

15) Para persuadir al juez con nuestro informe final hemos de mirarle durante todo el tiempo que dure la exposición:

□ A. Siempre le miraremos.
□ B. No hemos de mirarle casi nunca.
□ C. Le miraremos pocas veces.
□ D. Le miraremos con frecuencia.

16) En un juicio lo más importante es dejar satisfecho al cliente y no tanto buscar la verdad o la justicia:

□ A. Totalmente en desacuerda.
□ B. Más o menos en desacuerdo.
□ C. Estoy de acuerdo.
□ D. Totalmente de acuerdo.

17) Durante la exposición del informe final si veo que el juez no atiende:

□ A. No me afecta y sigo con mi exposición hasta el final.
□ B. Intento exponer rápido lo que tengo preparado.
□ C. Procuro captar su atención.
□ D. Modifico el informe y termino con el resumen de lo más importante.

18) Cuando tengo un informe pericial o un documento que acreditan un hecho prefiero completar la prueba con un testigo para mayor seguridad:

□ A. Siempre.
□ B. Muchas veces.
□ C. Pocas veces.
□ D. Casi nunca.

19) En la preparación de los clientes o testigos les digo lo que deben o no responder en el juicio:

□ A. Siempre.
□ B. La mayoría de veces.
□ C. Pocas veces.
□ D. Casi nunca.

20) Cuando desconozco las respuestas que puede darme un testigo no le pregunto:

□ A. Nunca.
□ B. A veces.
□ C. A menudo
□ D. Siempre.

21) Durante la exposición del informe final soy consciente en cada momento de cómo muevo las manos y de hacia dónde miro:

□ A. Casi nunca.
□ B. A veces.
□ C. A menudo.
□ D. Siempre.

22) El objetivo de un informe final es ofrecer al juez muchos argumentos para que luego él decida entre los mejores:

□ A. Totalmente cierto
□ B. Más o menos cierto.
□ C. No es del todo cierto.
□ D. Falso.

23) Un juicio en el que se hayan practicado muchas pruebas complejas siempre requerirá un informe final más extenso:

□ A. Absolutamente de acuerdo.-
□ B. Pardalmente de acuerdo.
□ C. Sólo un poco de acuerdo.
□ D. No estoy en absoluto de acuerdo.

24) Es muy importante preparar exhaustivamente el informe final y no dejar nada a la improvisación:

□ A. Absolutamente de acuerdo.
□ B. De acuerdo.
□ C. Sólo un poco de acuerdo.
□ D. No estoy de acuerdo.

25) Cuando termino un juicio pienso que podría haber dicho algo más:

□ A. Siempre.
□ B. Muchas veces.
□ C. Pocas veces.
□ D. Nunca.

26) En el interrogatorio lo más importante es tener claras las preguntas y no tanto las respuestas que ofrecen los interrogados:

□ A. Totalmente cierto.
□ B. Más o menos cierto.
□ C. No es del todo cieno.
□ D. Falso.

27) En un juicio me concentro más en el contenido de mi exposición que en la forma en que transmitiré mis ideas o argumentos:

□ A. Siempre.
□ B. Con frecuencia.
□ C. A veces.
□ D. Casi nunca.

28) En los juicios me pone nervioso la incertidumbre, no saber lo que me voy a encontrar:

□ A. Siempre.
□ B. A menudo.
□ C. A veces.
□ D. Nunca.

29) Normalmente, el juez tiene la sentencia dictada antes de que exponga mi informe final, por lo que éste no sirve para nada:

□ A. Totalmente de acuerdo.
□ B. Más o menos de acuerdo.
□ C. Estoy poco de acuerdo.
□ D. No estoy de acuerdo en absoluto.

30) Cuando tengo que celebrar un juicio no pienso los motivos de por qué lo hago; lo asumo como parte de mi trabajo y no le doy más vueltas:

□ A. Siempre.
□ B. A menudo.
□ C. A veces.
□ D. Nunca.

Evaluación

Anote en la tabla puntuación obtenga en cada pregunta según la siguiente escala:

  • 1 punto si ha señalado A
  • 2 puntos si ha señalado B
  • 3 puntos si ha señalado C
  • 4 puntos si ha escogido D

Sume el total de la puntuación obtenida en cada competencia y compárelo con el siguiente baremo de resultados:

  • Puntuación se sitúa entre 30 y 40: usted posee unas habilidades excelentes en esa competencia.
  • Puntuación entre 20 y 29: sus habilidades son buenas pero le quedan aspectos por mejorar en esa competen­cia.
  • Puntuación entre 10 y 19: sus habilidades en esa competencia están muy poco desarrolladas y necesita conocerlas y entrenarlas.

COMPARTIR
Abogada por la Universidad Nacional de San Agustín. Egresada de la maestría de Ciencias Penales en la Universidad de San Martín de Porres y candidata a magíster por la Pontificia Universidad Católica del Perú (Derecho Constitucional).