¿Te sientes mal por haberte titulado en una universidad pequeña o de provincia?

0
3209

Epístola de Efraín Misari a un joven jurista

Pues de cierto os digo, que no debes temer a nada, y mucho menos avergonzarte de la universidad de donde provienes. Recuerda pues, que Catón y Clodio, se burlaban de Cicerón por ser este de una provincia (Arpino, una pequeña ciudad de Lacio) y ellos buenos romanos, sin embargo, Cicerón en el foro romano, demostró ser mejores que todos los retóricos y abogados de su época, importándole muy poco su procedencia.

Lea también: Otorgan bonificación de tres mil soles por única vez a personal administrativo y jurisdiccional del PJ y MP

Así pues, no debes sentirte mal tú tampoco, pues en la actualidad conozco a jóvenes abogados, que no llegan aun a los 30 años y proceden de universidades pequeñas, pero que en su campo, como docentes y litigantes, son los mejores y destacados. Y quizá se me acuse y excuse el proemio de mis palabras, por proceder yo de una universidad pequeña, y que sería distinto si yo hubiese emigrado de una universidad grande, pero te confieso algo, pues así yo hubiese procedido de alguna universidad grande, eso para mí, carece de importancia, pues de nada sirve proceder de una universidad a la que el vulgo denomina “grande”, si es que no se procede o se sale de ahí, con amplios y vastos conocimientos.

Lea también: Fiscal pide 9 meses de prisión preventiva para Melcochita

Sépase pues, que “en la cancha”, son tus conocimientos, tus investigaciones, tu calidad profesional, tu proceder, tu técnica de resolución de conflictos y tus obras, las que hablarán por ti y no tu universidad, antes bien, serán muchos los que vean que eres bueno y cuando pregunten “¿de qué universidad es este tipo?” se asombrarán al saber que procedes de una universidad a la que ellos juzgan “inferior” o pequeño.

Lea también: Aprueban el valor de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) durante el año 2017

Y si ves que siguen inquiriendo contra ti, entonces haced como el jurista Sassoferrato, armarse de valor con la espada de minerva y el escudo de Aquiles y preguntádles sobre sus obras (publicaciones), aunque en tu caso, preguntádles pues lo siguiente: “A vosotros que decís que soy de una universidad pequeña, respondédme ¿con qué tesis vosotros habéis titulado en vuestra “magna” universidad? ¿Cuáles sois vuestros artículos de investigación con los cuales aportan al mundo jurídico? ¿Cuáles sois vuestras teorías para mejorar el derecho o para dar a conocer aspectos nuevos a la ciencia jurídica? ¿Decidme, cuáles son sus libros que han publicado durante sus años en el ejercicio de la profesión? ¿En que obras nuevas (publicaciones) estáis trabajando?”

Lea también: D.L. N° 1272: Modifican Ley de Procedimiento Administrativo General y derogan Ley del Silencio Administrativo

Pero veréis que se quedarán callados, o si por ahí, alguno responde, lo hará de manera parca. En cambio, tú, siéntete bien, por los conocimientos y escritos (artículos, libros) que vas dejando al mundo jurídico, pues poco a poco llegarás a ser citado y reconocido por el legado que vas dejando en este fluctuoso derrotero jurídico.

Lea también: D. L. 1267: Aprueban nueva Ley de la Policía Nacional del Perú

COMPARTIR
Plataforma virtual que promueve el debate y la discusión de temas político-jurídicos. Director: George Bustamante.