El sistema judicial en el teatro: «El monstruo de Armendáriz»

0
1349
A las 05:36 de la madrugada del 12 de diciembre de 1957 es ejecutado Jorge Villanueva Torres, el “Monstruo de Armendáriz”. El hallazgo del cadáver de un infante en una covacha de Barranco es el principio de una de las historias policiales más impactantes del siglo XX peruano. La policía inicia una búsqueda implacable ante la presión de una comunidad que se muestra horrorizada por el crimen del pequeño de tres años Julio Hidalgo Zavaleta. Finalmente, un vendedor de turrón identifica al hombre que le compró un dulce a Julito, el niño asesinado. Villanueva negó siempre su culpabilidad, y cuando la aceptó, reclamó que fue obligado a hacerlo por la fuerza (Fuente: El Comercio).

«El monstruo de Armendáriz»

Puesta en obra del equipo de Arte & Derecho de la PUCP, recrea el infamoso caso de 1957, donde se procesó a Jorge Villanueva Torres, por el asesinato y violación de un menor de edad, ocurrido en la bajada de Armendáriz, en el límite distrital de Miraflores y Barranco, que fue condenado a pena de muerte ante un pelotón de fusilamiento y tiro de gracia conforme al protocolo; y que fue bautizado por la prensa (no por los actores procesales), con la jerga de la época: monstruo, mostrador, nato, cangrejo; en alusión al delito, y Armendáriz por el alcantarillado o quebrada. Bien pudo llamarse también de Barranco o de Miraflores.

Lea también: «Ciriaco de Urtecho: litigante por amor» de Fernando de Trazegnies

El montaje es la cuarta producción, lo que inaugura una tradición de teatro jurídico en una incipiente cultura legal, y es que a diferencia de las anteriores 12 hombres en pugna, El juicio de Núremberg, y Ciriaco de Urtecho, esta obra enfoca, la secuela del proceso penal de la época bajo el monopolio de la escrituralidad. Es importante recodar, rememorar y, para los millenials, echar un vistazo a la forma como se administraba justicia (piénsese en chantadas, chapanetas e improbus litigator).

Lea también: Los 24 mejores abogados del cine

Por su parte el cine jurídico Made in Perú, ya registra tres títulos, Cirilo y Richard Douglas y Cholo Juanito, El Juez (2011). El Mudo (2013), Atacada: Teoría de Dolor (2015), y la literatura jurídica parecen haber principiado con Morir dos veces (2015) de Umberto Jara. De los monstruos o malditos, solo existen acaso reportajes.

Lea también: «2666» de Roberto Bolaño: ¿qué utilidad tiene esta novela para el derecho?

La temática abogadil ya no se reduce a quejumbrosas canciones asociadas a amores fallidos, ahora aborda terreno virgen, como es la administración de justicia desde una percepción intestina. Lo hace desde el modelo anterior visibilizando lo antisolidario de la profesión, lo abogadil y abogadesco, solo es cuestión de tiempo para actualizarse con el mediático, el histriónico, el de las boutiques, el de la oralidad.

El jurista Enrique Ghersi debuta como actor en «El monstruo de Armendáriz» (Foto: El Comercio).