Sarmiza Bilcescu.

Durante mucho tiempo el derecho ha sido una profesión tomada por los varones. El ingreso de las mujeres a ese círculo privilegiado, como era de esperarse, fue lento y al mismo tiempo complicado.


Quien comandó el ingreso de las mujeres al mundo del Derecho fue la rumana Sarmiza Bilcescu; se tituló en la Universidad de París y dedicó todas sus fuerzas a defender los derechos femeninos. Sarmiza tuvo que luchar en tiempos en que no existía presencia femenina en las universidades, dado el ambiente machista que preponderaba a principios del siglo XX.

Fue la madre de Sarmiza quien le inculcó ese espíritu de superación y de plantear la igualdad de género. Nacida el 27 de abril de 1867, en Bucarest, la futura abogada pertenecía a una familia de bien, pero su madre era una acérrima feminista que acompañó a su hija hasta que esta pudo ingresar a la universidad parisina.


Sarmiza fue la primera mujer en el mundo en obtener un doctorado en Derecho con su tesis titulada “Sobre la condición jurídica de la madre”, que describía las contradicciones y la ausencia de derechos de las mujeres y, en particular, de las madres. Cuando presentó su tesis a la Facultad de Derecho de París, el 12 de junio del 1890, frisaba los 23 años.


 

Líder feminista

Sarmiza, consciente de la época en la que estaba y de las dificultades que implicaban para las mujeres desarrollarse en ambientes masculinos, nunca llegó a ejercer la abogacía. Sin embargo, dedicó todas sus fuerzas a la causa feminista.

Fue así como fundó, junto a otras coterráneas, la Sociedad Rumana de Señoritas. Desde esta plataforma pudo dar comienzo a campañas de concientización social sobre la igualdad de género y la necesidad de generar las mismas oportunidades, tanto a hombres como mujeres.

Uno de sus mayores logros fue crear beneficios económicos para que las niñas pequeñas pudieran asistir a la escuela y educarse. La ayuda se extendió a las madres, generándose una red de apoyo benéfico pro educacional de gran reconocimiento.

Sarmiza, mujer rupturista de su época, murió el 26 de agosto de 1935.


Escrito por Carmen Gloria de la Rosa y publicado en VivirSmart.com.