Ronderos azotan a jueza y policías por intentar liberar a retenido

0
3347
La noticia llega desde Piura, más precisamente, desde la zona de Chipillico. Una turba de efusivos ronderos reprendió a latigazos a la jueza de la provincia de Ayabaca, María Soledad Chuquillanqui Chinguel, y a los policías que la secundaban.

La noticia llega desde Piura, más precisamente, desde la zona de Chipillico. Una turba de efusivos ronderos reprendió a latigazos a la jueza de la provincia de Ayabaca, María Soledad Chuquillanqui Chinguel, y a los policías que la secundaban.

La jueza supernumeraria del Juzgado Mixto con funciones de Unipersonal de Ayabaca, se había constituido en el lugar de los hechos con el objeto de ejecutar un hábeas corpus favorable a un denunciado por el delito de robo (quien a su vez fue golpeado por la Ronda), pero nunca imaginó que sería castigada físicamente por cumplir con sus funciones.

Lea también: Miembros de las rondas campesinas serán incorporados al SIS

Los hechos

Acompañada de su secretario Julio César Castillo Alemán y de seis policías de la comisaría de Sapillica, la magistrada se había trasladado hasta el sector de Palo Santo, donde había sido retenido Semer Olaya Ríos el último domingo.

Ya en el lugar, la jueza encontró a Olaya Ríos custodiado por cinco comuneros de la ronda de Palo Santo, quien refirió que lo señalaban como asaltante y que lo sacaron a la fuerza de su negocio y lo llevaron a la comunidad para ser ajusticiado. La magistrada se dirigió al salón comunal y le explicó a la asamblea el motivo de su presencia. Acto seguido liberó al retenido y se lo llevó con rumbo a la comisaría de Sapillica, sin advertir que en el camino sería interceptada por una turba compuesta de aproximadamente 300 comuneros.

Lea también: Jurisprudencia: Rondas urbanas no pueden ejercer «jurisdicción especial» equiparable al de rondas campesinas pese a reconocimiento municipal

El castigo era inminente. La jueza había «desafiado» la autoridad de los ronderos y se produjeron gritos e insultos contra ella. Los comuneros desenvainaron sus látigos y arremetieron contra los policías, y claro, contra la jueza misma, quien recibió un latigazo en el brazo (incluso una comunera intentó golpearle en el rostro y atarla de las manos).

Cuando las cosas se calmaron las rondas dejaron ir a la magistrada y a los policías, pero se quedaron con Olaya Ríos, a quien se le atribuye haber participado en el robo de cerca de 80 mil soles a la Asociación de Regantes de Chipillico el 25 de junio último.

Magistrada castigada (Foto: El regional de Piura).

Denuncia

Soledad Chuquillanqui ha presentado una denuncia ante la Fiscalía correspondiente por el delito de obstaculización a la labor jurisdiccional contra los que resulten responsables, toda vez que frustraron la diligencia de hábeas corpus que estaba realizando.

El presidente de la Corte Superior de Justicia de Sullana, Pedro Germán Lizana Bobadilla, por su parte, lamentó la agresión y rechazó la conducta de los ronderos.